“La ciénaga, entre el mar y la tierra”

Así es el lío legal de la película colombiana

El rollo de esta cinta es como de película. Era un corto, se convirtió en largo, tuvo muy bajo presupuesto, ha recorrido el mundo cosechando galardones y en el país no se ha visto porque tiene enfrentados a quienes la hicieron. Aquí la historia.

Jorge Cao y Vicky Hernández hacen parte del elenco de la cinta colombiana “La ciénaga: entre el mar y la tierra”. / Cortesía

La película colombiana La ciénaga, entre el mar y la tierra podría haberse convertido en uno de esos ejemplos maravillosos de cómo con muy poco presupuesto se puede hacer cine de calidad. Ganó dos galardones en Sundance, uno el Premio Especial del Jurado por la actuación de Vicky Hernández y Manolo Cruz. Y otro, el Premio del Público a la mejor película de ficción internacional. Sin embargo, nadie está refiriéndose a eso. La película se ha convertido en noticia por la disputa legal que tiene enfrentados al actor Manolo Cruz, quien la protagonizó, escribió y produjo, y al director Carlos del Castillo. La discusión es aparentemente sencilla. Del Castillo reclama el crédito de único director, mientras que Cruz asegura que él también dirigió, por lo que hay una codirección. Ambos están seguros de su posición.

La defensa del crédito por parte de Del Castillo lo llevó a encabezar dos demandas contra Cruz. “Una de manera penal por la usurpación del derecho de autor, porque se robó el crédito de director, y otra demanda civil, interpuesta por varias personas del equipo por incumplimiento en los contratos, irregularidades en los mismos y por arrebatarnos e incumplir todos los acuerdos y no informarnos de absolutamente nada de los que pase con la película. Buscamos restablecer los derechos de autor y los derechos patrimoniales de la película. Robespierre Rodríguez y yo somos dueños del 49 % de la cinta y queremos recuperar nuestra inversión tanto intelectual como económica y que se reconozca nuestra participación”, explicó el director.

Del Castillo dice también: “Acordamos que sería una película de Manolo Cruz dirigida por Carlos del Castillo, es decir, que él (Cruz), además de protagonizarla y haberla escrito, sería el productor. El productor es quien convoca el casting, el equipo y administra los dineros, que vale la pena decir él no puso, ese dinero lo puse yo”. Carlos insiste en que él es el único director, ya que se entiende por director “la persona que dirige en rodaje, desde todo punto de vista: actores, set, cámara, fotografía, arte, encuadres, es quien toma decisiones narrativas, quien tiene un lenguaje cinematográfico para poder contar una historia. Una cosa es un guion y otro convertirlo en película. Además, fui yo quien dirigió desde la preproducción, el scouting que empezó meses antes del rodaje. Para ser director tendría que haber ejercido funciones de director que no ejerció el señor Cruz”.

Según lo dicho por Del Castillo, Cruz le propuso una codirección, a lo que él se negó, “primero porque Cruz no es director y segundo, porque no me gusta esa figura, porque se presta para malos entendidos. Cuando él me dijo que quería dirigir, le dije que mucha suerte, pero no iría en la película, después llegamos al acuerdo”.

El demandante asegura que no tiene intenciones de sabotear el estreno de la cinta, pero sí desea claridad en los créditos que fueron, según él, modificados. “Los créditos son el resultado de una cantidad de vivencias, de estudios que no pueden desconocerse. Además, el crédito es la posibilidad de seguir trabajando, es absurdo e irrespetuoso que digan que es una pelea de egos. Para nosotros, el crédito es casi de vida o muerte. Yo financié esa película, me robaron el dinero que yo puse para eso. La gente dice que aquí lo importante es la película, pero no, aquí lo importante son los seres humanos que la hicieron posible y que no han recibido tampoco sus pagos, incluyéndome”.

Los actores

El actor Jorge Cao aseguró que Manolo Cruz no dirigió ninguna escena en el rodaje, sin embargo, en su opinión esto no impide que Cruz pueda ser llamado director, es decir, avala la codirección Cruz-Del Castillo. “Para empezar, esta película no es de poco presupuesto, para mí es un filme sin recursos donde yo trabajé gratis, a mí no me deben nada. Y considero que Cruz sí es el director, porque es quien reúne el equipo, escribe el guion, estuvo en el casting y en la edición. No entiendo para nada cuál es la discusión del señor Del Castillo. Es el papel más pequeño que he hecho en mi carrera y no puedo entender esto que está pasando, que después de tanto trabajo, una disputa personal solo eche abajo el esfuerzo de un colectivo de más de 50 personas”.

Por su parte, Vicky Hernández comentó: “En mi opinión, hubo una codirección, Carlos dirigió durante el rodaje, pero Manolo fue quien gestó, actuó y se ocupó de la película en su totalidad apenas se terminó el rodaje. Por eso el crédito debe ser compartido, es que director no solo es el que está en el rodaje. No creo que sea justo dejar por fuera a Manolo”. Además dice: “No me han pagado, porque a la película no le han entrado dineros y no han entrado porque el señor Del Castillo ha hecho de todo para que la película no tenga la oportunidad de exhibirse y recaudar así dineros”.

Mile Vergara, actriz que estuvo cuatro días actuando en la cinta, opinó: “Yo puedo decir que mis escenas las montamos entre todos; ayudaron Vicky, Carlitos, Manolo, Solangie, yo. Fui al rodaje y todo estuvo superbien, estuve feliz porque recuerdo que esa semana cumplí años. A mí el conflicto no me gusta para nada y no recuerdo un director en específico, recuerdo que todos colaboramos en escena. Carlitos estuvo siempre en la cámara”.

El equipo de producción

Los miembros del equipo de producción consideran que los créditos que se dan en la versión final no corresponden a los que son, apoyan la dirección única de Del Castillo. Solangie Acosta asegura que se desempeñó como directora de producción y productora ejecutiva, ya que fue quien manejó los dineros en preproducción y rodaje, pero que en créditos finales figura sólo como jefa de producción. “Manolo decidió nombrar como productora ejecutiva a otra persona que ni siquiera estuvo en el rodaje, lo único que le pedimos es que respete los créditos y reconozca el trabajo del equipo”. Solangie asevera que lo siguiente con respecto a la dirección “es un desconocimiento de lo que es un director, nadie le desconoce que él (Cruz) sea el productor y por eso se encargó de la edición y el montaje, pero director no es, no dirigió una sola escena”. También está a la espera de recibir el dinero de su trabajo, “porque a la única persona que se le pagó fue a Vicky Hernández y eso fue una decisión de Manolo”.

Luis Felipe Doncell, quien asegura haber editado la película, pero aparece como asistente de edición, dice que Cruz siempre quiso aparecer como director. “Yo supe que el acuerdo de ellos era que Carlos dirigía la película y que Manolo se encargaba del montaje y la posproducción, porque él era el productor, pero desde el principio Manolo quiso desbancar a Carlos. Esa fue una discusión que tuvimos con Cruz varias veces. Al finalizar la edición, yo estaba con el montajista German Duarte y Manolo mandó una lista de créditos donde se ponía como director, y como codirector a Carlos. Le dijimos no, el director es Carlos, él estuvo en el rodaje. Le explicamos que nunca dirigió en el rodaje nada. Después me dijo que había hablado con Carlos y dijo: ustedes tienen razón, no sé qué estaba pensando. Se supone que entendió que el cambio de créditos era un asunto delicado. Así, con los créditos que eran, salió la película de mi computador y fue la que se vio y ganó en Sundance, ya después en una función que se hizo en Bogotá para prensa, vimos otros créditos”.

Alexandra Sarmiento, de vestuario, no sabe si su crédito está bien o no en la última versión de la cinta, simplemente porque no la ha visto, “vi en un papel que ponía a otra persona como vestuarista. Me entristece que han hecho estrenos, por ejemplo una en Santa Marta, y a ninguno de nosotros nos invitaron”. Tanto ella como Tata Mejía, ambientadora de la cinta, se extrañan de que Cruz reclame codirección, porque no lo vieron dando instrucciones o sugerencias a Del Castillo.

Ninguno de ellos ha recibido plata, pero saben que la película ha tenido exhibiciones, además de un acuerdo con Air France, que debió significar una ganancia económica. El equipo coincide en que el acuerdo era que tan pronto le entraran dineros, empezarían los pagos.

Manolo Cruz también se pronuncia

El actor que protagonizó, creó y produjo la cinta, por su parte, no quiso responder las preguntas puntuales sobre el tema, pero envió esta comunicación acerca del mismo, enfatizando en que él interpuso una demanda contra Del Castillo por injuria y calumnia antes de que el director pusiera la suya. Cruz también hizo llegar a este diario copias del registro Nacional de autor de Obra audiovisual de la película donde aparecen dos directores (Cruz y Del Castillo). Estas son sus palabra: “Mago Films, que es la productora de la película, nunca ha desconocido los derechos de nadie. Así lo demuestran los documentos más importantes que tiene una obra cinematográfica en el mundo, que es la resolución expedida por el Ministerio de Cultura (Ver anexo) en donde habla del rubro de dirección y deja claro que hay dos directores.

Lo mismo sucede con el registro de la Dirección Nacional de Derechos de Autor (Ver anexo), que es la entidad máxima en Colombia para hablar de derechos de autor y en donde también se específica que nuestra obra tiene dos directores. Todo lo demás son conjeturas producto de un ataque mediático en las redes sociales y calumnias que ya están denunciadas en procesos jurídicos y en manos de las autoridades competentes. Aquí lo que tenemos que rescatar es el aporte a la cultura colombiana que hace esta obra y cómo exalta lo bello que tenemos los colombianos, las discusiones legales se las dejo a las entidades competentes. Lo nuestro es un mensaje de amor a través de nuestra obra y eso es lo que nos interesa comunicar. Así que la invitación es a que asistan a las salas de cine de nuestro país a apoyar nuestro cine. La ciénaga entre el mar y la tierra es una película que nos ha representado tan bien en el exterior y de la que nos podemos sentir tan orgullosos todos los colombianos y en especial los actores, que cuenta con los dos premios más importantes en actuación en cine que hemos obtenido, gracias a nuestra participación en el Sundance Film Festival, en donde fuimos galardonados en primer lugar como mejor película, premio del público, Audience Awards y como las mejores actuaciones para Vicky Hernández y para Manolo Cruz.

Sin embargo, quiero aclarar las dudas respecto de los procesos jurídicos. Podemos decir que los primeros que se establecieron son los que yo, Manolo Cruz, entablé hace casi un año, porque Mago Films siempre ha cumplido con todo lo que la ley exige. Pero en redes sociales se han hecho afirmaciones en nuestra contra que no son ciertas. La denuncia que puso Castillo hace tan solo un mes pretende desconocer mi derecho como director, lo cual va contra la Ley 23 de 1982, que dice que quienes tienen los derechos morales en una obra cinematográfica son los directores y autores de la misma. De nuestra parte siempre hemos reconocido el crédito de ambos directores, uno por su trabajo como director general y el otro por su trabajo como codirector durante el rodaje, tan es así que se demuestra en toda nuestra publicidad impresa y para medios e incluso los testimonios de los dos actores con mayor trayectoria que trabajan aquí (Vicky Hernández y Jorge Cao) ya fueron incluidos en nuestros procesos jurídicos, en donde afirman y reconocen lo anteriormente mencionado, además de afirmarlo públicamente.

La única razón por la cual se decidió que Castillo se involucrara en el equipo de dirección durante el rodaje como codirector, fue porque yo estaba en el set interpretando el personaje protagónico masculino, que a propósito fue una caracterización de enorme dificultad que nos valió el premio referido en el Sundance Film Festival. En la preproducción me dediqué a dirigir a las cabezas de equipo hacia esa visión que yo quería contar; arte, fotografia, sonido, todos estaban bien articulados desde la Dirección General, pero durante el rodaje necesitaba de otra persona que supervisara que esa visión fuera la que quedara plasmada en la imagen. Como es de conocimiento público, en la historia de la cinematografía mundial varios actores ya han realizado esta combinación de cargos, como es el caso de George Clooney en su película Monuments men y Buenas noches, en las que él es el protagonista y el director, igual que Clint Eastwood en Baby sin perdón o Deuda de dangre y el mismo caso sucede con Kevin Costner en su película Bailando con lobos o Mensajero del futuro”.

Temas relacionados
últimas noticias