FX y National Geographic, entre los adquiridos

Disney, en busca de otro éxito mundial

Si los reguladores lo avalan, la emblemática multinacional se quedará con la división de entretenimiento de 21st Century Fox tras pagar US$52.400 millones. Se creará así el más grande imperio de este sector. ¿Qué busca?

Robert Iger, de Disney, y Rupert Murdoch, de 21st Century Fox, llevaron a cabo el negocio. / Efe

“Que la fuerza te acompañe”. O más bien: “Que la fuerza nos acompañe”. La frase icónica que puso en nuestro cerebro la serie Star Wars podría ser el cierre perfecto para el documento de acuerdo que sellaron Walt Disney por un lado y 21st Century Fox por el otro, donde el primero se hace a todos los activos y la operación de entretenimiento del segundo para crear, pensando solamente en términos de taquilla, el más grande conglomerado dedicado a facturar cada vez que usted o yo entramos a cine o pagamos por una suscripción de TV o contenido para el celular.

Se trata de un negocio entre gigantes que pone los ojos del mundo en la pantalla, precisamente, del entretenimiento. Si todo sale como lo planearon las directivas de las dos compañías, Disney pagará US$52.400 millones por hacerse a íconos de la industria como FX y National Geographic, que hacen parte de un grueso de activos presentes no sólo en EE. UU. En últimas, aquí no sólo se está comprando propiedad, planta y equipo; también imagen, talento y sobre todo reconocimiento, pues Fox fue quien estuvo detrás de éxitos como Avatar.

Una fusión de este tamaño permite disminuir costos operativos y concentrar la inversión mayoritaria en investigación y desarrollo. Una jugada de esta magnitud permitiría varias estrategias a la vez, pero dos evidentes: hacer menos producciones, con más dinero para cada una y mayor alcance, o crear un mayor número de producciones para, en una economía de escala, romper taquilla con más títulos sin necesidad de contar con un éxito rotundo en cada uno de ellos. La realidad, en números, es que, de acuerdo con Bloomberg, “Fox ha lanzado 22 películas en lo que va del año”, mientras que Disney ha movido su caja registradora con siete, pero con un pendiente a la ecuación, pues hay que sumar el éxito de boletería que siempre trae una salida de la mítica saga de Star Wars, con la que esperan cerrar las cuentas de este 2017, pues la estrenaron este 13 de diciembre.

Pero hay más por calcular. ¿Recuerda nombres como Master Chef y Deal or No Deal? Pues el tema va también por este lado: la organización Fox es propietaria no sólo de algunos de los estudios más grandes de televisión, sino que participa de manera directa en la alta dirección de Endemol Shine, los cerebros detrás de ese éxito dedicado a la cocina que incluso es fuerte en países como Colombia, que aparece en el prime time y que busca competencias de cocina donde se revela, además del talento, un juego de emociones típico de un reality show.

Entonces, para entender desde la sala de cine de qué tipo de negocio estamos siendo testigos, hay que ponerse cómodo en la silla. Disney, sí, el del afamado ratón, con canales propios, aplicaciones, parques de diversiones, grupos musicales y demás, gestó producciones taquilleras como La bella y la bestia, Cars 3 y Piratas del Caribe, y por el lado de Fox aparecen en la pantalla El planeta de los simios, Kingsman: El círculo dorado y Logan, el hombre de las garras de acero creado por el estudio Marvel y la esencia de las historietas. Los mutantes en toda su expresión.

Para seguir haciendo cuentas, Fox entrega, en cuanto a estudios cinematográficos, a Twentieth Century Fox, Fox Searchlight Pictures y Fox 2000. Parte de Fox en Hulu, Tata Sky, Endemol Shine Group y Sky plc. Y por el lado de canales de televisión aparecen Twentieth Century Fox Television, Fox 21, FX Productions, FX Networks, Fox Sports Regional Networks, Star India y Fox Networks Group International.

Ahora, ¿por qué en tiempos de mercadeo y consumo digital se dan este tipo de negocios? ¿Por qué cuando muchos han dicho que la danza de los millones en las tradicionales organizaciones ya no da caja suficiente para cubrir los gastos, dos gigantes como estos buscan un acuerdo? Muchos tienden a creer que el foco está puesto en Netflix, lo cual es cierto. Esta plataforma cambió radicalmente la forma en la que se consume este tipo de entretenimiento. Ahí es donde está el asunto. Lo que está haciendo Disney es cumpliendo, si se puede ver de esta forma, la promesa que había hecho su CEO, Bob Iger: llevar a toda la estela de sus productos, como Mickey, Donald, Minnie, Pluto y todo el combo del rentable ratón y lo que han creado, hacia el camino en el que hoy compiten Amazon, el todopoderoso Netflix, Facebook y el mismo Apple, que se viene asomando.

En últimas, el negocio sí es digital, sí es multiplataforma, sí es el de conocer al consumidor y sí es el de probar, probar y probar para rentar, rentar y rentar. No será raro, entonces, ver a todas la producciones de Disney por fuera de la oferta de Netflix. Una amenaza que cobra cada vez más forma. Es más, ya es fácil imaginar, con Fox entre la producción y entre la parrilla, a Disney creando un modelo en donde, por unos cuantos dólares, el usuario tenga en su televisor o celular o tableta todos los productos de estas dos casas. Para aquellos que son amantes de la historiografía de Disney, sería tan tentador que podrían poner esa carga a la tarjeta de crédito sin problema.

Más claro que lo que dijo la empresa en el comunicado sería una nueva experiencia en la pantalla con algún tipo de generación de oferta para realidad virtual, en lo que, ya se ha dicho, están trabajando. Pero mientras eso pasa y es masivo, advirtieron que “sobre la base del compromiso de Disney de ofrecer entretenimiento de la más alta calidad, la adquisición de estos activos complementarios le permitirá a Disney crear contenido más atractivos, construir relaciones más directas con consumidores de todo el mundo y ofrecer una experiencia de entretenimiento más atractiva”.

Daniel Medina, exviceministro de las TIC, le dijo a El Espectador que este negocio “me recuerda la frase consolidar, diversificar o perecer”. Además detalló que “según ingresos de media, se unen el jugador 3, que es Disney, con el 5, que es Fox. El 4, Warner, está a la espera de la fusión con AT&T”. “La reacción de la bolsa fue tranquila y más que una fusión; se ve que Disney se queda con entretenimiento y Fox con noticias y deportes. Entonces, para la industria del entretenimiento se crea un gigante, Disney, para fortalecer su posición competitiva con los de video streaming”. Ahora, “nada raro que quiera distribuir directo aumentando mucho más la competencia y ahí sí poniendo al cable en dificultades”.

Asimismo explicó que Disney ya venía creciendo a doble dígito y con excelente ebitda, sólo superado por NBC. El anuncio deja a los europeos aún más lejos y consolida el poder de los líderes de E.E.U.U. Sin duda también se ve más fuerte que Netflix, porque el contenido manda y va a forzar a Youtube a definir si va con contenido y en alianza con Comcast, NBC y demás, advirtió Medina. Al que no ve como gran ganador es a Fox, porque sale de entretenimiento y se queda sólo con noticias y deportes.

La agencia AFP, haciendo extensivos detalles del acuerdo, recordó que los accionistas de 21st Century Fox ya tenían una parte en Disney y tras esta operación recibirán 0,2745 acciones, precisamente de Disney, por cada uno de los títulos ya registrados. Así que, si los reguladores dan vía libre, el mundo estaría presenciando un negocio de quilates que, sin duda, reconfigura la industria. Por eso, en medio del estreno del nuevo episodio de Star Wars, no quedaría de más leer en el documento firmado por estas dos empresas, como lo ha dicho por años el caballero jedi Obi Wan Kenobi: “Que la fuerza nos acompañe”.

últimas noticias