Dice que René estaba frustrado en el amor

Fernando Solórzano después de René

Noticias destacadas de Gente

El actor recuerda al personaje que interpretó en “Pedro el escamoso”. Además, habla de su preocupación al ver que la televisión no retoma las grabaciones de nuevos proyectos.

¿Qué significó para usted, en el ámbito personal y profesional, participar en “Pedro el escamoso”?

Tengo mis mejores recuerdos de Pedro el escamoso, por la escritura de libretos, no tanto por los tiempos. Ya estaban los canales y ellos a veces se daban el lujo de hacerla de hora u hora y media. Creo que fueron 700 capítulos y como estaba dirigido a varios países, como Venezuela y otros, alcanzamos a hacer varios finales y el quinto fue de Colombia. Es un recuerdo maravilloso de un grupo de amigos. A nivel profesional no lo fue tanto. Mi personaje tenía un brillo diferente.

¿Qué le dejó el personaje de René?

No fue un personaje con una construcción especial. Tristemente fue un personaje que no trascendió. Sin embargo, hubo otros proyectos que le siguieron que me permitieron una trayectoria mucho más grande como actor. Varios de ellos vinieron acompañados de protagónicos.

¿Qué tan parecidos son usted y René?

René es muy diferente a mi personalidad. Muy de malas en el amor, tenía una frustración respecto al enamoramiento y eso lo hacía estar un poco amargado. Por fortuna, no he tenido esa amargura en mi vida.

Viendo nuevamente a su personaje, ¿qué le agregaría o le quitaría?

Han pasado muchos años y uno ya ha adquirido más experiencia. Si lo hiciera hoy, lo haría diferente. De seguro, lo desarrollaría de una manera más creíble y convincente.

¿Qué proyectos realizó después de René?

Después de Pedro, tuve mi primer papel en cine. Estaba al mismo tiempo grabando la novela y me surgió la propuesta para una película. Le comenté a Dago García y me dijo que aceptara la propuesta, porque las grabaciones de Pedro ya casi iban a terminar. Acepté ese proyecto, que era en Cali. Estando allá me dijeron que continuaban las grabación en Bogotá. Dago me ayudó; tanto así que cuando tenía descanso de El rey grababa El escamoso. Duramos casi dos meses así. Luego de la película, cambió mi vida profesional.

Es multifacético, ha estado en las tablas y en el cine, ¿qué le apasiona más?

Lo que más me apasiona es el teatro. El teatro tiene una condición muy especial para el actor, es un acto del momento y es irrepetible. Mientras que en la televisión o el cine, puedes jugar con la repetición para llegar a la perfección. El teatro crea una exigencia diferente que me atrae más.

¿Qué busca al preparar un personaje?

Lo primero que hago es leer varias veces el libreto. La lectura me ayuda a comprender la historia y al personaje. Después comienzo a ensayar solo y ver una forma de propuesta para interpretarlo. Un trabajo de campo, en el que a veces observo a la gente que se pueda parecer al personaje. Así, me comienzo a nutrir de diferentes imágenes.

¿Cuál es la clave para mantenerse vigente tantos años en la actuación?

La suerte ayuda. El cariño del público es importante, porque les gusta mucho el trabajo que uno hace con los diferentes personajes. En mi caso, también ha sido importante tener muchos amigos que me ayudan a estar vigente en la actuación. A los productores les gusta mucho que el actor esté vigente.

¿Por qué es importante que Caracol Televisión transmita de nuevo esta serie?

Siento que es un problema de coyuntura, de que Caracol no pueda desarrollar sus propias producciones, por los requisitos actuales de bioseguridad. Debido a los tiempos que se pasan, Caracol ha vuelto a sacar sus éxitos del pasado. Es preocupante que no se vuelva a grabar. Los países que han retomado las grabaciones tienen para sostener lo que implica grabar en estos momentos.

¿Qué proyecto tiene ahora?

En estos momentos, la pandemia me trajo a Cali a trabajar con la Alcaldía de la ciudad. Estoy trabajando en una estrategia que se llama Guardianes de vida. Con esto estamos tratando de sensibilizar a la ciudadanía, con la “nueva normalidad”. Un llamado para el cuidado propio, de la familia y de quienes se tiene alrededor. Es una estrategia en la que involucro la actuación, ya que se apoya en el arte. Tengo un negocio que se llama La Chorisserie, donde vendemos choripán, tratando de equilibrar los golpes dados por la pandemia.

Comparte en redes: