1927-2019

Gabriel Muñoz López, la memoria del dial

El comunicador nacido en Manizales murió en la noche del jueves a los 92 años. Durante más de seis décadas estuvo al frente del programa “Así Canta Colombia”, de Caracol Radio, y también se consagró en el escenario de la narración deportiva.

El periodista Gabriel Muñoz López dijo que siempre logró mantenerse vigente en la radio. Archivo El Espectador

Gabriel Muñoz López siempre fue un hombre de libreto. En un medio caracterizado por la improvisación y el afán de informar, él se apegó a la vieja usanza: la máquina de escribir, la hoja tipo periódico tamaño oficio y las asignaciones de “locutor” y “control” bien determinadas de arriba hacia abajo en el papel.

A sus 92 años, 64 dedicados a la radiodifusión en Colombia, fue narrador, comentarista y musicólogo. En los últimos años ejerció un rol al que le encantaba hacerle el quite, más por modestia que desconocimiento. Muñoz López fue la memoria del dial en nuestro país.

Fue el responsable de encender las radios durante las madrugadas de los lunes (a la 1:00 a.m., “un precioso horario”, como decía la imitación de Pedro González) para hacer que sus oyentes se sintonizaran con la historia, con la música del ayer y muchas veces del antier para entender que el fenómeno musical del momento en Colombia no es una simple casualidad.

“En la década del 70 tuve el privilegio de ser docente de comunicación en radio y televisión en la Universidad Jorge Tadeo Lozano y me permitieron alternar las clases que yo dictaba con las asignaturas que tenía pendientes para poder graduarme. Finalmente obtuve mi título como comunicador después de viejo con más de 35 años”, afirmó el periodista manizaleño que condujo el programa más veterano de la radio en nuestro país, Así Canta Colombia, con más de 62 años de trayectoria en Caracol Radio y antes en La Voz de Antioquia.

El primer sueño de Gabriel Muñoz López fue ser odontólogo, pero después esa ilusión se inclinó hacia las maquetas del diseño y la arquitectura. Sin embargo, la enemistad con las matemáticas lo llevó a alejarse de esas áreas del saber y, más bien, optó por probar suerte en las cabinas de radio, donde demostró su carácter multifacético al complementar su conocimiento en la música con la narración deportiva.

“Uno siempre deja semillas de cosas que hace o que, por lo menos, intenta hacer bien… yo tengo muchas frases creadas y todavía las usan por ahí. Por ejemplo, como narrador yo tenía el don de la ubicación del jugador y la pelota en el campo de juego. Por eso es que se inmortalizó mi voz en el gol de Marcos Coll, en el Mundial de Chile en 1962”, contó Muñoz López en una entrevista con El Espectador en 2008.

Incluso en ese momento de máxima exposición y responsabilidad, el veterano periodista siempre mantuvo su tono bajo control. Lo importante, decía, era transmitir lo que estaba sucediendo sin tomarse el protagonismo de la escena. Fue visionario también porque, antes del arribo de los canales y plataformas por internet, él sabía que su labor perduraría y que su trabajo sería aplaudido o cuestionado por muchas generaciones distintas a la suya.

“Yo nunca me he puesto nervioso durante mi ejercicio en la radio. Hay momentos en los que sentí susto, claro, por ejemplo, cuando me tocaba presentar en vivo y en directo a algunos de mis ídolos, como Pedro Vargas o el trío Los Panchos, pero desde el mismo momento en el que comenzaba a hablar yo perdía el miedo y luego lo que pasaba por mi corazón eran sensaciones de satisfacción, alegría y orgullo”, dijo Gabriel Muñoz López, quien trabajaba los contenidos de su programa con más de un mes de antelación. “El rigor se lo debo por completo a la radio”, recordaba.

Jamás se hizo el desentendido en la evolución de los medios de comunicación. Siempre estuvo al tanto de lo que estaba pasando y sabía a la perfección que su misión no era competir con las generaciones nuevas. Lo suyo era convertirse en un complemento perfecto para las habilidades de los jóvenes y ser, en muchas ocasiones, un punto de referencia y una fuente inagotable de consulta.

“La radio ha cambiado muchísimo en la parte humana y en la parte sentimental, porque todo lo emocional juega un papel importantísimo. Cuando yo arranqué en la radio era un medio más intelectual, porque además tocaba sacar licencia de locución y ser responsables con cada palabra. Hoy por hoy no se pide licencia, así que son dos épocas diferentes; no hay mejores, ni peores momentos, solo distintos”, manifestó el experto en las manifestaciones musicales originadas principalmente en México y Colombia.

Gabriel Muñoz López se inmortalizó en la narración deportiva, se convirtió en una escuela para la radio musical en Colombia y fue el maestro de una buena porción de profesionales que se dedican al oficio de pactar citas con los oyentes a través del dial para aprender, crecer, entretenerse o hacerse compañía.

El eterno maestro de la comunicación murió durante la noche de este jueves 1° de agosto a los 92 años. Dedicó más de seis décadas a la radiodifusión, conservó su legado y se convirtió en la memoria del dial, en una voz de autoridad en Colombia.

874109

2019-08-02T14:06:47-05:00

article

2019-08-02T17:39:35-05:00

[email protected]

none

Juan Carlos Piedrahíta B.

Gente

Gabriel Muñoz López, la memoria del dial

42

5435

5477

 

Karol G, contra todos

Taylor Swift, la cantante mejor pagada de 2019