Hoffman y Spacey, acosados por su pasado

Acostumbrados a elogios y galardones por su trabajo actoral, hoy son el centro polémica debido a denuncias sobre acoso sexual. Las historias no son recientes y afectan a otras celebridades.

Kevin Spacey ha sido catalogado por algunos de sus compañeros de la serie “House of Cards” como “un depredador”. AFP

Antes, Kevin Spacey y Dustin Hoffman podían ser la inspiración para muchos renglones periodísticos dedicados al espectáculo en Hollywood. La frialdad y la destreza mental con la que el personaje del primero en la cinta Se7en era capaz de manejar las intencionalidades de dos investigadores (Morgan Freeman y Brad Pitt) fueron aplaudidas por la crítica especializada, mientras que la versatilidad del segundo, trepado en unos tacones y luciendo una peluca femenina, hizo que el antes llamado espectro del celuloide estuviera por completo a sus pies a partir de su interpretación en el filme Tootsie.

Sin embargo, los aplausos y el reconocimiento se transformaron repentinamente en dramas propios con diversos tintes, especulaciones y cada día más denuncias que siguen ampliando la ventana que se abrió de par en par con el caso del productor y director estadounidense Harvey Weinstein. Ambos actores protagonizan en la actualidad dos de los escándalos más sonados en el mundo del espectáculo y lo que tiene expectante a los medios internacionales es que la madeja se sigue enredando, porque aparecen nuevos elementos que condimentan el carácter morboso, pero también ayudan a elaborar una radiografía del género humano.

Aunque las noticias alrededor de Kevin Spacey se dispararon esta semana por diversas entrevistas realizadas al equipo de producción que lo acompaña en la serie House of Cards, que protagoniza para Netflix, sus tendencias abusivas y sus comentarios inoportunos datan de mediados de la década del 80. En ese entonces, el actor, ya con algunos años de experiencia en la pantalla, intentó sobrepasarse con Anthony Rapp, una promesa de las artes escénicas de 14 años. A los comentarios y críticas, Spacey respondió con unas tibias disculpas al joven. Ahora los arrepentimientos no son lo suficientemente contundentes, su carrera está entre signos de interrogación y la exitosa productora de contenidos anunció que le pondrá fin a la serie.

A partir del comentario de Rapp, la escritora Anna Graham Hunter declaró a la revista The Hollywood Reporter que en 1985, cuando ella tenía 17 años, le había sucedido lo mismo con otro reconocido actor. El protagonista en esta oportunidad es Dustin Hoffman, quien, según la joven, la acarició sin su consentimiento y le habló en términos sexuales abusivos. Graham Hunter suscitó la reacción de otras mujeres, entre ellas la guionista teatral Wendy Riss Gatsiounis, cuyos relatos pormenorizados contextualizaban tres encuentros que tuvo con la estrella para la posible adaptación de una de sus creaciones y cómo esa escena profesional fue cambiando de color gracias a las dobles intenciones de Hoffman.

En este momento, la sexta temporada de la producción House of Cards está detenida y, a pesar del éxito del producto audiovisual, son pocos los interesados en saber qué pasará de ahora en adelante, porque el eje de los comentarios es, por supuesto, Spacey, quien amaneció con sus relaciones truncadas. Por un lado, Creative Artist Agency, la firma que se encargaba de representarlo y ubicar su talento en distintas realizaciones, canceló su contrato con él, mientras que su vocero desde hace algunos años, Staci Wolfe, también tomó la decisión de hacerse a un lado después de difundir un comunicado en el que dejaba claro que su apoderado estaba buscando tratamiento profesional.

El panorama para Dustin Hoffman y Kevin Spacey parece turbio y todo indica que el escándalo está hasta ahora en su etapa inicial. Ellos son famosos y de ahí que sus historias salgan a la vista. Lo preocupante es saber que son más los casos de acoso sexual que permanecerán ocultos sin que nadie haga nada al respecto.