Nació el 21 de febrero de 1927 y murió el 10 de marzo de 2018

Hubert de Givenchy, el marqués de la moda

El creador de la "Maison Givenchy", que vistió a celebridades como Audrey Hepburn y Jackie Kennedy, falleció este sábado 10 de marzo a los 91 años en Francia. Semblanza del modisto inspirador de la elegancia parisina.

Hubert de Givenchy fue el creador del legendario “Little Black Dress” (“Pequeño vestido negro”) de la cinta “Desayuno con diamantes”. AFP

Para Hubert de Givenchy la prenda tenía la obligación de ajustarse a la figura femenina y no al contrario. Los vestidos, sin importar sus extensiones, texturas o colores, podían ir o venir al compás de la usanza, mientras que el cuerpo de la mujer era para el modisto una suerte de templo maravilloso al que necesariamente tocaba rendirle tributo con una gran idea, un tela genuina y un diseño óptimo.

La estampa humana tenía prioridad para Hubert de Givenchy porque las ropas siempre eran secundarias, a pesar de que se dedicó a su confección desde finales de la década del 40, cuando se empleó como aprendiz en los talleres de Jacques Fath. A ellos llegó con más disposición que conocimiento y se dedicó a absorber, a mirar y a establecer las bases de lo que más adelante sería su emporio de moda.

Su nombre completo era Hubert James Marcel Taffin de Givenchy. Fue hijo del marqués de Givenchy y su familia por tradición se dedicaba a la confección y venta de gobelinos y tapices de lujos. Al ver de niño los bordados en las telas se fue inclinando por ese arte específico, aunque él más bien optó por la aplicación de diseños en prendas para seres humanos y no en creaciones para inmuebles.

Su ojo agudo, más adelante sus estudios en École des Beaux-Arts con modistos como Robert Piguet y Elsa Schiaparelli, y la experiencia en los talleres de Jacques Fath motivaron a Hubert de Givenchy para crear su propia línea de confección en 1952. Tenía, de entrada, la sospecha de que no sería una firma más en el ámbito de la moda y por eso la bautizó como “Maison Givenchy.

Ya con su primer local consolidado en la capital francesa, conoció a dos personajes que fueron determinantes para su desarrollo como creativo. Por un lado, se relacionó con el modisto español Cristóbal Balenciaga, quien le ayudó profesionalizarse en el oficio, mientras por otro, tuvo la suerte de toparse con quien fuera la musa para muchas de sus confecciones, la actriz Audrey Hepburn.

Con la diva entendió que la indumentaria también debía reflejar el interior, lo que llaman espíritu y hasta las actitudes de las personas. Por eso, no limitó su trabajo a la producción en cadena y tuvo la iniciativa de motivar la reflexión con sus prendas. La elegancia parisina empezó a escribirse con sus iniciales y sus conceptos se fortalecieron con las apariciones de Hepburn en cintas como Sabrina (1954) y, sobre todo, Desayuno con diamantes (1961).   

En esta película se dio pantalla una de las más grandes invenciones de Hubert de Givenchy, el muy célebre “Little Black Dress” (“Pequeño vestido negro”), que brincó como por arte de magia del mundo del celuloide a las calles europeas. Además de gestar las indumentarias de Audrey Hepburn, también se comprometió a diseñar los trajes de Jackie Kennedy, ante quien repitió la misma filosofía de siempre: “el vestido debe acomodarse al cuerpo de la mujer, no el cuerpo de la mujer a las formas del vestido”.

Cuando ya tenía experticia como modisto de prendas femeninas, de Givenchy asumió el reto de diseñar para hombres y el resultado fue igualmente exitoso y elegante. En 1988 vendió el nombre de su emporio al grupo Louis Vuitton (LVMH), donde trabajó durante varias temporadas como director creativo. A su retiro de la marca, lo reemplazaron en su orden John Galliano, Alexander McQueen y Julien Macdonald.

En 1996 se retiro de la actividad de la confección, aunque en la más reciente entrega de los Premios Óscar de la Academia muchas de las estrellas de la cinta Pantera Negra portaron diseños con su nombre, que ya es una institución en la moda. Este pionero de permanente renombre desde mediados del siglo pasado murió el 10 de marzo a los 91 años en París.

“Monsieur de Givenchy murió mientras dormía el sábado 10 de marzo de 2018. Sus sobrinos y sobrinas y sus hijos comparten su dolor”, anunció hace unas horas Philippe Venet, compañero sentimental y colega del modisto.

Hubert de Givenchy fue un símbolo de la elegancia en París y hoy es el marqués inmortal de la moda. 

últimas noticias

La cita es en Cúcuta

La cita es en Cúcuta