Jennifer Lawrence compara su hackeo de fotos personales con "violación en grupo"

La actriz asegura que todavía no ha sido capaz de procesar lo que le sucedió.

La actriz Jennifer Lawrence.AFP

En 2014, la actriz Jennifer Lawrence se convirtió en una de las principales víctimas de lo que ha acabado conociéndose como el 'celebgate': la filtración de material gráfico comprometido obtenido ilegalmente a través de las cuentas de iCloud de distintas celebridades. (Archivo Triste declaración de Jennifer Lawrence sobre fotos que le hackearon).

En su momento, la entonces protagonista de la franquicia 'Los Juegos del Hambre' ya aseguró que, por tratarse únicamente de fotografías, no dejaba de ser una forma más de violación el ver su intimidad invadida de esa manera y ahora ha insistido en esa idea confesando que aún no se ha recuperado. (Leer Jennifer Lawrence habla de la experiencia más humillante de su carrera profesional).

"Cuando sucedió todo lo del hackeo... resulta imposible explicar en palabras lo violada que me sentí. De hecho, aún estoy procesándolo. No sé, siento que fui violada en grupo por todo el planeta; no hay ni una sola persona en este mundo que no pueda ver esas imágenes íntimas mías. Podría estar en un asado, y cualquiera estaría en posición de sacar su teléfono móvil y enseñarlas. Esa certeza me resultaba imposible de asimilar", aseguró en una entrevista al podcast 'Awards Chatter' del portal The Hollywood Reporter.

Jennifer Lawrence optó por no emprender acciones legales contra los responsables del hackeo -un ciudadano estadounidense de 36 años llamado Ryan Collins fue condenado a 18 meses de cárcel el año pasado por acceder sin permiso a más de cien cuentas de iCloud- para, en su lugar, centrarse en recuperarse de tan duro golpe emocional.

"Nada de todo eso iba a devolverme la paz, nada iba a poder ya devolverme la propiedad de mi cuerpo desnudo, a mí y a Nick, la persona a la que se supone que iban dirigidas las imágenes", explicó refiriéndose a su expareja Nicholas Hoult. "Lo único que me interesaba era curarme".

A pesar de que han pasado ya tres años, y el tiempo ha demostrado que dicho escándalo no iba a suponer el final de la carrera en el cine de Jennifer Lawrence, a nivel personal ella todavía no ha conseguido sentirse la misma.

"Creo que fue hace un año y medio; alguien me dijo que era un buen modelo a seguir para otras chicas, y tuve que irme al baño a llorar porque me sentí como una impostora. No podía creer que alguien pensara aún en mí de esa forma después de todo lo que había sucedido".