Narración en primera persona

La historia de María Manrique: los sueños de una colombiana en Nueva York

He tomado el tiempo a mi favor y con cuatro años de experiencia en el cine independiente y solo un año residiendo en Estados Unidos, he trabajado en películas como “Three Seconds”; y en series como “Orange is the New Black”, “You” y “The Never Settle Show”. En la pantalla hay espacio para todos.

María Manrique también se ha ganado la vida grabando comerciales para marcas como Spotify, Colgate, General Electric y Los Yankees.Archivo particular

Más que una soñadora, soy una mujer de acción. Cuando quiero algo, lo visualizo, hago un plan y luego lo ejecuto. Paso los días indagando sobre los temas de mi interés y constantemente busco mi crecimiento mental y profesional. Desde pequeña, sabía que quería ser productora, una extraordinaria. Así que, en 2017, cuando estaba a punto de graduarme de la Universidad Javeriana en Bogotá, decidí hacer maletas y mudarme a Nueva York. Cabe resaltar que no fue así de fácil como suena ya que tuve que aplicar a más de 130 productoras y pasar por un proceso muy largo de selección.

Antes de viajar a esta ciudad, vi varios videos porque quería familiarizarme con lo que iba a experimentar una vez llegara a Nueva York. Mi emoción era indescriptible y mis ganas de empaparme de una nueva cultura iban más allá que cualquier deseo que alguna vez tuve. Llegué en invierno, a una temperatura bajo cero y un día antes de una tormenta de nieve. Estaba tan feliz porque iba a verla y tocarla por primera vez que ni siquiera quería dormir. Por eso, al otro día desperté y lo único que hice fue correr hacia la ventana. Las calles se veían tan blancas y mágicas, que no caí en cuenta de lo frío que estaba, simplemente abrí la puerta y salí en pijama y pantuflas. Diez segundos después, ya tenía los dedos de las manos y pies dormidos y podía sentir un frío que llegaba hasta lo más profundo de mi ser. Así que entré, me vestí apropiadamente y volví a salir. Esta vez pensando que podría soportar un poco más, pero no fue así y ahí fue cuando esa yo que siempre se refería al frío como “una delicia”, murió.

Soy colombiana, pero jamás me tomé un tinto en Colombia. Empecé el consumo de esa bebida nacional en tierras foráneas. No sé si es triste o chistoso. No tomaba porque no quería ser como esas personas que lo necesitan para empezar el día o después de almorzar. Siempre veía una especie de adicción en eso y me aterraba caer ahí. Sin embargo, ero lo único que aliviaba el frío. Al principio, me empecé a mentir diciendo que era solo por el invierno, pero una vez llegó el verano, el café helado era lo único que podía calmar la sed. A quien engañaba, me encanta el café.

Y así, sucesivamente, en cuestión de días y meses me fui redescubriendo en Nueva York. Si algo tiene esta ciudad es eso, el poder de hacer que, en cuestión de poco tiempo, empecemos a encontrar nuestro yo real, auténtico, ese que no tiene miedo al qué dirán. Es tan multicultural y diversa, que no hay lugar para crítica alguna y hay tanta libertad, que uno puede salir a la calle de cualquier forma y nadie se atrevería a juzgar o decir algo. Incluso llega a ser desafiante. Cuesta un poco empezar a pensar en sí mismos, en lo que realmente nos gusta y en lo que queremos, nuestros sueños, creencias, estigmas, miedos y pensamientos, pero es un gran desafío que nos hace crecer como personas. Debemos ir abriendo nuestra mente a medida en que la vida pasa, no solo porque así atraeremos mejores cosas, sino porque seremos capaces de visualizar un mejor futuro articulando nuestros deseos y metas con las lógicas del nuevo mundo.

He sido capaz de tomar el tiempo a mi favor y con cuatro años de experiencia en el cine independiente y solo un año residiendo acá, he logrado empezar a labrar una carrera en el mundo del cine y la televisión. Trabajé en la película Three Seconds, con la estrella de Robocop, Joel Kinnaman; y los actores nominados al Óscar Rosamund Pike y Clive Owen; en series como Orange is the New Black,  con más de 16 nominaciones a los premios Emmy; You, con el protagonista de Gossip Girl Pen Badgley; y finalmente en The Never Settle Show, con el anfitrión y experto digital del Today Show y CNN Mario Armstrong; y también he incursionado en el renglón de los videos musicales para artistas como Maître Gims y Messiah, y en comerciales para marcas reconocidas, como Spotify, Colgate, General Electric y Los Yankees.

Además, fui a Los Ángeles a trabajar con el “Súper Productor” Mack Hodges. Este es un término que en Hollywood se utiliza para referirse a un productor con más de cien shows hit #1.

Sin embargo, nada de eso hubiera sido posible sin una conjugación de trabajo y persistencia. Los límites los pone uno mismo y la cosa más peligrosa que uno puede hacer en la vida es jugar a “lo seguro”. Hay que viajar, conocer, soñar a lo grande y no conformarse.