La Semana de la Moda de Sao Paulo cierra edición con debate sobre el concepto de belleza

La cita más importante de la moda brasileña en su 44ª edición también estuvo marcado por modelos de diferentes edades y críticas a la dictadura de la moda.

Foto de referencia. AFP

Modelos de diferentes edades, debate sobre concepto de belleza, vuelta a las raíces, colaboración de comunidades dedicadas a la artesanía y críticas a la "dictadura" de la moda marcaron la 44ª edición de la Sao Paulo Fashion Week (SPFW), que terminó el pasado jueves.

La cita más importante de la moda brasileña abrió el fin de semana con desfiles fuera de la Bienal de Ibirapuera, local del evento. La tendencia se vio replicada por marcas como Animale, que por primera vez llevó al público a su principal tienda para presentar los 21 looks de su colección inspirada en Vietnam.

Gloria Coelho, dueña de la marca homónima que también presentó su nueva línea "The Crown" fuera del escenario de la SPFW, llenó la pasarela con mujeres de diferentes edades defendiendo la propuesta de una moda "más inclusiva".

El diseñador de Minas Gerais Ronaldo Fraga presentó su primera línea exclusivamente de playa, luego de dos ediciones consecutivas de diseños centrados en temas como la transfobia y los refugiados. 

Aunque se esperaba una pasarela leve, el creativo presentó un desfile transgresor, como los que acostumbra realizar: modelos de diferentes talles y edades, y algunos con miembros amputados lucieron la línea de trajes de baño en tonos negro y pastel propuesta para el verano.

"En la moda de playa todas las personas tienen el cuerpo perfecto (...) En realidad la perfección no existe, la minoría de la minoría tiene ese cuerpo (...) ¿Por qué en Brasil todo el mundo quiere ser chic en estos tiempos áridos y difíciles?", dijo Fraga a la prensa al cerrar el evento.

Como si fuera poco, el diseñador lució una camiseta blanca que en el centro simulaba una herida de bala y el mensaje "Mr. Presidente, si no piensa en Brasil, piense en los nietos de Michelzinho", el hijo menor del mandatario Michel Temer. La crítica fue en alusión al decreto, después paralizado, que abría un área de 47.000 km2 de la Amazonía para la explotación minera.

Belleza para todos los gustos

La marca de cosméticos Natura, patrocinadora de la SPFW, aprovechó la Semana de la Moda para abrir la discusión sobre el concepto de la belleza en Brasil. 

Bajo el hashtag #TodaBelezaPodeSer, Natura invitó a internautas a opinar sobre qué consideran belleza. El resultado se plasmó en una línea confeccionada en tiempo real bajo la dirección del estilista Apolinário, de la marca Cemfreio. El desfile, que mostró siluetas diversas, marcó el cierre del evento el jueves por la noche.

Otros destaques de la semana fueron las piezas de Helô Rocha y de la brasileña radicada en Australia Vanessa Moe, que incorporaron bordados y elementos artesanales de comunidades del nordeste de Brasil y de Oceanía, respectivamente.

La etiqueta LAB, de los hermanos Emicida y Evandro Fióti, reunió, como en sus dos ediciones previas, a un público variopinto hambriento de moda de calle y diversidad en el diseño. Los raperos firmaron una colección con formas y estampas sencillas inspirada en el concepto de "libertad" en el estilo.

Otro que se sumó a la idea de combatir "la dictadura de la moda" fue Alexander Herchcovich, quien junto a Fábio Sousa de À La Garçonne, ofreció el abreboca del SPFW el pasado sábado con una variedad de looks para el verano que abarcaban desde la moda de calle hasta los vestidos de noche. 

El episodio de racismo sufrido por Evandro Fióti, de la LAB, quien el martes fue impedido de entrar en la Bienal donde se realizaba el evento a pesar de portar el brazalete de ingreso, también acaparó titulares y mostró que, a pesar de los esfuerzos, Brasil aún tiene desafíos en materia de diversidad.