La sobriedad y el negro triunfan en la alfombra roja de unos Goya diferentes

Noticias destacadas de Gente

La alfombra roja no ha perdido brillo ni interés en una gala donde el negro ha triunfado y la elegancia ha resaltado por la sobriedad en los diseños.

En la 35 entrega de los Premios Goya, las actrices apostaron, tanto en la alfombra roja que tuvo lugar en el Hotel Miramar de Málaga antes de la gala, como en las conexiones telemáticas, por vestidos de líneas rectas y depuradas, creaciones con las que celebrar la fiesta del cine español, pero conscientes de que la situación sanitaria no invita al exceso sin medida.

Antonio Banderas, el anfitrión y maestro de ceremonias de la gala, al celebrarse la 35 edición de los Premios Goya, en el Teatro del Soho CaixaBank de Málaga que él dirige, fue de los primeros en aparecer luciendo un esmoquin combinado con una sencilla camiseta negra.

A su lado, deslumbrante, María Casado, presentadora también de la gala, apostó por un modelo negro de escote asimétrico, con un corsé drapeado en forma de corazón de microlentejuelas de Pronovias.

El estilo de Belén Cuesta en la gala de los Goya siempre es de los más destacados. También en negro, ceñido a su silueta, la actriz vistió una creación de Carolina Herrena NY, con los hombros al aire y mangas abullonadas.

Siempre elegante, Paz Vega apostó por un vestido de alta costura de Georges Hobeika, en negro con lentejuelas haciendo un juego de rombos y un discreto escote en pico. Marta Nieto, también en negro y plata, fue de las más elegantes de la noche.

(Le recomendamos: En tiempos del coronavirus, la pasarela parisina se transforma en espectáculo).

Atrevida ha sido la elección de Hiba Abouk luciendo un vestido de Giambattista Valli rosa chicle, con minifalda y larga cola. Un Oscar de la Renta en verde y blanco es el que ha lucido Natalia Verbeke, una de las pocas que ha optado por el cabello recogido

Juana Acosta, nominada al premio a Mejor Actriz de Reparto, es imposible que decepcione, la colombiana ha sabido cómo lucir un diseño de Miu Miu muy sexy. Divertida siempre, Verónica Echegui, nominada en la misma categoría, brilló con un top y falda de lentejuelas plateadas de Paco Rabanne.

Natalia de Molina, su compañera en lista por el mismo galardón, vestía un traje pantalón blanco en satén, con una americana abierta que mostraba una brillante lencería, que se alarga en cola, de JCPajares. Nathalie Poza, cierra este cuarteto de nominadas, con un diseño en rosa con hilos de plata de Nina Ricci.

El último boom en el cine español y en las últimas pasarelas de premios, Milena Smit, ha optado por un diseño de Givenchy con escote cuadrado, en tono tostado de tiras horizontales y un coqueto maquillaje que simulaba un tatuaje maorí que enmarcaba sus ojos.

Las dos grandes damas de la noche Ángela Molina, Goya de Honor 2021 y Marisa Paredes, Goya de Honor 2020, han sido de las mujeres más elegantes.

Ángela Molina ha lucido un Armani Privé en negro con destellos dorados y piedras incrustadas en el cuerpo, que ha complementado con unos pendientes de finales del siglo XIX, en oro, ónix y perlas de Bárcena.

Duyos ha diseñado para Marisa Paredes un abrigo trapecio en organza con hilos metalizados y flecos de seda en negro y berenjena, con cuerpo y falda en negro.

(Le puede interesar: Histórico: “El olvido que seremos”, ganadora en los Goya).

Una camisa blanca con un corpiño superpuesto de cuero negro ha sido la discreta y acertada elección de Dior de Amaia Aberasturi, nominada a mejor actriz; en el lado opuesto María Barranco ha apostado por un colorido vestido estampado de flores de Pertegaz.

Con nervios ante su primera actuación en los Goya, la cantante Vanesa Martín lució un traje pantalón en negro de Alberta Ferretti con cristales en marrón y plata.

Aitana Ocaña, que también cantó en la gala, lució un juvenil diseño de Versace en blanco y la cantante argentina Nathy Peluso, optó por un diseño propio de corte clásico e inspiración rococó de que confesó sentirse muy orgullosa.

Una gala en la que también han triunfado los esmoquin femeninos, como ha sido el caso del que ha lucido la cantante Rozalén, nominada a mejor canción original, que ha optado por uno de color rojo, intenso con solapas asimétricas, diseñado por Otrura.

(Lea: Meghan Markle acusa a la monarquía británica de “perpetuar falsedades” sobre ella y el príncipe Enrique).

Emma Suárez ha elegido también un esmoquin negro de Armani aderezado con un broche del siglo XIX en oro, plata y diamantes. También de esmoquin, paseó por la alfombra roja Najwa Nimri, con los puños de la chaqueta terminados en volentas de gasa y un aberturas muy sexies en los pantalones.

Desde su casa, Mario Casas ha lucido un esmoquin sin pajarita y con mocasines sin terciopelo. Fernando Valdiviso un atrevido Moschino en azul con ribetes en blanco. El modelo y actor Jon Kortajerena siempre impecable ha apostado por una de sus firmas de cabecera Tom Ford.

En la noche de los Goya, José Coronado es siempre fiel a Brook Brothers, mientras que Álvaro Cervantes lució un esmoquin de Salvatore Ferragamo en crema.

La sastrería de García Madrid es siempre una de las más requeridas por los caballeros, y esta noche el diseñador jienense ha vestido a Chema del Barco, Roberto Álamo, Tristán Ulloa y Ricard Sales. Javier Cámara y David Verdaguer, nominado a mejor actor revelación han confiado en Pedro del Hierro.

Comparte en redes: