La ventana de Hernán Zajar en Mompox

El diseñador presentó su nueva colección "Las Cañaguateras" en el marco del Festival Internacional de Jazz de Mompox, su lugar de nacimiento. Allí, en su casa, que fue la principal inspiración para esta propuesta, conversó con El Espectador.

El diseñador Hernán Zajar nos mostró su nueva colección "Las Cañaguateras" en la casa en la que nación en Mompox, Bolívar. Cortesía

¿Por qué "Las Cañahuateras"?

Yo nací en esta casa. Empecemos por la baldosa. En esta baldosa yo aprendí a gatear. Aquí di mis primeros pasos. Esta ventana para mí es muy importante, porque cuando venía a visitar a la tía Ana yo me hacía ahí y veía un árbol de cañaguate, amarillo, y él en cierta época del año se torna totalmente amarillo y cuando pasaba un viento empezaban a caer las florecitas. Y yo le decía a la tía Ana: "¡Tía, están lloviendo flores amarillas!". Me decía: "Niño, está soplando brisa". Después pasaban los campesinos con sus burros que venían de los pueblos cercanos a traer fruta, gallinas, todo lo que vendían en la plaza de mercado y yo decía: "Ay, tía Ana, están pisando las flores". Así empezó esta historia y cogí estos elementos (la ventana, la calle, la plaza de mercado) y los volví estampados digitales. (Le puede interesar: Hernán Zajar rinde homenaje al jazz con colección "Mágico Mompox")

 

 

¿Cómo fue ese proceso?

Están pintados los sitios por un pintor momposino que contacté por teléfono. Le mandé lo que quería, le dije: "Ve a esa casa, dibuja tal cosa". Así empecé a hacer cosas en todas partes en diferentes departamentos de Colombia. En Boyacá me hicieron una parte de torcer el macramé, la parte de bordado en otro lado. Además, las mismas imágenes que están en estampación digital están hechas manualmente tanto en la técnica de tela sobre tela, como en la técnica de bordado con canotillo, puntacilla y pedrería. Es un trabajo manual interesante que cuenta una historia de principio a fin, que es lo que quería. Las 60 piezas son imágenes que fueron vivencias mías, algo que yo me tenía guardado y hoy es el día en que todo el mundo las va a conocer. (Además: "Palenqueras de Cartagena", la colección de Hernán Zajar en Ixel Moda) 

¿Y por qué hoy es el día? 

Porque pienso que las cosas llegan y suceden en el momento indicado. Estaban como en mi base de datos, archivadas, toda estas vivencias. De nuevo, son recuerdos: yo esto nunca lo leí, nunca vi una película. Es algo que yo tenía en mi cabeza. Es algo mágico que llegó en un momento que no tenía qué proponer como director creativo de Hernán Zajar y, de pronto, vine en semana santa a Mompox y vi la baldosa, recordé dónde me mecían, dónde me sacudían los mosquitos con el musengue...

¿Qué es lo que tiene Mompox en la atmósfera que lo hace un lugar tan inspirador?

Mompox tiene una magia, que es el encanto de la gente. La magia que hay en cada casa, que hay en cada calle y ese aire de río, que es una calle del pueblo: literalmente pasa un brazo del río Magdalena al lado, que es como una calle. En cada esquina hay una iglesia, casi todas las casas son blancas (en una época todas lo eran, después empezaron a ponerles color, que también me parece divertido). La simpatía de la gente, la gastronomía, el queso de capas, el casabe, el arte de la filigrana. 

¿Esta nueva colección es, entonces, una invitación a que la gente conozca Mompox?

Bueno, es que esto tiene un doble sentido. Es una obligación yo como diseñador lanzar una colección, yo casi no voy a las otras ferias, aquí viene la gente que me interesa que venga, la gente que está interesada en lo que yo hago. Y, estoy yo solo, en mi hábitat, en mi espacio, en mi casa. 

 

Manténgase informado sobre las últimas noticias que suceden en Colombia y el Mundo, el más completo cubrimiento noticioso todos los días con el periódico El Espectador.

 

879988

2019-09-07T14:00:00-05:00

article

2019-09-07T14:00:01-05:00

jpiedrahita_250613

none

Felipe Morales Sierra (Mompox)

Gente

La ventana de Hernán Zajar en Mompox

37

4584

4621