Hugh Hefner (1926-2017)

Las otras luchas del viejo Hef

La discriminación racial y los derechos reproductivos de las mujeres fueron abordados por el creador del emporio Playboy, que murió el 27 de septiembre en Los Ángeles, a los 91 años.

Hugh Hefner creó el Festival de Jazz de Playboy en 1959 y en el cartel siempre hizo que resaltaran los nombres de músicos negros. AFP

Al pasar la página y dejar atrás las curvas y las voluptuosidades de Playboy, estaban las fotos y las frases de un trompetista célebre. El año: 1962, y el personaje: nadie más que Miles Davis. Fue una de las primeras entrevistas registradas en la edición, en aquella época sólo impresa, de este medio estadounidense. (Leer Fiesta en la Mansión Playboy, "una velada insoportablemente larga y muy falsa").

La publicación de la charla con el artista tenía una doble intención: por un lado, insinuar el gusto musical de Hugh Hefner, y por otro, dejar claro que le preocupaban las desigualdades raciales y que desde su emporio empresarial podía desmarcase de la discriminación. Él no estaba ahí sólo para aparecer como si nada rodeado de esculturas rubias, caucásicas y de ébano que simplemente respiraban a su lado mientras Hef, como le decían, figuraba sonriente mostrando que la vida se puede disfrutar cuando en el ropero reinan las batas en satín.

Hugh Hefner, quien nació en Chicago en 1926, no sólo les abrió espacio en sus páginas a los exponentes de las sonoridades afroamericanas. También creó un evento, el Festival de Jazz de Playboy, en 1959, y en el cartel siempre hizo que resaltaran los nombres de músicos negros, como el pianista Count Basie, el trompetista Dizzy Gillespie y el saxofonista Cannonball Adderley. Un porcentaje importante de los recursos obtenidos en el desarrollo del certamen fueron donados a la organización defensora de los derechos de los afrodescentiendes NAACP y a la Chicago Urban League. (Leer también Hugh Hefner, la leyenda del imperio Playboy que desnudó al mundo).

Su lucha por los derechos civiles fue asumida en todos los frentes. La publicación impresa motivaba la igualdad, y esa consciencia fue heredada y multiplicada tanto en sus espacios televisivos como en sus clubes, donde era habitual verlo con actitudes incluyentes. En una oportunidad invitó a músicos negros y blancos a subir al escenario simultáneamente, cuando la integración era un proyecto.

En sus reconocidas series Playboy’s Penthouse y Playboy After Dark hacía que cantantes como Tony Bennett, blanco, alternara con afroestadounidenses como Ella Fitzgerald y Nat King Cole. El propósito era entender que desnudos, desde la piel, lo que él se encargó de exhibir en sus múltiples plataformas, los seres humanos podían crecer identificándose y sintiéndose diferentes, pero gozando de los mismos derechos. Además: Imágenes para recordar a Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy

A ritmo de jazz, Hefner también asumió como propios los derechos reproductivos de las mujeres. Fue uno de los primeros personajes públicos en activar el sonajero sobre el aborto y la posibilidad de adquirir las pastillas anticonceptivas a módicos precios, y estimuló la conciencia de la planificación familiar entre el círculo femenino que trabajaba bajo su comando.

Durante la ya lejana década de los 70 les puso el ojo encima a los derechos civiles de la comunidad LGBTI, varios meses antes de que el tema se abordara en las grandes instancias.

Grandes firmas, como Truman Capote, Gabriel García Márquez y Jack Kerouac; personajes de la talla del propio Miles Davis, Martin Luther King Jr. y Malcolm X; mujeres de todas los perfiles y todas medidas, y temáticas álgidas fueron asumidas por Hugh Hefner desde su emporio. Hefner murió el 27 de septiembre en Los Ángeles, a los 91 años. Se fue consolidando conejitas y librando luchas sociales desde la piel.

En cifras

500 millones de dólares sería el valor del imperio Playboy.
7 millones de copias vendió la revista en los años 60 en todo el mundo.
23 clubes, entre ellos hoteles, casinos y empresas de limosinas, llevaron el nombre Playboy.
5 mil empleados llegó a tener la empresa. Mil eran mujeres vestidas de satín y diadema de conejo.
20 millones de dólares logró facturar la publicación en 1973.
200 millones de dólares fue la cifra por la que se puso a la venta la mansión Playboy en 2016.
600 dólares fue el capital que usó Hefner en 1953 para fundar “Playboy”.

Fuente cifras: Forbes

Temas relacionados