Homenaje al compositor, pianista y director argentino

Luis Bacalov y Colombia

Visitó el país en muchas ocasiones para coordinar el desarrollo de una ópera con libretos de Enrique Buenaventura, que incluso La Scala de Milán había mostrado interés en exhibir cuando estuviera terminada.

Luis Bacalov ganó un premio Óscar a la mejor música por la creación que hizo para “Il postino”. / EFE

Se ha anunciado la muerte a los 84 años de edad del pianista, director y compositor Luis Bacalov, muy conocido por haber ganado el Óscar a la mejor música por la que hizo para Il postino y además candidatizado para el mismo premio por su contribución a la cinta de Pasolini El evangelio según San Mateo.

Bacalov participó además en un centenar de películas e incluso Tarantino empleó sus composiciones en filmes suyos. A pesar de que hacer música para cine era muy bien retribuido, hace algunos años decidió hacer lo que quería: ser pianista y compositor de música más importante. Hizo así muchas obras, entre ellas una Misa tango, conciertos con la participación de bandoneón y versiones musicales de los salmos. Lo extenso de sus intereses se refleja en que música suya fue grabada por grande intérpretes de música culta, como Plácido Domingo, y excelentes exponentes de lo popular, como Leandro Gato Barbieri. En sus últimos años fue director permanente de una orquesta sinfónica y pianista de concierto en numerosas salas internacionales.

Lo que no ha sido tan sabido es que Bacalov tuvo muchos nexos con Colombia, ya que no sólo se casó con una colombiana, la inolvidable Teresa Escobar, sino que con gran frecuencia vino a dar conciertos con la Orquesta Sinfónica Nacional y la Orquesta Filarmónica de Bogotá, y muchos recuerdan aún su impresionante interpretación de un concierto para piano de Mozart con esta última.

Pero, además, Bacalov participó en los inicios de la televisión colombiana como pianista de planta que acompañaba grupos musicales y obras de teatro y hacía conciertos como solista. En esos tiempos se vinculó a la difusión de la música culta del país, y como testigo de esto está un elepé (un larga duración) con grabaciones de obras para piano del compositor Guillermo Uribe Holguín.

Lo más importante de todo fue un proyecto inconcluso que estaba desarrollando con nuestro gran hombre de teatro Enrique Buenaventura, uno de los dramaturgos más importantes de América, quien estaba escribiendo el libreto para una ópera que Luis Bacalov soñaba con componer, alrededor de la vida de un cantante popular. El músico visitó el país en muchas ocasiones para coordinar el desarrollo del proyecto con Buenaventura e incluso La Scala de Milán había mostrado interés en la posibilidad de presentar esta ópera cuando estuviera terminada. La inesperada y temprana muerte del maestro fundador del TEC (Teatro Experimental de Cali) truncó esta idea y Bacalov, en homenaje a su colaborador, no quiso que nadie terminara el libreto.

Como se ve, Luis Bacalov era un músico universal, de gran cultura y que amaba su arte en forma impresionante. Quienes lo conocieron fueron testigos de una gran calidez en el trato con los demás y todos estaban de acuerdo con el inmenso talento que estaba detrás de la personalidad de Luis Bacalov. El mundo de la música ha perdido a un gran exponente y ha acogido con tristeza esta noticia, ya que Bacalov estuvo activo hasta el último día de su vida haciendo lo que amaba.