Muere France Gall, mito de la música francesa

Isabelle Gall, como realmente se llamaba, fue una de las artistas más reconocidas en la escena musical francesa durante las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado.

Aunque su nombre real es Isabelle, cambio ese por France para no ser comparada con otra de las grandes cantantes de la época Isabelle Aubret.Archivo particular.

El mundo de la música está de luto. France Gall ha muerto hoy a los 70 años en París tras haber sido hospitalizada por una infección severa. Gall se convirtió en un auténtico mito de la música francesa.

"Hay palabras que no se querrían pronunciar nunca. France Gall ha ido al paraíso blanco después de haber desafiado durante dos años, con discreción y dignidad, la recaída de su cáncer" dicta el comunicado oficial de su fallecimiento firmado por Geneviève Salama, encargada de la comunicación de la cantante.

A pesar de que la cantante es a día de hoy un auténtico referente, lleva retirada de la música más de dos décadas.

"Enumerar sus canciones de los años 1980 es hacer inventario de los títulos que más han marcado a los franceses de todas las generaciones, por su sensibilidad extrema, tanto en la música romántica como en el registro pop", reaccionó el presidente francés Emmanuel Macron.

Fue sin duda una de las artistas más reconocidas en la escena musical francesa durante las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado. Aunque su nombre real es Isabelle, cambio ese por France para no ser comparada con otra de las grandes cantantes de la época Isabelle Aubret.

Hacía ya tiempo que la que fuera ídolo de una época había dejado de pisar estudios y escenarios, desde la repentina muerte a los 44 años de su esposo Michel Berger, en agosto de 1992, seguida cinco años más tarde por la de su hija.

Salvo algunas grabaciones y algunos conciertos en los años 1990, antes de un largo silencio del que salió en 2015 para defender un proyecto que le importaba: la comedia musical Résiste que actualizaba los éxitos de la pareja, interpretada en París y después en toda Francia.

Un espectáculo en el que Gall aparecía en video -no en el escenario- como narradora que se acordaba de su Pigmalión.

Numerosas personalidades rindieron homenaje al talento y "generosidad" de la que fue una de las grandes figuras de la canción francesa.

Para la cantante Jane Birkin, Gall era "sorprendente, cándida, misteriosa". "Es triste, triste...", afirmó.

Antes de convertirse en la musa de Michel Berger, France Gall fue la "muñeca" del compositor Serge Gainsbourg, que le escribió en 1964 "N'écoute pas les idoles" y "Laisse tomber les filles".

La joven prestó su risa a Gainsbourg para "Pauvre Lola" y el compositor pronto le escribió "Poupée de cire, poupée de son", canción con la que France Gall ganó Eurovisión en 1965, representando a Luxemburgo, y que cantó en seis idiomas, entre ellos el japonés.

La herida llegó con otra canción de Gainsbourg, "Les sucettes" (1966). Ella sólo se percató de las alusiones muy ambiguas por las burlas y el escándalo: "No la habría hecho nunca, esta canción, si me hubieran explicado el sentido", confesó.

En ese momento, la joven Isabelle Gall aún no tenía 20 años pero sí un sólido pasado musical, gracias en particular a su padre, el cantante y compositor francés Robert Gall. Éste escribió canciones principalmente para Edith Piaf ("Les amants merveilleux", 1960) o Charles Aznavour ("La mamma", 1963).

'Comme d'habitude'

"Mi padre me entrenó muy joven tras los bastidores de los espectáculos, mi madre tocaba el violonchelo, mi tío el órgano, mis hermanos la guitarra", recordaba Gall cuyo abuelo materno, Paul Berthier, también era compositor de música litúrgica. A los 16 años, cantó "Ne sois pas si bête" (1963), un éxito inmediato.

Su director artístico, Denis Bourgeois, la rebautizó con el nombre de "France" para diferenciarla de otra cantante y fue el iniciador de la colaboración con Gainsbourg. Paralelamente, Gall cantó también a los 16 años "Sacré Charlemagne" (1964), cuya letra fue escrita por su padre, nuevamente un éxito que sin embargo al principio cantó a regañadientes por temor al ridículo.

En esos años 1960, Gall mantuvo una corta relación con el popular cantante Claude François al que su ruptura le inspiró para la famosa canción "Comme d'habitude". Después, vivió cinco años con otro cantante de renombre, Julien Clerc, al que acabó dejando.

En 1973, el encuentro con el músico y cantante Michel Berger abrió un nuevo capítulo: "La déclaration d'amour" (1974), el álbum "France Gall", y una boda el 22 de junio de 1976 seguida del dúo "Ça balance pas mal à Paris".

La pareja tuvo dos hijos, Pauline nacida en 1978 y Raphaël en 1981. "La felicidad en esta profesión, la encontré con Michel", dijo Gall.

Pero la desgracia llegó el 2 de agosto de 1992, dos meses después de la publicación de su álbum "Double jeu", Michel Berger murió de un infarto. Al año siguiente France Gall enfermó de un cáncer de mama. Continuó en los escenarios pero se retiró tras la muerte de su hija Pauline de una fibrosis quística en 1997.

últimas noticias