Participó en esta producción entre 2001 y 2003

Sandra Reyes y su recuerdo de la doctora Paula

Noticias destacadas de Gente

La actriz cuenta cómo fue el proceso de construcción de su personaje en “Pedro el escamoso” y hace una evaluación de su trabajo, 20 años después.

¿Cómo fue el proceso para llegar a interpretar a la doctora Paula en “Pedro el escamoso”?

Fue un proceso como la mayoría de todos los personajes. Me hicieron un casting, primero uno sola y después con Miguel (Varoni). Nunca me imaginé que esa novela iba a ser tan exitosa.

¿Cómo estaba esbozado en el libreto el personaje y qué le decían los directores?

Lo que recuerdo es que era una mujer de mucho carácter. Una ejecutiva que tenía muy claras sus metas, quería trabajar e ir ascendiendo en el trabajo y, como cualquier otra mujer, ella tenía un corazón muy débil y podía sufrir por amor. Les gustaba la forma cómo lo interpretaba. Una mujer que le fascinaba arreglarse, que tenía claros sus atributos físicos.

¿Hubo sorpresas en la historia o los mismos actores se sorprendieron con los desarrollos de las escenas?

Uno no tiene idea de todo lo que va a pasar, pues eso solo lo tienen en la mente los libretistas y directores. Siempre nos sorprendían de una u otra manera. Hubo una escena que sorprendió, porque la doctora Paula se quería suicidar. Las grabaciones duraron dos años y llegó un momento en que todo lo que le pasaba al personaje era tan coherente con la forma de ser. Tanto así, que el guion era mucho más fácil de aprender. Todo fluía, porque el equipo de trabajo se convirtió en una familia. Nos divertíamos muchísimo.

¿Había espacio para la improvisación?

Hubo cosas improvisadas que ayudaban a que la doctora Paula se sorprendiera. Como actriz me sorprendía y el personaje también lo hacía con Pedro. El baile del Pirulino, por ejemplo, me dejó loca. Hubo una escena de una fiesta donde cuadramos todo, pero no ensayamos la bailada. Cuando comenzamos a grabar y vi el baile, no sabía qué hacer, me daba mucha risa. Para el personaje le quedaba perfecto el baile. Me tocó aprovecharlo.

Después de estar dos años representando a la doctora Paula, ¿se despojó fácil del personaje?

Sí, porque al final también quedé agotada. Los escotes y las minifaldas no es que me maten. Lo mío no son los tacones ni la media velada. La gente todavía me reconoce como la doctora Paula.

¿Juzgó en algún momento las decisiones del personaje?

En ningún momento, uno como actriz no puede juzgar a los personajes. Hay muchas cosas que uno no haría. Cada personaje tiene vivencias distintas que lo llevan a tomar decisiones. Es como en la vida diaria. Hay que ponerse en los zapatos de los demás y entender que cada uno tiene una vida y eso lo lleva a tomar las decisiones que toma. En este caso, cuando leí que se quería suicidar, lo primero fue pensar de dónde me agarraba y cómo se sentía el personaje para tomar esa decisión.

¿Qué tanto ha cambiado su oficio con la llegada de las plataformas digitales?

Ha cambiado la cantidad de trabajo. Cada día hay menos, porque cada día traen muchas series y dejan de producir acá. Ahora están haciendo muchas cosas desde la casa, más que todo se ha dado es por la pandemia. Lo que me preocupa es que no se hagan más producciones y sigan saliendo las repeticiones, ya que eso no representa ganancia para los actores.

¿Es difícil conseguir trabajo para una actriz que ha interpretado roles protagónicos?

En esa época era un poco más sencillo. Cada dos o tres meses había nuevos proyectos. Ahora uno puede durar hasta dos años sin trabajo. Lo he vivido y tengo colegas que han pasado por la misma situación. No tenemos una estabilidad laboral. Es una gran bendición tener trabajo.

Comparando a la doctora Paula y al personaje de Amparo Cadena en “El cartel”, ¿hubo una construcción distinta al saber que este último venía de la realidad?

Cada actor tiene un método distinto. Considero que hay que buscar la historia del personaje, ¿qué tanta rabia u odio tiene adentro? ¿En qué ambiente creció? Y, ¿cuál es la energía que tiene ese personaje? El personaje de Amparo Cadena tenía una energía muy fuerte, no hacía las cosas desde el corazón, sino siempre desde la cabeza y la ambición. Es ahí donde miro desde qué lado se va a interpretar.

¿Disfrutaba verse como la doctora Paula?

Sí, aunque no me gusta tanto verme, porque ya no puedo corregir lo que no me gustaba. Uno siempre puede hacerlo mejor. Si uno tuviera más tiempo para preparar las escenas y ensayarlas más, pero la industria no deja. Cada minuto es plata. Algunas veces veía una escena específica para saber cómo lo había hecho. Confío en los directores. Si a ellos les gustó es porque salió bien.

¿Qué proyectos vienen?

Voy a grabar una serie del Mintic y estoy a la espera de varios castings que he hecho y espero buenas noticias para 2021.

Comparte en redes: