Sebastián Yatra: el paisa que cumple sueños con canciones

Creció en una familia rodeada de música y a los doce años empezó a proyectar su carrera en el canto desde Miami. Después de su primer sencillo, “El psicólogo”, saltó de los escenarios locales a las plazas en el exterior.

Para Sebastián Yatra, el principal apoyo que ha tenido durante su carrera han sido sus padres. / Cortesía

Cuando tenía doce años Sebastián Yatra cantó en una obra de teatro del colegio. Siempre había estado rodeado de música, su papá tocaba la guitarra y cantaba, y su mamá lo acercó a ese mundo. Entre las notas de sus padres, las canciones de sus primos y esa curiosidad inocente, él se dio cuenta de que lo que realmente quería para su vida era ser cantante.

Las clases de canto, tocar instrumentos y escribir sus propias canciones eran su día a día, combinaba los últimos años de estudio básico con la búsqueda de sonidos y letras que lo identificaran como intérprete. “Poco a poco fuimos construyendo esto y lo seguimos construyendo”.

Tuvo momentos difíciles. Antes de lanzar su primer sencillo, El psicólogo, estaba trabajando con un productor que “era más fácil hablar con Obama que con él”. Había realizado una composición y estaba listo para grabarla, posiblemente sería su primer sencillo, pero le pusieron un coro muy alto y le cambiaron la letra. “Hay canciones que simplemente no son para uno”. Aquel día estaba ansioso, emocionado y feliz, porque al estudio lo acompañaron sus padres, Aníbal y María Adelaida, quienes han sido los más fieles seguidores de su proceso musical, y en la cabina interpretó la canción con todo el esfuerzo que le podía meter a una creación que sentía que ya no era suya. Al final, el productor le dijo que tenían una gran canción, pero no un gran cantante. “Fue un poco difícil, pero decidí no pararle bolas al man y continuar mi camino por otro lado”.

Seguir intentando dio sus frutos. Nunca olvidará el apoyo que le proporcionó Simón Brand al creer en él para grabar el video de El psicólogo. “Fue el comienzo de una bonita historia, ahí todo empezó a tomar forma”. ¡Esa canción le abrió tantos micrófonos! Tuvo presentaciones en festivales de música de Medellín como el Vibra Mi Tierra, con la emisora Radio Tiempo y hasta cantó en el reinado que elige a la señorita Antioquia, pero recuerda con felicidad un concierto que abrió en la Universidad de Medellín, donde estarían también Lucas Arnau, Pati Cantú y Pasabordo.

¿Qué le debe a El psicólogo? “Si estuviera escribiendo un libro, ese sería el preludio por el que comenzó esta historia”.

Sebastián Yatra cree que ha evolucionado como intérprete, en las melodías y en su capacidad vocal. Se salió de su zona de confort de las baladas para experimentar con el hip hop, el reguetón y el trap, “canto encima de ellos, pero a mi manera, con mi estilo, mis letras y manteniendo esa esencia romántica”.

Y darse la oportunidad de probar otros géneros fue el paso que le permitió cumplir más sueños. El más reciente de ellos: cantar con Carlos Vives. Un día en el estudio estaba trabajando con Cali y el Dandee, quienes le ayudaron a producir Traicionera y Alguien robó. Ya tenían listo Robarte un beso, pero la querían cantar con alguien más. Le dio la locura y le propuso a su mánager mandársela a Carlos Vives. “Qué va, Carlos no va a cantar con vos”, respondió él, pero sus deseos fueron más atrevidos que las palabras que escuchaba y lo hizo porque “nada perdía, lo peor que podía pasar era que me dijeran que no”.

Se la mandaron, le gustó y terminaron trabajando juntos en un estudio en Bogotá. Carlos Vives le agregó su toque, “una magia impresionante y una nostalgia bonita” e hicieron realidad el sencillo, que crece en reproducciones en Youtube y multiplica sus menciones en las redes sociales.

“Esa canción es una celebración del amor y decidimos hacer eso con el video. Una canción que fuera del pueblo, de la gente, para que ellos la hicieran propia. En Colombia la gente la hizo suya”. Ese sencillo es un sueño cumplido y ahora va por más. Quiere lanzar su primer disco y seguir aprendiendo sobre las tarimas, porque para Yatra, cada concierto debe ser diferente.

Cuando Sebastián cuenta su historia, no deja de mencionar a sus padres. “Mi mamá creyó en mí, antes de que yo lo hiciera. Vio que era posible, me empeliculé con ella y nos embarcamos en esta aventura”. Una aventura de escenarios, música y romanticismo que quiere vivir con calma para poder disfrutarla.

Temas relacionados