En temporada hasta el 11 de marzo

"Tratado de cocina para mujeres tristes" vuelve al teatro

El montaje “Tratado de culinaria para mujeres tristes”, basado en el texto de Héctor Abad Faciolince, regresa al Teatro Nacional Fanny Mikey con Carolina Cuervo, Cecilia Navia, Ana María Sánchez, Diana Belmonte y Laura Londoño.

Este es el elenco completo de la segunda temporada del montaje “Tratado de culinaria para mujeres tristes”. Cortesía

En el montaje Tratado de culinaria para mujeres tristes nada es lo que parece. En la receta para su preparación todos los ingredientes se mezclaron de tal manera que hasta el título no cumple al pie de la letra con su significado. En principio, no es un tratado como tal. Explorando más en el fondo de su composición, tampoco se trata de un discurso dedicado en exclusiva al tema gastronómico. Y, finalmente, el público al que va dirigido no está integrado sólo por mujeres tristes.

Tratado de culinaria para mujeres tristes, obra basada en el texto homónimo de Héctor Abad Faciolince, no tiene la intención de entrar en una estructura sólida y tal vez por eso juega con todos los elementos de su título sin ningún asomo de prudencia. Sin embargo, no lo hace para confundir y su única finalidad es divertir a partir de dos ingredientes femeninos bien definidos: la melancolía y el humor.

Cinco actrices de renombre encabezan esta receta escénica que regresa a las tablas del Teatro Nacional Fanny Mikey, en Bogotá. Carolina Cuervo, Cecilia Navia, Ana María Sánchez, Diana Belmonte y Laura Londoño son las encargadas de conducir a los asistentes por una ruta que sin previo aviso se desplaza desde el drama hasta la carcajada sin contemplar los términos medios. Por eso, la melancolía y el humor hacen parte del reparto de un montaje que ya ha sido fogueado con total éxito en esta plaza.

El texto del escritor Héctor Abad Faciolince les proporcionó a las actrices elementos valiosos para la construcción de sus personajes. Fue a partir del papel, de las letras impresas, que adquirieron las herramientas para asumir el reto de representar las diferentes aristas femeninas sin diluirse durante la preparación.

La fea, la frígida, la soltera, la casada, la vieja, la celosa, la impaciente, la suicida, la feminista, la adúltera y muchos otros perfiles (humanos y no sólo femeninos) integran esta puesta en escena que se concibe como un recetario elaborado desde los consejos, la sabiduría y la alquimia de las mujeres de la casa de la familia Abad Faciolince.

La dirección del montaje Tratado de culinaria para mujeres tristes está a cargo de Johan Velandia, quien se ha destacado también en la dramaturgia de propuestas escénicas como La ceguera del Halcón, Llamada perdida, Barman y Róbinson, Trío, Momo, Camargo y El ensayo. Velandia lideró el encuentro entre el texto original del escritor antioqueño y la representación de las actrices sobre las tablas.

“La puesta en escena conserva el espíritu incierto del libro y se concentra en desnudar el texto literario de Abad Faciolince y revestirlo con las galas del teatro. Cinco actrices asumen la tarea y el difícil propósito de llevar literatura colombiana a las tablas. Sin adaptación —salvo la selección de las mejores recetas—, sin artilugios escenográficos, sólo con el cocido artesanal de su propio talento, se logra dar vida a más de veinte mujeres tristes para desnudar sus almas, limpiar con lágrimas sus frustraciones y reír a gritos con sus historias”, comentó el director.

La melancolía y el humor son los componentes transversales del montaje. Estos ingredientes están tanto en la profundidad como en la superficie de la obra, pero no son los únicos elementos que se pueden encontrar en su desarrollo. Dentro del Tratado de culinaria para mujeres tristes figuran también aspectos como la música, el vértigo y el despliegue físico, que complementan el recetario.

“Un texto de carácter incierto, ya que no es una novela, ni un libro de cuentos, son recetas para curar mujeres tristes que necesitan perfumar su imaginación y sus más profundas fantasías, es un manual para burlarse a carcajadas de la melancolía”, dijo Abad Faciolince sobre su escrito, que ahora adquiere una dimensión distinta al ser llevado a las tablas y repasarse en escena, en vivo y en directo.

En temporada hasta el 11 de marzo, con funciones de martes a jueves a las 8:30 p.m., en el Teatro Nacional Fanny Mikey, calle 71 Nº 10-25. Información y boletería en www.tuboleta.com.

 

últimas noticias