Yina Gómez: “Sin salud mental no hay salud”

Noticias destacadas de Gente

La experta habla del síndrome de la cabaña, muy habitual en esta época de nueva normalidad, y explica en qué consisten las terapias de biodesprogramación.

¿Por qué decidió estudiar psicología?

Porque tuve una madre maravillosa hasta los 7 años, que decidí exteriorizar algo que escuché y que para mi corta edad era incorrecto, eso me costó su amor. A partir de esos momentos fui víctima de su maltrato y rechazo. Cuando mi primera hija tenía 7 años de manera inconsciente estaba repitiendo el mismo patrón de crianza en cuanto al rechazo hacia ella, situación que no permití que trascendiera, en esos momentos elegí llegar al fondo y origen de mi herida emocional infantil que efectivamente resolví con mi carrera, ya que estaba presentando algo que en psicología se llama “Factor transferencia”. Hoy en día Dios y la vida me permiten disfrutar de una sana relación con mi hija y ella culmina exitosamente su carrera profesional como psicóloga.

¿Cómo hace para cuidar su salud mental en los tiempos de confinamiento y durante esta nueva normalidad?

Soy una mujer creyente, cuidadosa de perseverar en palabras y pensamientos optimistas-altruistas, y agradezco todo el tiempo todo. Amo los desafíos, abrazo los cambios, mi agenda es bastante ocupada, por ende, cada día es un desafío a la productividad, estoy en la búsqueda constante del mejoramiento. Soy de las que piensan que cada situación trae consigo un gran legado o lección, que busco extraer de cada situación. Mi propósito es el servicio, y eso me permite permanecer en gozo y plenitud.

¿Qué importancia tiene la salud mental en estos tiempos?

Supremamente importante, ya que sin salud mental no hay salud, porque gracias a ella tenemos la capacidad de pensar, de manifestar sentimientos, de interactuar con los demás, de ganarnos el sustento, de disfrutar de la vida, de manejar el estrés, de tomar decisiones y de estar en equilibrio físico, mental y social.

¿En qué casos es necesario visitar a un psicólogo?

Cuando entras en crisis existencial, en un sin sentido de la vida, insomnio, llanto, vacío, ganas de huir, intolerancia, cuando tus decisiones egocéntricas dañan a los tuyos o cuando tus días se tornan grises. Entonces inicias un cuadro depresivo que, si supera cierto tiempo, da lugar a una ideación suicida, situación que ya se sale de tus manos y solo podrías salir bien librado con la ayuda de un profesional experto. La terapia psicológica transpersonal de biodesprogramación es ideal para este tipo de casos.

¿Es posible enfermarse físicamente a causa del estrés que la pandemia ha generado?

Desde luego que es posible, bien se afirma que cuando el alma está enferma, el cuerpo igualmente se enferma, ya que detrás de cada mal hay emociones ocultas no resueltas. Estudios afirman que alrededor del 80 % de las enfermedades tienen origen emocional. El estrés, por ejemplo, es catalogado como el flagelo del mundo moderno, responsable de centenar de patologías. El cuerpo está preparado para el estrés, pero el estrés crónico termina vulnerando las partes más sensibles del organismo activando procesos inflamatorios, bajando las defensas o el sistema inmunológico, alterando el colon, generando tensión muscular, dolores en la espalda o la cabeza. Cuando el estrés es agudo y presenta emociones negativas como la irritabilidad, el mal humor o la impaciencia aparecen problemas de dermatitis, dolores lumbares y de ca beza, mientras que la tristeza predispone enfermedades respiratorias y digestivas.

¿En qué consiste el síndrome de la cabaña?

Es la manifestación de un profundo miedo a salir de casa, a cambiar de entorno, este es un temor real para quienes lo padecen y está ligado al riesgo de contagio a los suyos, que a pesar de que el lugar donde se encuentran no es el ideal, este les genera seguridad, se ha transformado en un lugar de protección que, al comienzo del confinamiento, pudo ser considerado como una prisión.

¿Esta patología a qué población afecta?

Afecta mayormente a los adultos de 50 años en adelante.

¿Qué tipo de terapias realiza?

La terapia más exitosa es la transpersonal, que trabaja el ser de la persona a través de una técnica de biodesprogramación emocional y sanidad interior; desde la primera sesión las personas salen empoderadas y felices, reinventadas en una nueva forma de ver la vida. El otro porcentaje lo ven resuelto 21 días después, que finalizan con la repetición de la terapia diaria en las que tomo todas las creencias negativas que identificó en el apunte de notas y con base en ellas elaboró una terapia personalizada.

¿Para qué tipo de patologías psicológicas sirven las terapias de biodesprogramación?

Son, quizá, las únicas eficaces en todas la áreas y patologías. Las aplico en las terapias con niños: para el manejo de normas vs. valores, responsabilidad académica, alta frustración al error, trastornos de aprendizaje; con los adolescentes: en situaciones de drogas, trastornos alimenticios, trastornos de identidad, crisis existencial, espíritu suicida y proyecto de vida; con adultos: para codependencia tóxica emocional, celotipias, baja autoestima, estancamiento financiero; para el adulto mayor: para biodesprogramarlos en la queja y conmiseración, y empoderarlos en la declaración del lenguaje y los pensamientos.

Comparte en redes: