Los crímenes en la ciudad que no duerme: Nueva Orleans

Una ciudad en la que el jazz, la fiesta y la buena mesa son las cualidades que acompañarán la nueva temporada de "NCIS", que comienza el domingo 28 de agosto por A&E.

El equipo NCIS será el encargado de resolver los crímenes de la Armada. / Cortesía

Investigar crímenes se ha convertido en una tendencia en los programas de televisión. CSI, CSI Cyber, Criminal Minds, Crossing Lines, Scorpion, Castle han pasado por las pantallas de cientos de televidentes que se unen a esa experiencia para resolver los casos más escabrosos y encontrar al verdadero culpable.

Todas estas series tienen algo en común: se desarrollan en las grandes ciudades de Estados Unidos: Nueva York, Los Ángeles, Las Vegas y Washington D.C. Estas metrópolis tienen la magia para investigar las historias en donde el misterio es la fórmula. El mismo que nunca será un obstáculo para descifrar la verdad.

Hace más de un año Nueva Orleans, la ciudad más grande de Luisiana, en el sur de Estados Unidos, abrió sus puertas para que el equipo de NCIS llegara a resolver los asesinatos de las fuerzas navales. Una serie que ya se había desarrollado en la capital estadounidense y en Los Ángeles y que ahora estrena su segunda temporada en Nueva Orleans a través del canal A&E.

Según el productor ejecutivo, James Hayman, en esta nueva temporada de 24 episodios se va a incorporar más la ciudad, habrá historias mezcladas entre el terrorismo y las vidas personales. Pero sobre todo serán muy cuidadosos para contar las historias. “En el French Quarter logramos explorar e incorporarnos con la gente. A ellos les gusta salir en televisión”.

Con él coincide el actor Daryl Chill Mitchell, que en la serie interpreta a Patton Plame, especialista en sistemas. “Nueva Orleans es un personaje en sí, nosotros somos secundarios. Por eso usamos la realidad de la ciudad”. Y es que si bien es cierto que después de 2005, cuando el huracán Katrina destruyó casi que en su totalidad la ciudad y se comenzó un proceso de reconstrucción, se ha logrado atraer a la industria cinematográfica para hacer sus producciones, pese a los cambios y la modernidad, hay sectores como French Quarter y Jackson Square que siguen conservando su estilo de 1803.

El desastre natural partió la historia de Nueva Orleans en dos. Tanto que en uno de los capítulos de la serie Dwayne Pride, el jefe del equipo criminalista, interpretado por el reconocido actor Scott Bakula, hace referencia a éste. Se trata de un caso en el que encuentran a un marine muerto en un buque que llega a la ciudad después de haber viajado por Suramérica. Y en medio de la dificultad de encontrar al culpable se integran dos de los programas: NCIS Washington y New Orleans y es así como Abby, la científica forense, y el agente DiNozzo de D.C. ayudan a resolver la posible peste que había ocasionado la muerte.

Este es uno de los capítulos que más recuerda Rob Kerkovich, quien hace el papel del forense científico Sebastian Lund. El actor confiesa que cuando estudiaba siempre le iba mal en química y física, pero que en la serie parece ser el más experto. Es enfático al decir que esto lo logra gracias a que en la vida real es muy nerd, lo cual le ha servido para desarrollar el personaje.

Algo similar sucede con la reconocida actriz CCH Pounder, una inglesa que llegó a Estados Unidos cuando ajustaba los 20 años y que en la serie interpreta a la forense Loretta Wade. Ella es la encargada de dictaminar las causas de muerte en cada cuerpo. En diálogo con El Espectador contó que lo más difícil de este trabajo ha sido aprender el lenguaje médico: “Los términos científicos son muy difíciles y además debo cambiar mi acento”.

El líder de este grupo de agentes lo interpreta Scott Bakula, un hombre al que no le gusta viajar en avión. Es serio, habla con pausa, como si meditara antes de responder. Así tal cual es su actuación en el programa, en el que interpreta a Dwayne Pride, un padre de familia divorciado que vive en la misma estación en la que trabaja.

En el primer piso está su oficina y la de sus agentes, Meredith, Lucas y Sonja Percy. A un costado está la cocina y en seguida un gran patio lleno de matas y flores que rodean la fuente de agua donde se suele reunir el equipo. En el segundo piso está su oficina, en la que atiende a los familiares de las víctimas y el mismo lugar en el que atendió a la prensa para hablar sobre su interpretación en la serie.

“De este papel me gusta que interpreto a alguien real, como es el caso de D’Wayne Swear, quien fue el agente NCIS durante muchos años en la ciudad”, cuenta. Y agrega que, aunque en su actuación debe enfrentar a diario la muerte, la verdad es que nunca le ha temido.

Lucas Black, recordado por la película Rápido y furioso, es el encargado de darle vida al agente Christopher Lasalle, quien tiene un hermano con problemas psicológicos y que ya protagonizó un capítulo en el que las pistas llevaban a creer que era el culpable del asesinato de una joven de la ciudad.

Su fiel compañera es Zoe McLellan, conocida en la serie como la agente Meredith Brody, especialista en interrogatorios. Ella es enfática en decir que no le gustan las armas pero sí la acción, y eso es en lo que más se asemeja su vida a la del personaje. “Me gusta encontrar las respuestas. Entrar en la mente de los demás, y ahora seremos dos mujeres las que estaremos en acción”. Se refiere a la nueva contratación de la serie: Shalita Grant, quien será la agente especial Sonja Percy, una mujer atlética, delgada, que comenzó su carrera haciendo teatro.

Estos siete personajes serán los encargados de resolver los crímenes más escabrosos de la ciudad que nunca duerme, en la que se puede beber sin restricción en las calles del French Quarter y donde se celebra cada año el Mardi Gras, una gran fiesta llena de placeres, antes del Miércoles de Ceniza. Una nueva temporada que con seguridad encantará a más de uno y lo hará querer resolver de la mano de estos investigadores los asesinatos más extraños de la Armada.

Temas relacionados
últimas noticias

Scorpions, el dulce sonido del metal

Fergie y Josh Duhamel: un exmatrimonio modelo