Los nervios le jugaron una mala pasada a la señorita San Andrés