También participó en la serie “Shadowhunters”

Alberto Rosende, en la entraña de “Chicago Fire”

Noticias destacadas de Medios

La novena temporada de la serie de Universal TV será estrenada el 25 de enero. El actor de 27 años revela detalles sobre su personaje Blake Gallo y lo que ha significado su ascendencia latinoamericana para el medio.

Cuéntanos, ¿cómo será el desarrollo de la temporada 9 de “Chicago Fire”?

Chicago Fire sigue siendo el mismo programa con los grandes incendios y acrobacias, al tiempo tiene la historia de personas que son normales y sacrifican cosas por los demás. Empezar esta temporada fue un poco raro, porque no trabajamos durante mucho tiempo esperando a establecer qué iba a pasar con la pandemia y balancear todos los riesgos que teníamos.

Desde la octava temporada ingresó a ser parte del elenco de esta serie, ¿cómo ha sido la construcción del personaje y su evolución?

Veremos las parejas que se forman en esta temporada, también vamos a ver qué va a pasar con Blake y con la nueva médica que llega a la historia. Blake va a seguir con la pelea de lo que él quiere ser: un gran bombero. Ya tiene la habilidad para correr, pero para ser un gran bombero se necesita también pensar y decidir cómo puede usar su equipo. Espero que aprenda, si no algo puede pasar y es necesario que el personaje madure, si quiere seguir en la estación de bomberos 51.

Ha sido reconocido por ser parte de la serie “Shadowhunters”. ¿Cómo fue quitarse ese estigma para hacer más creíble su nuevo personaje?

Shadowhunters me sirvió mucho físicamente, porque teníamos que estar en el gimnasio constantemente y me quedó gustando mucho hacer ejercicio. Al entrar a este programa también necesitaba muy buen estado físico para ponerme en ese papel y tuve que aprender mucho sobre lo que es ser bombero. Estuve en las diferentes academias para aprender la labor de ellos e hice labores del oficio; fue una oportunidad para aprender de verdad y poderlo hacer mucho más real y alejarme de Shadowhunters.

¿Se siente identificado con el personaje, quien también llega a la estación 51, donde ya todos son compañeros, al igual que usted, que llegó a la temporada ocho?

Claro que sí y eso me ayudó un poco con el personaje, porque él quería ser un bombero y no sabía que iba a sacar de este trabajo una familia y eso soy yo. Un actor a veces va a trabajar en un show que tiene una historia grande y son una familia y sientes que estás empezando de nuevo y que no sabes nada sobre nadie, eso me sucedió en Shadowhunters y Chicago Fire.

¿Considera que su ascendencia colombiana y cubana ha sido un factor clave dentro de la actuación en series estadounidenses?

Sí, porque cada personaje que yo hago comienza dentro de mí y usar lo que yo tengo para poderlos preparar y luego interpretarlo lo mejor que puedo.

¿Cómo ve la industria del cine y la pantalla chica para los actores latinoamericanos en Estados Unidos?

Yo creo que tenemos que seguir haciendo más. Soy estadounidense porque nací en los Estados Unidos, pero también soy latinoamericano porque tengo raíces colombianas y cubanas. Aún hay personas que no me reconocen como estadounidense y estoy en ese reto. Quiero ver más personajes como yo. Sería hermoso ver personas que tienen familias latinoamericanas, como yo (mi abuela es colombiana), en grandes actuaciones. Veo que está mejorando y estoy viendo más oportunidades; por ejemplo, a mí me preguntan si hablo español y eso me sirve.

La serie tenía planeado su lanzamiento para noviembre de 2020 y se tuvo que aplazar. ¿Cómo han sido las grabaciones en medio de la pandemia?

Todos los días nos toman la temperatura, aunque no estemos trabajando. Han hecho mucho para ayudarnos. Solo una vez paramos porque alguien salió positivo y como ya tenían todo el proceso organizado, nos fuimos para la casa y esperamos dos semanas, después seguimos.

Un factor sorpresa que da la serie es involucrar en esta novena temporada lo que pasa con el virus y la pandemia. ¿Cómo fue el planteamiento de esta temática en la serie? ¿Hubo que cambiar guiones?

Creo que eso es un poco lo que me decía mi abuela, que “la vida sigue”, y tomamos ese mismo pensamiento. En algunos capítulos se muestra que estamos viviendo una pandemia y que aun así hay que seguir. No se tuvo que cambiar tanto, las relaciones entre la gente son las mismas, aunque ahora está el temor de no acercarse mucho.

Comparte en redes: