Contiene spoilers

Algunas teorías sobre el supuesto embarazo de Cersei en "Game of Thrones"

Cersei Lannister, personaje interpretado por la actriz británica Lena Headey, tiene a los fanáticos de la serie de HBO pendientes de sus actitudes para establecer su condición real y así conocer sus intenciones en esta octava temporada.

La actriz británica Lena Headey en su rol de Cersei Lannister en la serie "Game of Thrones". Cortesía HBO

Desde que el quinto capítulo de la séptima temporada revelara a los fans de Game of Thrones que, tras perder a sus tres hijos en trágicas circunstancias, y en algunos casos imputables a sus propios actos, Cersei iba de nuevo a ser madre, las especulaciones sobre lo que este embarazo significará para el futuro de Poniente han sido constantes. (Le puede interesar: “Seré Liam ‘Game of Thrones’ Cunningham por el resto de mi vida”)

Ahora, tras lo acontecido en el primer capítulo de la última temporada hay muchos fans que vuelven a hacerse una pregunta que llevan procesando casi dos años: ¿Está Cersei Lannister realmente embarazada? (Lea también: Un día con el talento de “Game of Thrones”)

Sus dos hermanos, su odiado Tyrion (Peter Dinklage), y su amado de antaño Jaime (Nikolaj Coster Waldau) y presunto padre de la criatura, fueron los primeros en conocer que esperaba un bebé. Una circunstancia que marcó algunas de las decisiones más importantes del final de la pasada temporada. (Además: "Todos van a morir", dice Natalia Tena, Osha en "Game of Thrones")

Por ejemplo, fue descubrir que estaba embarazada lo que hizo que Tyrion creyera que la tregua de su hermana y su pacto con Daenerys para luchar juntos en el Norte contra el Rey de la Noche era verdad. "Ahora tiene una razón para vivir, algo que proteger", dice el personaje interpretado por Peter Dinklage. (También: Doce personajes de 'Game of Thrones' que cambiaron de actor)

Pero lo cierto es que el estado de Cersei siempre ha sido puesto en duda. Y es que colocar en la mente de determinadas personas, tanto en su entorno como en las filas enemigas, que un hijo crece en su vientre, podría ser muy beneficioso para sus intereses. No solo para hacer su tregua más veraz, sino para poder manipular a Jaime a su antojo y revestir con el barniz de renovado 'amor de madre' algunas de sus determinaciones más crueles.

 

 

Dudas que ha alimentado enormemente el arranque de esta octava temporada, donde se ha mostrado a Cersei, amante de los caldos del Rejo, especialmente de su excelente tinto, de nuevo bebiendo. Además y, después de acceder a los deseos carnales de su aliado Euron Greyjoy y de que él prometiera "poner un príncipe en su barriga", la actual reina de Poniente esbozó una mueca entre la desesperación y el llanto que ha alentado aún más rumores

¿Ha perdido Cersei el hijo que esperaba? ¿Bebe para que Euron no sospeche que ya está encinta y hacer pasar el hijo, que en realidad es de nuevo de Jaime, por un Greyjoy? ¿O realmente nunca estuvo embarazada?

En todo caso, que tome este trago de alcohol es definitivo y sugiere que ya no está embarazada. La teoría más plausible, aunque en el caso de la siempre sorprendente Cersei esto es mucho decir, es que perdió al bebé debido a un aborto involuntario y necesita otro heredero. Algo que explica, además, muchos de los comportamientos del personaje.

Más despiadada incluso es la teoría que sostiene que Cersei puso fin a su embarazo de forma voluntaria. Algo que haría por dos razones: por odio hacia Jaime después de que él le diera la espalda y viajara al Norte a unirse a Daenerys y Jon Snow, y, especialmente, porque todos los hijos que tuvo con él terminaron muertos. Aquella vieja profecía que anunció perdería a sus tres hijos una vez que nacieran, Joffrey, Tommen y Myrcella, se ha hecho realidad y puede que no quiera arriesgarse a perder uno más.