La caleña que hizo de su ciudad un gran museo de cielos abiertos