Cartagena, anfitriona del mayor debate de periodismo

En el Congreso Mundial de Medios Informativos se encontrarán representantes de la prensa de todo el mundo. Se hará también un homenaje a Guillermo Cano, director de este diario asesinado por el cartel de Medellín hace casi 30 años.

A casi 30 años de su asesinato, los periodistas del mundo le rinden homenaje a don Guillermo Cano. / Archivo - El Espectador
A casi 30 años de su asesinato, los periodistas del mundo le rinden homenaje a don Guillermo Cano. / Archivo - El Espectador

Cartagena será, a partir de este domingo 12 de junio, la sede de uno de los eventos más importantes del mundo en cuanto a medios de comunicación se trata: el Congreso Mundial de Medios Informativos, que ya se ha realizado antes 67 veces. Y al mismo tiempo se llevará a cabo la versión número 23 del Foro Mundial de Editores. Es la cita anual más relevante de los representantes mediáticos de todo el mundo: un espacio para debatir tendencias, innovaciones y el futuro de la prensa. Y Cartagena, la ciudad amurallada, la fantástica, va a ser la primera ciudad de un país hispanoamericano que ejerza como escenario de este encuentro.

Una de las razones por las cuales es tan importante, es porque en el Congreso Mundial de Medios Informativos se entrega la Pluma de Oro de la Libertad, premio anual de la libertad de prensa. En palabras de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (Wan-Ifra, siglas en inglés), se trata de un “reconocimiento del excepcional compromiso, en palabras y en acciones, de una persona, un grupo o una institución con la causa de la libertad de prensa”. Un galardón que han recibido periodistas de Sudán, México, Eritrea, Vietnam, Croacia, Portugal, Palestina, Corea del Sur, Grecia, Burma, el Congo y tantos otros países de todos los continentes.

Hace 26 años, en 1990, el merecedor de ese prestigioso premio fue Luis Gabriel Cano, el único colombiano que hasta ahora lo ha recibido. Cano era para esa época el presidente de El Espectador y el premio le fue entregado luego de tres años largos de que Guillermo Cano, su hermano y director de este diario, fuera acribillado. “Las mafias de la droga, al sentirse vigiladas por la prensa, y en especial por nuestro periódico, quisieron acallarnos con atentados criminales y sentencias de muerte. Este tipo de censura es peor que otras coacciones acostumbradas por dictaduras o gobiernos déspotas”, dijo Luis Gabriel Cano en el discurso con que recibió la Pluma de Oro de la Libertad.

Este año en el Congreso Mundial de Medios Informativos la muerte de Guillermo Cano, quien fue asesinado por sicarios del cartel de Medellín a pocos metros de la sede de El Espectador en Bogotá, cobra especial relevancia. El 17 de diciembre de este año se cumplen 30 años de ese crimen, por lo que la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias le rendirá un tributo al hombre que con su única arma, la palabra, decidió enfrentarse al narcotraficante más poderoso de aquellos tiempos: el capo de capos, Pablo Escobar, quien murió siete años más tarde en un operativo del Bloque de Búsqueda.

Este domingo 12 de junio es la ceremonia inaugural y la entrega de la Pluma de Oro de la Libertad, durante la cual se hará el homenaje a Guillermo Cano. El año pasado, la Pluma fue para los periodistas caídos en ejercicio de su profesión, recordando que de todos los campos de acción de los reporteros, la prensa escrita parece ser la más riesgosa: desde 1992, señaló Wan-Ifra, de los 1.100 periodistas asesinados, el 51 % trabajaban para un medio impreso. El lunes 13, en el Congreso Mundial de Medios Informativos y el Foro Mundial de Editores se discutirán el uso de la realidad virtual en el periodismo, el estado de la industria global de la prensa escrita, estrategias digitales que pueden generarles ingresos a los medios, mecanismos para mejorar las medidas de protección a la hora de trabajar en terreno y nuevos modelos de negocio.

Entre los participantes de los foros de discusión estarán Miguel Otero, director de El Nacional de Venezuela, que se describe a sí mismo como “el último periódico de circulación nacional de línea editorial independiente y crítica del Gobierno Nacional”; Louis Dreyfus, presidente del Groupe Le Monde de Francia; Courtney Radsch, directora legal del Comité para la Protección de Periodistas de Estados Unidos; Ana Marie Pamintuan, editora general de The Philippine Star; María Teresa Ronderos, reconocida periodista colombiana que ahora dirige el Programa de Periodismo Independiente de la Open Society Foundation, y Greg Barber, editor de proyectos digitales del Washington Post.

La Asociación Mundial de Periódicos, fundada en 1948, reúne hoy a más de 80 asociaciones mediáticas que representan a unas 18.000 publicaciones en 120 países. Su propósito es “promover la cooperación internacional entre empresas mediáticas”, así como la libertad de prensa. Esta edición del Congreso Mundial de Medios Informativos será clausurada el martes por el presidente Juan Manuel Santos.

“El valor y el profesionalismo de la prensa colombiana fueron cruciales durante los momentos más difíciles del conflicto armado del país. Son un ejemplo para los ejecutivos de medios informativos en todo el mundo y es por ello que estamos reunidos en Cartagena”, indicó Marcelo Rech, presidente del Foro Mundial de Editores.