Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta

hace 4 horas

Cuando la historia se cuenta con humor y algo de licor

Christian Tappan participa en la adaptación latina de "Drunk History", en la que un narrador cuenta un hecho histórico luego de haber consumido bebidas alcohólicas.

El canal Comedy Central presenta una maratón de "Drunk History" el 5 de marzo desde las 11 de la noche.Cortesía

El canal Comedy Central adaptó a Latinoamérica el show "Drunk History", en el que un narrador al que le ofrecen bebidas alcohólicas cuenta su versión sobre un hecho histórico. Los colombianos María Adelaida Puerta, Christian Tappan, y los mexicanos Ana de la Reguera y Bruno Bichir son algunos de los actores que participan en la versión "alcoholizada" sucesos colombianos y mexicanos.

El robo de la espada de Bolívar inspira un capítulo protagonizado por Eduardo Donjuan, quien  ejerce el rol de narrador luego de tomar unas copas de tequila y varios vasos de cerveza; y Christian Tappan, encargado de recrear la historia "borrosa".

Para Tappan, lo más novedoso del formato de "Drunk History" es que muestra hechos reales que están en los libros de Colombia y otros países del mundo, pero que en esta versión "tienen más penetración", por lo que "quedan más en la memoria y en la mente".

Para él el televidente tiene la opción de "reírse un rato o criticar" ya que es una "forma de aprenderla como nos hubiera gustado, porque te ves el capítulo y lo comentas. Es más fácil divertida y genera controversia".

Sobre el respeto de la historia en esta narración que los productores llaman "borrosa", el actor colombiano asegura que el libreto "respeta fechas, nombres, lugares y momentos, creo que eso ya es un avance significativo, pero obviamente cuando se mezcla humor con historia tiene que haber un poco de permisos dramáticos. Hay respeto, diversión y entretenimiento con la historia".

La función del licor es desinhibir al narrador y las historias que se presentan son para "despertar conciencia y controversia en actos ocurridos, en muchos de los casos no sabíamos que eso había ocurrido. Yo creo que nos quedamos con las historias como mejor nos parezca. Lo único que sé es que es muy divertido y vale la pena verlo para saber de qué estamos hablando", asegura.

En palabras de Tappan, la evaluación final de "Drunk History" la hace cada televidente, pero para él ambas (narraciones) merecen respeto, una porque es la historia y otra porque es contada con humor, género que para él es el más difícil de la profesión ya que "toca estar más concentrado para que no se vuelva una comedia ramplona".

últimas noticias