Doris Kearns Goodwin reescribe la vida de George Washington

Noticias destacadas de Medios

La historiadora explorará, de la mano de expertos y expresidentes, el lado más real y desconocido del prócer estadounidense. El objetivo de esta miniserie documental, llamada “Washington”, es mostrar al auténtico hombre detrás del mito.

Es una gran conocedora de la historia presidencial de los Estados Unidos. ¿Considera que la miniserie documental “Washington”, producida por Beth Laski y usted, logra asemejarse a la vida real de George Washington?

George Washington es un ícono. Es difícil para nosotros saber cómo era realmente, pero me gusta pensar que llegamos a crear una imagen parecida a su realidad. Empezamos por mostrarlo como un joven y dejamos ver sus debilidades y falencias, su lado más vulnerable y humano. Empezamos desde el principio. Todo esto se dio por el deseo del equipo de hacer la historia lo más apegada a la realidad posible. Tuvimos que crear diálogos y situaciones muy específicas, pero los hechos originales están allí. Es cuestión de hacerles justicia a los personajes y a la historia. Es lo mínimo que se debe hacer.

Además, esto hace que la gente realmente se interese en la historia y en los personajes. Series como estas hacen que las personas se dirijan a libros y a internet para aprender más de lo que acaban de ver.Son muchas las hazañas, historias, logros y anécdotas que existen alrededor de George Washington. ¿Cuáles quiso contar en esta producción y por qué?

Los norteamericanos saben que él fue el general que lideró el ejército de la revolución estadounidense y que fue el primer presidente. Mucha gente sabe que él renunció a tomar el poder nuevamente, incluso sabiendo que pudo haberlo logrado fácilmente. Pero creo que más allá de todo eso, más allá de su historia en la política, queríamos contar que era un personaje muy interesante y que era como uno de nosotros: tenía sus debilidades, sus fortalezas, tenía la ambición de convertirse y de crear algo duradero. Queríamos mostrarlo como una persona. Creo que cuando la gente vea esta miniserie documental se va a encontrar con una persona, no solo con todo eso que te mencioné, sino que verán a George Washington como el ser humano. Espero que cuando la gente lo vea se entere de cosas nuevas que desconocían.

Hay una gran diferencia entre realizar una serie de ficción y una basada en hechos reales, que es el caso de “Washington”. ¿Qué retos tuvo en la producción y que fue lo que más le gustó de este trabajo?

Tuvimos la participación de varios expertos que nos ayudaron a darle forma a Washington; el expresidente Bill Clinton fue uno de ellos. Ya conocía a Clinton y, para este trabajo, tuvimos que compartir bastante tiempo. Estuvimos con él y con Hillary en la Casa Blanca. Convertir a Clinton en una parte de nuestro documental fue emocionante, él estaba muy agradecido por poder hacer parte de “Washington”. Hubo muchas llamadas y acercamientos, y cuando finalmente llegó el turno de la entrevista, solo puedo decir que fue extraordinario. Sabe mucho de historia, mucho de George Washington, conocía mucha información que era muy específica. Desde su visión como expresidente también logró acercarnos a Washington, pues él entendía de una mejor manera y de primera mano las situaciones por las que había pasado, pues ambos ocuparon el mismo cargo en épocas diferentes de la historia estadounidense. Además de él tuvimos muchos colegas historiadores que nos ayudaron a enriquecer la historia. En general el equipo hizo un gran trabajo.

¿Cuáles son los factores que hacen que George Washington sea uno de los presidentes más importantes y conocidos en la historia de los Estados Unidos?

Su habilidad de análisis y de prevenir a la sociedad sobre lo que vendría años después. Lo que Washington advirtió siempre fue sobre el faccionalismo, le preocupaba la pérdida del sentido común y de la identidad. Él pudo ver el desarrollo del país y pudo, por lo mismo, calcular cuál sería su destino. Efectivamente el faccionalismo fue lo que ocasionó una guerra y lo que les causó la muerte a muchos ciudadanos. Luego tuvimos un período de tiempo en el siglo XX en donde el bipartidismo era lo que primaba, entonces la gran depresión de Estados Unidos fue lidiada por republicanos y demócratas. Emergió de esto la gran clase media luego de la Segunda Guerra Mundial. Y desde esa época crecía la brecha entre pobres y ricos, crecieron los problemas estructurales de nuestra sociedad, y nos polarizamos más de lo que ya estábamos antes, me atrevería a decir que estamos más polarizados de lo que estábamos en el siglo XIX, y creo que las redes sociales han sido herramientas para ello.

En el discurso de despedida de Washington, considerado uno de los mejores documentos de la historia de los Estados Unidos, él advirtió, de cierto modo, todo lo que está pasando en el país.

Sí, logró en cierta medida describir lo que estaríamos viviendo ahora. Hoy estamos en una época en la que el faccionalismo y la polarización son las protagonistas de nuestra realidad. Creo que lo que deseamos es que la gente aprenda y entienda sus palabras. Washington advirtió que ambos movimientos, el faccionalismo y la polarización, abrirían un espacio a que llegaran cosas como la corrupción. Precisamente, hoy en día, en la época que estamos pasando como humanidad, deberíamos recordar y recuperar ese sentimiento de revolución. Ignorar la historia es un gran riesgo, es una forma de resignarnos a nuestro entorno actual. Lincoln lo decía, hay que leer y contar la historia de nuestro país, solo así volveríamos a nuestras raíces. Comprender nuestro pasado es importante para construir nuestro futuro.

¿Cuál es la importancia de la historia para un país?

Creo que la historia es importante a la hora de hacer comparaciones con respecto a lo que tenemos ahora y lo que teníamos antes, hablando de líderes en este caso. Con esta miniserie documental se intenta mirar al líder y ver qué carácter y humildad posee. La humildad es la habilidad que permite aprender de los demás, la empatía también es importante, solo así es posible entender los puntos de vista de las demás personas. Creo que estamos en un momento de ansiedad, de rabia y de frustración en varias partes del mundo, pero aquí es cuando la historia cobra un papel importante. Podemos volver en el tiempo y darnos cuenta de que antes ya pasamos por lo mismo y que salimos de esas situaciones, si lo logramos antes, podemos hacerlo también ahora.

¿Cómo cree que los libros de historia documentarán todo lo que vivimos (y nos falta por vivir) del 2020?

Creo que va a tomar un buen tiempo entender a donde nos va a llevar esto que estamos viviendo, tanto para el ciudadano del común como para los historiadores. Estamos pasando por uno de los momentos más difíciles del mundo. Lo que yo espero que pase con los futuros historiadores es que aprovechen las grandes fuentes que hay en este momento para contarlo en el futuro. Deben apoyarse en las memorias, los diarios, los periódicos. Las redes sociales serán una gran herramienta, hay gente registrando allí lo que están viviendo, lo que están sintiendo. Es cuestión de priorizar lo que se debe contar y enfocarlo de la manera correcta.

Comparte en redes: