El hombre que salió del cartucho de Bogotá para ayudar a los habitantes de calle