El reconocimiento de El Espectador a un gran ejemplo: Jorge Cardona