El sacerdote creó una granja-hogar para que jóvenes víctimas del conflicto vivan y estudien