Regresaron con el capítulo “19 años perdidos”

“El siguiente programa” y el mismo país... 19 años después

Martín de Francisco, Santiago Moure y el director Rafael Noguera hablan sobre el regreso de la serie animada que, inicialmente, estuvo al aire en la televisión nacional entre 1997 y 2000.

E
El director Rafael Noguera dice que están buscando financiación para lanzar una temporada de “El siguiente programa” con 15 capítulos. Cortesía: Conexión Creativa

“Es un buen momento para tener El siguiente programa porque hay cosas que están pasando (en el país) que enriquecen mucho la creatividad y porque hay cosas que es importante que las digamos y las queremos decir”, dice Martín de Francisco sobre el programa animado del que volvieron a estrenar un capítulo.

El siguiente programa debutó en la televisión nacional en 1997. Fue pionero en la animación, género que tiene referentes nacionales actuales gracias a las películas El libro de Lila, Virus tropical y la serie web Vida pública. Pero en aquella época la animación era casi que exclusiva para productos infantiles o de humor internacional como Beavis and Butt-Head y South Park.

Con la dirección de Rafael Noguera, De Francisco y Moure se “transformaron” en muñecos animados para reinventar el espacio radial en el que participaban y que, a su vez, era una nueva ventana para La tele, espacio televisivo (1993) en el que en carne y hueso hacían críticas a lo emitido en la pantalla chica, a los personajes famosos y al país en general. En El siguiente programa, como locutores de radio de PQEK, se burlaban de la idiosincrasia colombiana o, mejor dicho, “chibchombiana”. De las burlas y críticas a los reinados de belleza, al fútbol y la música nacional, pasaron a reflexionar sobre la situación política y social del país, como por ejemplo las dificultades que trajo la recesión económica de finales de los años 90.

Al aire estuvieron hasta el 2000, pero en noviembre volvieron con un episodio llamado, justamente, 19 años perdidos. Del viejo programa conservan la introducción, musicalizada por Carlos Vives, y con texto explican a las nuevas generaciones de qué se trataba el asunto. También conservan las figuras jóvenes de los personajes, pues el guion crea la situación perfecta para traerlos de esa forma a la actualidad y descubrir de qué se perdieron en el tiempo que estuvieron dormidos luego de aceptar un tinto del “señor paisa tan amable”, el que “va a acabar con la guerrilla”, el “de los testigos falsos”.

 

“El espíritu joven en un viejo acentúa la ridiculez, porque está tratando de ser algo que ya no es. Eso profundiza muy bien la ridiculez”, explica De Francisco sobre la apariencia de los muñecos que en el capítulo se burlan de dos hombres (ellos mismos en la actualidad) que están siendo entrevistados en un programa de televisión (que se emitió realmente).

Cuando se les pregunta qué fue lo más grande o lo más importante que se perdieron en estos 19 años, Martín de Francisco responde: “No nos hemos perdido, pero hemos sufrido mucho”. Santiago Moure, por su parte, comenta “la oportunidad de estar con los muñecos al aire desde el 2002 hasta el 2010, habría sido una gran oportunidad —para las Águilas Negras, lo interrumpe Rafael Noguera—. Perdimos mutuamente esa oportunidad, ellos de acabarnos, y nosotros de tener un manantial de inspiración”.

En 19 años perdidos, cuando los personajes despiertan todavía usan celulares Nokia y Motorola, el alcalde Peñalisa habla de buses que hacen lo mismo que un metro, los televidentes ven Yo soy Betty, la fea, y los periódicos hablan de un proceso de paz que ellos le atribuyen al presidente Andrés Patraña, pero pronto se dan cuenta de que se refieren a la paz de Santos y que en la Casa de Nariño están Iván y su Bam Bam (el Bam Bam de la gente decente). El primero está tocando guitarra, mientras que el segundo está en el sótano obligándolo “a decir mentiras, que objete la JEP aquí, que torpedee la paz allá”.

La decisión de revivir El siguiente programa surgió a raíz del éxito de La tele letal que desde 2017 emite Red+. Eso los animó a hacer otro tipo de manifestación. Siguen usando el humor, pero ya no con ironía, aunque el objetivo es el mismo: criticar el poder, al presidente, la situación política y la colombianidad.

El director sostiene que en La tele letal usan la ironía porque la caricatura suaviza el discurso. Martín dice que porque quieren sobrevivir y explica que los muñecos no reflejan la capacidad de hacer daño.

“En el país siguen los mismos con las mismas”, agrega, pero aclara que hay una generación con resistencia y más tozudez, una generación que por lo menos vio deportivamente ganar al país, sostiene Noguera, pues “vio a un tipo ser goleador de un mundial, a un equipo llegar a cuartos de final y a un ciclista ganar el Tour de Francia. En eso sí los más jóvenes nos llevan ventaja”, enfatiza el realizador.

Martín retoma la palabra para decir que esta generación lidera los movimientos en Latinoamérica, aunque advierte que no hay que desconocer que siempre ha existido gente que ha luchado por decir las cosas como son y que tiene su lugar en la historia, como los integrantes de “un partido que ya con las manos abajo, las manos vacías, dejaron las armas y los mataron a todos…”.

“Es verdad, pero yo creo que básicamente, y ahí sí nos perdimos el ‘uribato’ completo, que ni siquiera en caricatura hubiera resultado suave de narrar”, comenta Noguera.

El siguiente programa lanzó su abrebocas justo cuando la temporada de La tele letal llegaba a su fin. Con este último programa saben que regresarán a Red+ en febrero o marzo de 2020, aunque con el primero no están seguros de cómo lo harán, pues necesitan en promedio un mes para realizar cada capítulo, sobre todo por la animación que realiza Conexión Creativa.

En estos meses buscarán financiación para poder lanzar una temporada de quince episodios en 2020, ya sea a una plataforma digital, en YouTube u otro medio que permita publicidad.

Mientras El siguiente programa llega, Santiago Moure espera que los televidentes “luchen y marchen por el hedonismo político, que nos ayudaría mucho, bajaría los tonos de la actividad política y la haría más hermosa”. Martín de Francisco se ríe y dice “que hagan marchas, que protesten pacíficamente. Incomoden eso sí, pero pacíficos”.

894849

2019-12-08T21:00:00-05:00

article

2019-12-09T06:40:46-05:00

[email protected]

none

Lilian Contreras Fajardo / @ProhibidodeLili

Medios

“El siguiente programa” y el mismo país... 19 años después

66

7040

7106