Por TNT y TNT Series desde las 7:00 p.m.

Emmy 2020: ¿qué tan cierto es el cambio de la televisión?

Noticias destacadas de Medios

Este domingo se realiza una ceremonia de premiación atípica, por el aumento del consumo audiovisual y los retos que impone una transmisión en directo y con el recurso de internet.

Este domingo 20 de septiembre se realiza la ceremonia de los Emmy 2020, el máximo reconocimiento a la televisión.

Aunque los nominados siguen siendo importantes y la base de la premiación, este año los productores tienen la misión de hacer posible una ceremonia en vivo que no depende completamente de la transmisión satelital, sino también de internet.

Los Emmy, que tradicionalmente se realizan en el Microsoft Theatre, en esta ocasión se trasladan al Staples Center de Los Ángeles (EE. UU.) bajo la dirección de Hamish Hamilton, quien ha liderado eventos en vivo como el entretiempo del Super Bowl LIV —en el que cantaron Shakira y Jennifer López—, los premios musicales MTV Europe Music y los Brit: y el Victoria’s Secret Fashion Show, entre otros espectáculos.

No es la primera vez que Hamilton está al frente de la transmisión de los Emmy, pero sí es la primera vez en la que se dirige un espectáculo que no depende completamente de él.

En el Staples Center estará Jimmy Kimmel, quien ha presentado durante cinco meses su programa de televisión nocturno vía internet.

Seguramente en el escenario habrá uno que otro bailarín que acompañe al conductor en los tradicionales números de humor o música, pues estos premios no cuentan con presentaciones musicales porque no tienen esa categoría.

Hasta ahí la ceremonia parece una transmisión sencilla, pero no. Hamilton y los productores estudiaron los eventos que en estos meses se han llevado a cabo en Estados Unidos, incluyendo la Convención Republicana, y decidieron enviar 300 cámaras a varias partes de ese país y a otras ciudades del mundo para que los invitados y nominados tengan la posibilidad de participar sin discursos pregrabados.

“Los 140 nominados van a tener su propio equipo y creo que en cuestión logística va a ser un gran reto, porque el invitado podrá decidir si se viste de gala o se queda en pijama, si está en casa solo o con familia y amigos”, dice Ileana Rodríguez, quien presentará para Latinoamérica esta ceremonia junto a Lety Sahagún, Rafael Sarmiento y Axel Kuschevatzky.

“Va a ser un show histórico, sin duda; puede ser una primera forma de hacer estos últimos shows de la temporada de premios”, comenta, por su parte, Sarmiento, quien dice que para TNT esta emisión también es un reto porque los cuatro están en diferentes ciudades (México, Los Ángeles y Madrid).

Kuschevatzky baja el tono sobre la renovación del formato y recuerda que esta “herramienta hipercontemporánea” la utilizan desde hace décadas las premiaciones musicales cuando, por ejemplo, un ganador está de gira en otro lugar del mundo, o en los Óscar, cuando enlazaban al ganador del premio honorífico en su casa. Pero, claro, no era transmisión en internet.

Una de las grandes ausencias de la 72ª entrega de los Emmy será la alfombra roja. Para sustituir un poco ese espectáculo, TNT ha preparado un contenido especial en el que, a partir de las 6:00 p.m. (una hora antes de la gala), los televidentes pueden ver los sets, recordar otras ceremonias y participar en trivias.

Así, los Premios Emmy 2020 se preparan para galardonar lo mejor de la televisión en un año en el que el consumo audiovisual se disparó gracias al confinamiento.

Este año los favoritos son Watchmen, The Marvelous Mrs. Maisel, Succession y Ozark con 26, 20, 18 y 16 nominaciones, respectivamente.

Los presentadores y comentaristas de TNT coinciden en que la producción de HBO Succession será la gran ganadora en el apartado drama, aunque Kuschevatzky advierte que el ambiente social estadounidense respecto al movimiento Black Lives Matter puede influir porque en el elenco no hay ningún actor afroamericano, así la serie sea una crítica a la sociedad blanca y adinerada.

Zendaya, anuncian, podría ser la más joven en ganar como mejor actriz por Euphoria.

En comedia, sostienen, podría ganar Schitt’s Creek, producción que debutó en 2015 y ganó gran audiencia cuando llegó a Netflix. Esta plataforma, por cierto, es la que más nominados tiene: 160.

Sin embargo, Kuschevatzky pide no confundirse con este número, porque no todas las series han sido producidas por ellos, y hay que tener claridad que una cosa es ser el medio de exhibición y otra el productor que, al final, es quien tiene los derechos para presentarla en cualquier parte.

“Netflix tiene más nominaciones, pero el estudio que lidera realmente es Warner. Si juntas HBO y Warner (que son la misma empresa) dan 157 nominaciones, así que no estoy tan seguro de que los modelos tradicionales hayan desaparecido”, sostiene Kuschevatzky.

Él, quien también es productor de cine, dice que es importante anotar que el panorama audiovisual no es que haya cambiado radicalmente, sino que se transforma de tal forma que los grandes siguen liderando la industria.

“Hay que tener en cuenta que muchos estudios como Sony no tienen plataforma, así que puede que muchas de sus producciones estén en Netflix”, agrega.

En lo que sí cree que hay cambios es en que el contenido casi que es global, y aquellos “jugadores que hoy están consolidados en EE. UU. como HBO MAX o Amazon pronto lo estarán en todo el mundo”.

No se equivoca, porque este año Amazon tuvo una gran expansión en Latinoamérica, como lo tendrá desde el próximo 17 de noviembre Disney+ cuando pongan en el continente contenido como The Mandalorian, que tiene 19 nominaciones al Emmy.

“Habrá un escenario totalmente diferente. Se viene un mundo nuevo en la galaxia de contenidos”, recalca Kuschevatzky.

Ese nuevo escenario también será el que defina el rating de los eventos en vivo porque, hasta ahora, el análisis se realiza con datos estadounidenses. Pero, así como sucede en el cine, donde EE. UU. ya no representa el 70 % sino el 30 % de la taquilla mundial, el rating fuera de ese país será vital para el desarrollo de futuras producciones.

Las ceremonias de premiación tienen el plus de vivir en diferentes plataformas. En Twitter se habla del vestido o del discurso que ofreció un artista, en Instagram se ve cómo se arreglan las estrellas, pero solo en televisión se puede ver eso de lo que la gente habla.

“Este tipo de eventos son el futuro inmediato y la forma de subsistir de los canales de aire que tienen para ofrecer noticieros, eventos deportivos y premiaciones. El resto se consigue en cable o bajo demanda”, concluye Rafael Sarmiento.

Comparte en redes: