Esteban Mejía: de denunciante a imputado

“Uno no quiere seguir investigando porque podría terminar en un enredo”, dice el reportero, procesado por un artículo periodístico.

Este 16 de junio el periodista Juan Esteban Mejía Upegui asistirá a la audiencia de formulación de imputación citada por la Fiscal 197, Margie Bustamante Serrato. El excorresponsal de la revista Semana y actual profesor de cátedra de la Universidad Pontificia Bolivariana responderá ante la justicia por el delito de injuria, luego de la denuncia interpuesta por el médico Carlos Alberto Ramos Corena.

La historia comenzó el 13 de agosto de 2011, en Medellín, cuando Tatiana Posada, de 26 años, se sometió a una cirugía de implante de senos y liposucción. Cuatro días después la paciente del doctor Ramos Corena falleció. Tan pronto Mejía denunció el caso a través de la revista recibió las quejas de otras mujeres operadas por el mismo profesional. Ramos Corena, médico y cirujano de la Universidad Metropolitana de Barranquilla, fue imputado por la justicia de Puerto Rico por estos hechos.

Sin embargo, por un error de edición, se cometió una imprecisión en el artículo firmado por el periodista Mejía. Por esa razón terminó procesado. Lo grueso de la denuncia periodística, no obstante, sigue teniendo validez. Sobre la pesadilla en que se convirtió el cubrimiento de esta historia, Juan Esteban Mejía Upegui habló con El Espectador.

¿Cuál es la historia detrás de su denuncia periodística a través de la revista “Semana”?

El 11 de octubre de 2011 envié información a la revista Semana. El texto original empezaba diciendo: “Un médico general logró fama y reconocimiento como cirujano plástico. Posó al lado de personajes de la farándula y dio entrevistas en los medios, pero su verdad se conoció tras la muerte de una de las tantas jóvenes que él operó”. El 24 de octubre de 2011 se publicó el artículo editado en la revista Semana y decía, entre otras cosas: “Un hombre sin tener título de médico se convirtió en uno de los cirujanos plásticos más consultados de Medellín”. El 18 de abril de 2012 el médico Carlos Ramos Corena, por medio de apoderado, puso querella en la Fiscalía por injuria (no por calumnia). Entre otras cosas, alegaba que sí tenía título de médico, en respuesta a la versión editada que publicó la revista. En todo momento le ayudé al abogado de la revista para que llevara el caso. Él me pedía información y una vez incluso me pidió que fuera a un juzgado a recoger documentos. El 19 de mayo de 2015 me informaron de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) que tenía diligencia de imputación este 16 de junio. Le informé a la revista Semana y no recibí respuesta ni me pusieron abogado.

Usted reconoce que el doctor Ramos Corena sí es médico, pero ¿cómo descubrió que no tiene título de cirujano plástico?

El 20 de septiembre de 2011, la Seccional de Salud de Antioquia le envió una carta al concejal Bernardo Guerra en la que le informaba que el médico Carlos Ramos Corena no tiene habilitado el servicio de cirugía plástica. Ese mismo día se hizo una rueda de prensa en el Concejo de Medellín en la que estuvieron, entre varias personas, miembros de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, incluido su presidente. Ellos explicaron por qué el médico Carlos Ramos no estaba habilitado para hacer cirugías plásticas. Entre otras cosas dijeron que los cursos que él acredita en cirugía estética no le daban el conocimiento de un especialista en cirugía plástica.

¿Por qué lo citó la Fiscalía en Bogotá?

El 17 de abril de 2015, personal del CTI me buscó en una universidad donde soy profesor de cátedra. Esa citación fue para hacer diligencia de arraigo. Me presenté, y como el proceso lo está llevando una fiscal de Bogotá, le di un poder a la Flip para que consultara lo que estaba pasando. La respuesta de la fiscal me informaba que el 16 de junio tenía diligencia de formulación de imputación por el delito de injuria.

En su caso se percibe intimidación a la libertad de prensa. ¿Usted le entregó un poder a la Flip y qué sucedió después?

Insistí para que se pronunciaran por lo paradójico del hecho de que en Puerto Rico le imputaran cargos al médico y aquí me los imputen a mí. Les pedí también que llevaran mi proceso, pero dijeron que iban a aplicar protocolos para decidir. Pasaron los días y me dijeron que no llevarían el caso.

¿Por qué se demoró tanto en reventar este proceso y por qué le avisan de la audiencia con tan poca antelación?

No sé. Es algo que tengo pendiente por consultar en la Fiscalía. Nunca estuve en una audiencia de conciliación y no conozco, hasta ahora, que haya una querella contra mí directamente.

¿No sería suficiente con la publicación de una nota de rectificación?

Yo diría que sí, pero desconozco el procedimiento legal en un proceso que ya está tan avanzado. Es más, estoy dispuesto, no a rectificar, sino a ratificar que él sí tiene título de médico, como bien lo decía en la información que envié a Semana en su momento.

¿Qué ha significado para usted este problema judicial?

Esto es un encarte. El hecho de que el proceso se lleve en Bogotá, cuando mi arraigo es en Medellín, implica un estrés especial porque no tengo contactos ni los recursos para asumir una defensa, más cuando las organizaciones que dicen defender la libertad de prensa no ofrecen apoyo. La primera sensación es como de prevención. Uno no quiere seguir investigando ni publicando información porque podría terminar en un enredo igual. Lo segundo es un desgaste emocional. Esto logró quitarme el sueño varias noches. Y finalmente está el tema del dinero, porque hay que considerar el pago de honorarios para un abogado, reproducir copias de documentos, pagar traslados en mi caso, que el proceso está en Bogotá, y, como el CTI me buscó en mi sitio de trabajo, dar las explicaciones de lo ocurrido porque esa situación puede generar ruidos en el ambiente laboral.

 

No hay razones para imputar a Mejía, dice la Flip

El médico Carlos Alberto Ramos Corena también ha interpuesto recursos legales, con argumentos similares, contra el canal Teleantioquia y el concejal Bernardo Alejandro Guerra. El 18 de mayo de 2015 el Departamento de Justicia de Puerto Rico emitió un comunicado de prensa con el cual el secretario de esa dependencia, César Miranda, anunciaba la radicación de cinco cargos contra Ramos Corena por práctica ilegal de la medicina en esa isla.

Según Viviana Ordóñez, de la Flip, esta es una organización pequeña sin la capacidad para llevar todos los casos contra los periodistas en Colombia. “Quisiéramos y desearíamos hacerlo, pero no tenemos los recursos humanos para litigar. Se sabe cuándo empieza un litigio, pero no cuándo termina. Son diligencias que requieren preparación. No se pueden asumir irresponsablemente”. Con respecto a Juan Esteban Mejía, la Flip estima que no hay razón para que se le levanten cargos.

Asimismo, Ordóñez aseguró que, si por alguna razón el apoderado de Mejía llegara a faltar hoy a la audiencia, ella misma lo acompañaría a la diligencia. Es la primera vez que Juan Esteban Mejía Upegui enfrenta cargos. Este sábado se graduará como magíster en derecho de la U. de Antioquia. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Hablando de dar papaya y dimos un ¡papayazo!