"Game of Thrones": análisis del último capítulo de sexta temporada