Productora del documental “Las tres muertes de Marisela Escobedo”

Laura Woldenberg: “Es necesario crear historias que generen debate en la sociedad”

Noticias destacadas de Medios

La productora y documentalista habla de su más reciente documental y la transformación en la nueva forma de presentar el género. Además, habla de lo bueno y lo difícil de contar temas como el feminicidio o las drogas.

La evolución del streaming ha estado acompañado del crecimiento de los documentales. Esta nueva forma de ver el género ha permitido conocer historias de sucesos que pasan en Colombia y el resto del mundo. Laura Woldenberg hace parte de las voces latinoamericanas que han llegado a Netflix, plataforma que le ha permitido abordar a otro tipo de espectadores para que conozcan historias que pueden ser cercanas a ellos. “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, es uno de esos relatos que han traspasado fronteras a través de la plataforma de streaming, luego de su lanzamiento el pasado octubre.

El documental que sucede en México cuenta una historia universal sobre lo que es capaz de hacer una madre con tal de exigir justicia por el asesino de su hija. La violencia de género, la impunidad de gobiernos corruptos, son temas similares que resuenan en países como Colombia, Argentina, Chile y el resto de América Latina. Estos temas no son nuevos para Laura Woldenberg en sus 15 años de carrera como documentalista, en los que destacan investigaciones alrededor de las drogas y el narcotráfico.

Las puertas a la producción de documentales se han transformado en los últimos años. Anteriormente, las narrativas se conocían en círculos más pequeños y con pocos fondos, por lo que el formato era menos conocido. La primera apertura hacia una audiencia más amplia fueron los festivales, sin embargo, la llegada de las diferentes plataformas de streaming abrieron el camino para realizar proyectos con líneas más definidas de principio a fin. Los espectadores pueden ver un documental con la misma calidad de una película o serie. Pero, los impactos no son solo en la calidad de imagen, en el caso de “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, el presidente le pidió a la Secretaría de Gobernación que reabrieran el caso. (Le recomendamos: Andrea Serna: “No hay que desbaratar la vida para alcanzar un sueño”).

Las nuevas inversiones han permitido experimentar más con recursos narrativos donde se comienza a mezclar el documental con elementos de ficción y los directores comienzan a expandir el universo narrativo. Para Laura Woldenberg es necesario que los periodista conozcan nuevas realidades y ayuden a generar empatía, “nos toca amplificar esos mensajes y ayudar a que las personas tengan conocimiento más amplio de los países que vivimos. Se hace necesario romper ciertos prejuicios o paradigmas. Son este tipo de historias las que ayudan a que las personas tengan en cuenta este tipo de entornos y al estar más informados puedan tomar mejores decisiones, en nuestro caso sería también exigir justicia y exigir por nuestros derechos humanos”, asegura.

En el caso de la historia de Marisela, se pasó por un proceso de depuración en el que se adaptaron procesos creativos. Esto con el fin de hacer comprensible a todas las audiencias los diferentes casos, como la perspectiva de género, el debilitamiento de la fiscalía, el crimen organizado o las faltas al debido proceso, sin necesidad de que la audiencia deba tener conocimiento sobre el sistema de justicia en México.

Obtener los resultados que llegan a las diferentes plataformas es un trabajo que requiere de un equipo interdisciplinar. Una cadena que se encarga de investigar libros, bibliografías, informes y finalmente la edición que da forma a la historia. Un trabajo que puede durar desde meses hasta años. Fabio Pérez, director de “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, estuvo dos años trabajando con la familia para tratar de establecer lazos y así lograr que las fuentes se atrevan a contar los procesos dolorosos que quizás querían dejar atrás. “También se dieron cuenta que era importante que esta historia no quedara inconclusa, sino que se finalizará con la investigación y tuvieran respuestas; por eso la necesidad de que los familiares de Marisela volvieran a contar. En este caso, generar esos vínculos duró años. Si no se tiene el acercamiento previo con los personajes no se tiene documental”, añade Laura.

Al día de hoy, Netflix tiene alrededor de 20 largometrajes y series documentales producidas por Latinoamérica. Esta nueva forma de ver documentales, no solo ha permitido llegar a nuevas audiencias, sino también a los creadores explorar nuevas formas de contar historias. Desde héroes latinoamericanos como Marisela Escobedo y Guillermo Vilas, escenarios como la Patagonia hasta los infames misterios, han hecho que más de la mitad de los miembros en América Latina haya visto un documental propio de la región en 2020, de acuerdo con la agencia de comunicaciones de Netflix.

Entre estos se encuentran documentales de Juan Carlos Rulfo (“Lorena, la de pies ligeros”), Everardo González (“Un Abrazo de 3 Minutos”), Petra Costa (“Al Filo de la Democracia”) y Carlos Pérez Osorio con “Las tres muertes de Marisela Escobedo”. (Le puede interesar: Alicia Machado pide justicia por “el vil y cruel” asesinato de su hermano).

Por su parte, Laura Woldenberg siente la necesidad de “seguir creando este tipo de historias que generen conversaciones y que puedan generar debate tanto a la sociedad como en los tomadores de decisiones. Es importante generar empatía con otras personas, con otros puntos de vista de conocer el mundo que vivimos y salir un poco de esa burbuja en la que nos encontramos cada uno a nivel personal”, concluye.

Comparte en redes: