Telemundo y Fox lideraron las mesas de deliberaciones

Los Emmy buscan a Colombia para hablar de televisión

Hace unos días la industria nacional se reunió para evaluar productos realizados en otros países con el objetivo de seleccionar los finalistas de los Emmy Internacional, que galardonan los mejores programas realizados fuera de Estados Unidos.

Hace unas décadas Colombia era consumidor y comprador de productos audiovisuales; hoy es un importante centro de producción de Latinoamérica. / Cortesía Telemundo

Un antes y un después en la historia de la televisión de Colombia marcaron las reuniones de los Emmy Internacional, que reconocen lo mejor de la televisión en todo el mundo. Los Emmy (que premian lo realizado en EE. UU.) son considerados como los Óscar, así que tener una estatuilla dorada es tener el máximo reconocimiento para la pantalla chica.

El año pasado el mundo volvió sus ojos hacia Latinoamérica gracias a Sr. Ávila, serie del canal HBO producida en México y que ganó el Emmy Internacional al mejor programa en horario estelar en lengua extranjera. Pero la región compite desde hace años con diversos productos y Colombia no se ha quedado atrás: Operación Jaque, Gabo, la magia de lo real, Buenaventura, no me dejes más y Escuela para maridos Colombia son algunas de las producciones realizadas en el país que han recibido nominación.

Pero este año todo cambió para la industria nacional, pues por primera vez los Emmy Internacional seleccionaron a Colombia para realizar algunas de las tertulias en las que los jurados evalúan los productos participantes. Por un lado, el grupo Fox lideró la semifinal en las categorías de programas de entretenimiento no guionado de Asia y mejores actrices de programas guionados. Llegaron a Bogotá luego de haber sido anfitriones en México y Argentina.

Por otro lado, el canal Telemundo fue el organizador de la ronda semifinal de la categoría telenovela. Alejandra Borrero, Marcela Benjumea, Vicky Hernández, Constanza Duque y Consuelo Luzardo, actrices que han escrito la historia de la televisión colombiana, analizaron cinco historias realizadas en otras partes del mundo. A la cita también acudieron representantes de generaciones más jóvenes, como Felipe Cano, Jorge Triana y Mauricio Navas, pero también grandes leyendas como Carlos Duplat y Fernando Gaitán, el creador de Yo soy Betty, la fea, la novela más adaptada del mundo. Incluso, la artista América Ferrera ganó en 2007 el Emmy por su protagonismo en la versión estadounidense: Ugly Betty.

“Era un momento histórico de la televisión colombiana, pues sus protagonistas estaban ayudando a evaluar la telenovela del mundo”, reflexiona Marcello Coltro, ejecutivo de NBCUniversal Latin America Spanish Networks.

Coltro, quien es miembro y jurado de la Academia Internacional de Artes y Ciencias de la Televisión desde hace 17 años, piensa que es importante forjar relaciones entre los premios y países relevantes a las categorías.

“Yo propuse a NBC (canal madre de Telemundo) tener el host de la categoría telenovelas, porque Colombia es reconocido por producir novelas espectaculares. Aquí han cambiado mucho la historia de lo que son los programas dramáticos en términos de producciones internacionales”, dice.

La categoría telenovela en los Emmy Internacional es relativamente nueva —se entrega desde 2009 y los premios se realizan desde 1973. La primera estatuilla la ganó India, una historia de amor, de Brasil, uno de los focos de producción televisiva junto a México y Venezuela, hasta hace unos años. Hoy por hoy Colombia juega un papel importante y el camino que se abrió con Yo soy Betty, la fea se repite con otros proyectos como La ley del corazón o Sin senos sí hay paraíso, por citar algunos ejemplos.

“Colombia era un consumidor y comprador de productos de otros países hasta que empezaron a producir localmente y entonces se convirtieron en uno de los grandes centros de producción de Latinoamérica”, explica Coltro, quien opina que el negocio en el país se ha consolidado tanto que hay buenos representantes en los campos de producción, dirección y actuación, razón por la cual su canal trabaja constantemente con Carmen Villalobos y Catherine Siachoque.

Sin embargo, en su criterio, la razón fundamental por la que el país exporta sus historias es por los guionistas, esos “escritores que tienen el dominio de identificar historias y trasladar la barrera de la frontera de un país para que sea interesante para todos”.

A lo largo de estos años el talento nacional se ha involucrado en producciones internacionales, algo que ayuda y facilita al crecimiento de nuevos talentos, así como a diversificar la cultura. Para Coltro, Villalobos y Siachoque no son solamente actrices colombianas, son latinoamericanas, y son un ejemplo de cómo la industria local se vuelve global, en parte también por el auge de las plataformas digitales que llevan los productos a todo el mundo.

Con todo ese bagaje, el jurado colombiano evaluó productos extranjeros en términos de originalidad y valores de producción en innovación, libreto o luces. Cada uno de los participantes en la mesa redonda calificó el producto y con esos resultados los Emmy Internacional anunciarán los nominados a los premios que se entregarán el próximo 19 de noviembre en Nueva York, Estados Unidos.

Para Edgar Spielmann, EVP y COO de Entretenimiento y Digital de Fox Networks Latin America, la jornada “beneficia a la comunidad audiovisual colombiana al evaluar producciones de alto nivel de otros mercados, con el consiguiente traspaso de conocimiento y experiencia. En segundo lugar, fortalece a la región en el competitivo mapa mundial”.

La telenovela llega pisando fuerte a los Emmy Internacional 2018, pues tras el premio que se ganó en 2017 la turca Kara Sevda (también conocida como Amor eterno o Tiempo de amar), el género demuestra que vive una reinvención mundial, aunque el concepto sea el mismo de siempre. El cambio se debe a que ahora ya no se producen 400 capítulos, sino 60 o 70, algo que para Marcello Coltro representa un cambio radical, pues las historias son más dinámicas y se multiplican en varias plataformas”, explica.

La telenovela es una forma de contar una historia y ahora Turquía brilla en el negocio, y a pesar de que la audiencia no conoce a los actores, tienen lo que la gente busca: trama y melodrama.

“La televisión posibilita ver cosas nuevas (…) y ayuda a transmitir la cultura de un pueblo, puede cambiar la política de un país e interferir en la decisión de un viaje de vacaciones”, manifiesta el directivo, quien asegura que Telemundo no baja la guardia en la generación de contenidos e historias que traspasen fronteras.

808393

2018-08-27T21:00:00-05:00

article

2018-08-27T21:00:02-05:00

[email protected]

none

Lilian Contreras Fajardo

Medios

Los Emmy buscan a Colombia para hablar de televisión

54

6608

6662