Lucía Bonilla, la mujer que convirtió su casa en una escuela para niños