Las migraciones desde el periodismo

El periodista de guerra Ramón Lobo habla de la importancia de narrar las historias de desplazamiento a partir del contexto informativo y de la importancia del respeto de los personajes.

Ramón Lobo. /EFE

Ramón con más de 20 años de experiencia cubriendo conflictos en Los Balcanes, Chechenia, África, Irak y Afganistán, entre otros, sostiene que las historias de los migrantes deben demostrar un respeto profundo de las personas, de su dolor y de sus esperanzas.

Usted participará en el panel ´Migraciones: Documentando la odisea´. ¿ Cómo se documenta este tema tan sensible?

Se debe documentar siempre desde el respeto a las personas. Es esencial buscar un contexto informativo y narrar dentro de él las historias concretas que explican una historia más amplia.

El drama de los refugiados sirios, por ejemplo, debe ayudarnos a entender qué pasa en Siria; qué pasa con el silencio internacional durante más de cuatro años, hasta la foto del niño Aylan Kurdi este verano; qué pasa con las políticas de inmigración y refugio en Europa.

¿Cuál es el reto para cubrir el tema de migrantes?

Desde los viajes de Heródoto -que tan bien explicó Kapuscinski en un libro’, el objetivo de nuestra profesión es informar, traer a nuestras sociedades, a nuestros lectores, las historias del Otro porque solo desde el conocimiento del Otro podemos defendernos de la manipulación, el miedo y el odio.

¿Qué ejercicio periodístico realizado por usted le dejó grandes lecciones alrededor del tema de migrantes? Una anécdota.

He trabajado sobre todo en guerras, que es uno de los orígenes de las migraciones junto al hambre y las catástrofes naturales, como lo va a ser el cambio climático. Las personas que migran buscan seguridad. Recuerdo el caso de Bojeh y Suleiman, dos niños de Sierra Leona. Uno quería ser médico y otro camionero. Ambos querían conocer París. Era víctimas de la guerra y amputados, uno en el brazo derecho, otro en el izquierdo. Todos sus sueños parecían inalcanzables.

¿Qué deben descubrir los reporteros más allá de las fronteras?

Las historias de las personas. En la guerra no se pueden tomar partido por una de las partes; a veces es difícil porque hay guerras que podrían parecer morales, como la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial contra el nazismo, etc. La mejor forma de defendernos de la propaganda es escribir sobre las víctimas, de todas las víctimas, las de los dos bandos.

Si quieres conocer más sobre la experiencia de Ramón Lobo y el tema de migrantes, participa en el IX Encuentro de Periodismo de Investigación a realizarse los días 11 y 12 en la Universidad Javeriana de Bogotá.