Nicolás Pereira: “el tenis es un karma”

El venezolano de origen uruguayo es comentarista deportivo desde 2001. Para él, las anécdotas que vivió durante sus años en competencia lo hacen distinto frente a los televidentes de ESPN.

Nicolás Pereira se destacó como tenista activo desde finales de la década del 80. Cortesía ESPN

El tenis le enseñó a Nicolás Pereira a odiar la derrota más que disfrutar de la victoria. El venezolano le ha retornado ese aprendizaje al deporte con algo más que su propia vida. Durante los años de competencia fueron muchas las jornadas dedicadas al fortalecimiento físico y los obstáculos que se le presentaron se tornaron siempre superiores a la red, ese monstruo agujereado con el que más tarde se encontró y que lo hizo tan célebre al convertirlo en uno de los tenistas más reconocidos de América Latina desde finales de la década del 80.

Antes en las cachas de tenis y ahora desde los estudios de televisión, su relación con el deporte ha sido de compromiso. Pereira dejó los pantalones cortos, las raquetas y la indumentaria pertinente, pero lo que no ha podido abandonar nunca ha sido la ecuación mental que lo lleva, incluso hoy, a resolver su cotidianidad a partir de este juego exigente, individual y, para algunos, elitista. 

“Para mí el tenis es un karma. Pensé que al terminar de jugar iba a hacer poco con el tenis pero aquí estoy comentando este deporte”, dice Nicolás Pereira quien nació en el Salto, Uruguay, pero que desde 1987 optó por representar a Venezuela en los certámenes tenísticos más importantes del planeta. Ahora sigue portando los colores de su bandera, pero a través de la labor en los medios de comunicación, un ejercicio que comenzó en 2001 y que realiza de manera ininterrumpida.

Pereira, quien cabalgó hasta posicionarse en el puesto 74 del ranking de la ATP, cree que los tenistas, en plena actividad o en buen retiro, tienen una cabeza distinta y que su principal característica es una perseverancia mental digna de admirar. Lo que hace que un atleta tenga fortuna es el tipo de decisiones que es capaz de tomar cuando está llevado al extremo en un partido. El tenista mira para un lado y está solo; y ese panorama se reproduce en el lado opuesto.   

“Este es un deporte individual, no tiene cambios y eso hace que este tipo de atletas seamos especiales. Odiamos perder y esa es una necesidad básica que nunca he dejado de tener en cuenta. La experiencia de conocer la cancha en su esencia, la posibilidad de identificar sus secretos, es lo que me hace distinto cuando comento tenis en los medios masivos de comunicación. Por eso pienso que el público me cree”.   

Para Nicolás Pereira el cambio más grande que ha tenido el deporte blanco desde los años de su ejecución hasta ahora que lo disfruta y lo padece desde afuera, es el conocimiento de las personalidades de los atletas. Ya a los deportistas no se les ve tanto como personajes inalcanzables. En la actualidad, al público le gusta saber qué hacen por fuera de la cancha y, ojalá, la respuesta esté correspondida con sus actitudes en plena competencia.

“Por el lado tecnológico creo que el principal cambio ahora que comento tenis es el ojo de halcón porque hoy se ven muchas más canchas que antes. En este momento hay muchos jugadores nuevos, que no son los mejores pero que resultan ser la referencia para los jóvenes. Además, me parece que el tenis tiene que hacer una labor de ilustrar para llegar a un público más amplio”, comenta Pereira quien representó a Venezuela en los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996.

Las nueve Copa Davis en la que participó como jugador activo le han sido muy útiles al comentarista porque de ahí ha sacado las anécdotas más sensibles para hacer del tenis un bien común, una propuesta más colectiva y que está al alcance de cualquier persona que esté interesada en su desarrollo.   

“Ahora podemos ver más partidos. En mi época estaba mi entrenador en la línea con una libreta anotando cuántos saques fallaba en cada partido, ahora el detalle es tal que ayuda a mejorar la táctica. En esta época hay gente muy estudiosa, que busca estadísticas y son muy metódicos”, concluye Nicolás Pereira quien piensa que en el tenis no solo prima el color blanco porque en las canchas reina la multiplicidad de tonos.  

* El periodista entrevistó a Nicolás Pereira en Nueva York en una invitación realizada por ESPN.