Lo que pasa durante el sexo

Los lunes a las 7 de la noche, HBO mostrará la vida de William Masters y Virginia Johnson, los científicos que investigaron la sexualidad humana en la década del 50.

El elenco de ‘Master of sex’, la nueva serie de HBO, que se estrenó anoche. / Cortesía HBO

Hablar de sexo ha sido un tabú durante muchas décadas, pero hablar de sexo en los años 50 era algo extraordinario y estudiarlo era considerado escandaloso.

A eso fue lo que se dedicaron William Masters y Virginia Johnson. Investigaron científicamente la sexualidad humana, un controversial estudio que quedó plasmado en varios documentos y que dio lugar para que Thomas Maier escribiera el libro Masters of sex: the life and times, que ahora es retomado por HBO, en una nueva serie que comenzó a emitirse en Latinoamérica ayer lunes.

Michael Sheen y Lizzy Caplan son los encargados de personificar a los investigadores. Él es un ginecólogo y obstetra que ha visto todo sobre el sexo, que se ha ocultado tras los armarios de las prostitutas y que con reloj en mano ha contabilizado el tiempo exacto que lleva a cada hombre lograr un orgasmo.

Caplan es la encargada de interpretar a la bella Virginia, una joven que estudiaba música hasta que su matrimonio se interpuso y nunca logró graduarse, en una época en la que aún se decía que la mujer debía estar en la casa. Esta madre soltera a cargo de dos hijos pequeños comienza su búsqueda por un trabajo permanente y llega a la clínica, donde logra ser la asistente del doctor William Masters, para luego convertirse en su mano derecha durante toda la investigación.

El doctor Masters pudo ser el hombre que más conoció la intimidad de las mujeres en una época en la que aún las parejas omitían hablar del tema. Él mismo no se atrevía a compartir la cama con su esposa. Sin embargo, durante toda la serie repite que “la confianza es la clave para el sexo”.

Es un médico exitoso, que sabe todo sobre el sexo y quiere conformar una familia. Lleva dos años intentando, con su esposa, tener hijos. Durante varias noches practican todas las posiciones posibles para lograr la anhelada concepción de su mujer, pero no lo logran. Este ginecólogo guarda un gran secreto, que no comparte con nadie: no se atreva a confesar que es estéril.

Master of sex es una serie que promete contar todo lo que no se ha dicho sobre el comportamiento humano durante aquellos momentos de placer. Muestra experimentos que van desde observar la reacción de las parejas viendo revistas pornográficas, hasta detallar con sensores electrónicos cada emoción durante una relación sexual; desde la primera caricia hasta que deciden levantarse de la cama. Se introduce en eternas discusiones para lograr definir qué siente cada persona durante una relación sexual, y se enfrasca en candentes debates que ayuden a determinar por qué las mujeres piensan que el sexo y el amor son lo mismo, y los hombres no. El programa entrevista a varias mujeres, y busca conocer las rutinas de las prostitutas para intentar descifrar por qué las mujeres fingen un orgasmo, y llega a concluir que esa es la manera más exitosa para llegar a un clímax más rápido.

Durante el International Press Junket de la serie, El Espectador habló con los dos actores, quienes coinciden en que preparar estos personajes no fue fácil y que para lograr las escenas indicadas fue necesario leer el libro antes de comenzar a grabar.

Con su vestido blanco estampado con unas flores de colores, acordes al verano californiano, Lizzy Caplan afirma que este fue un gran trabajo, habla de su admiración hacia su compañero de escena, Michael Sheen, y muestra su respeto por todo lo que aprendió de él.

Reconoce que Virginia Johnson, la mujer que personifica, sacrificó una vida feliz por dedicarse a ser una excelente profesional. Que a pesar de todas las críticas de la sociedad, decidió estudiar en la Facultad de Sociología y apoyar el estudio que prometía revolucionar la época, una investigación que para las mujeres de la época nunca se vería seria y sí parecería pervertida, pero que le dio paso a esta fascinante historia. Confiesa que este guión es uno de los más espectaculares que ha leído durante su carrera.

Caplan admite que aunque no sabe cómo vaya a percibir la gente esta nueva serie, espera que sea de buena manera. “Si usted ve a un hombre teniendo sexo con muchas mujeres, piensa una cosa; pero si es una mujer la que está con muchos hombres, va a pensar una totalmente distinta, por lo general mala”.

Por su parte, Michael Sheen afirma que estos dos científicos realizaron una gran labor, “permanecieron por la misma línea y, a pesar de que les querían quitar el apoyo, de los rechazos dentro del mismo hospital y las críticas de los colegas, persistieron y lo lograron”. Y agrega que fue un gran reto personal, porque el doctor Masters siempre se mantuvo en su teoría, para explicar que a lo que se dedicaba era de verdad ciencia y siempre se sostuvo en explicar que este estudio sería revolucionario y sería el futuro. Por ello se atrevió a decir que si no lo apoyaban, buscaría otro hospital en el que sí creyeran en sus experimentos.

En lo profesional sostiene que fue un trabajo grandioso, pero que mientras lo realizaba sentía miedo de no saber cómo quedaría, y a la reacción de la gente, debido a que la diferencia que encuentra entre la televisión y el cine es la percepción de los televidentes, que deciden si lo seguirán viendo o no.

Quedan 11 capítulos para sumergirse en la investigación del siglo pasado que quiso mostrar qué pasaba tanto en el hombre como en la mujer en cada segundo de una relación sexual. Y comprobar la teoría del doctor William Masters: “ Estudiar la sexualidad es estudiar el comienzo de toda la vida”.

 

 

 

cgonzalez@elespectador.com

 

*Este viaje fue posible por una invitación de HBO.