Ping Pong en torno al tenis

Eduardo Varela y José Luis Clerc, dos de las voces de autoridad de ESPN, reflexionan sobre el denominado deporte blanco, tal vez el tema favorito de esta dupla. El primero hace un saque contundente, mientras que el segundo le responde de revés.

José Luis Clerc (Batata), de Argentina; y Eduardo Varela, de México; acaban de comentar el Us Open 2017.Cortesía ESPN

Eduardo Varela (Lalo): Yo me enamoré del tenis a partir de que vi jugar al sueco Bjön Borg. Más tarde llegó a mi vida John McEnroe. Aunque disfruté a Borg dos años nada más, me cautivó creo que de la misma manera en la que conquistó a muchas generaciones Maradona. Lo que recuerdo es que era un caballero y no discutía nunca. Era un jugador distinto.

José Luis Clerc (Batata): Claro. Yo, por ejemplo, hice gran parte de mi carrera en Chile porque a los quince años conocí a quien fue mi entrenador Patricio Rodríguez. La diferencia del jugador Ton Ten, como Borg o como McEnroe, que logra permanecer en los primeros lugares, es que tiene una mentalidad especial porque es capaz de jugar parejo casi todo el partido. Muy de vez en cuando baja y ahí es cuando decimos que le abrió la puerta al rival para cambiar el partido.

Lalo: Así es, claro que yo después también me fijé en las figuras locales de México, mi país, y encontré a Raúl Ramírez. Ahí ya me quedé en las canchas para siempre.

Batata: En mi país, yo siempre fui 4 o 5, nunca fui 1 o 2. Hoy tengo 59 años pero a los 12 años perdí un partido y recibí la palmada de mi entrenador después de caer 7-5 en el tercer juego con el número 1 de mi categoría. Entonces busqué a mi entrenador, iba ancho por el buen partido que había ofrecido. Él me preguntó: “¿Cómo saliste, Batata?”. Yo le respondí: “Perdí 7-5 en el tercero, profe”. Y mi entrenador me golpeó la espalda y me dijo: “Perdiste, Pibe”. Eso me ayudó mucho en mi carrera tenística.

Lalo: Está muy claro. Lo que uno tiene que aprender del tenis es que cuando te va muy bien, no te puedes sentir Dios; pero no eres el peor si en una jornada pierdes. Eso es lo que yo he aprendido del tenis. No hay que tomarse las cosas tan en serio.

Batata: Como uno es dentro de la cancha, así debe ser en la vida diaria. La palabra fundamental dentro del tenis para mí es: “soñar”. Yo vengo de una clase baja y he ido cumpliendo mis metas. Cuando era niño me paraba frente a la puerta del Club Francés pensando en que quería jugar ahí; y antes de llegar a la mayoría de edad, ya estaba disputando finales en las cachas de ese lugar.

 Lalo: La gran ventaja del tenis es que puede ser un deporte que no practican muchos jugadores y se puede explotar la personalidad de cada uno. Ahora me voy a contradecir porque así cómo me gustaba el señorío de Borg, porque nunca reaccionaba ni al perder ni al ganar, ahora que estoy más grande o mucho más grande, puedo decir que lo que busco en los atletas es que exhiban sus personalidades sin tapujos.

Batata: Lo que pasa es que el tenista es un tipo especial, somos especiales porque estamos ahí solos en la cancha. A veces no hay ganas de entrenar pero toca hacerlo. Todos los seres humanos hacemos sacrificios, pero cuando uno escoge ser deportista de élite en una actividad individual, los riesgos son mayores. Cuando uno gana, el público lo pone arriba; pero uno pierde un par de veces, y ya es el peor.

Lalo: Pierdes y te sacrifican, ganas y llegas a seducir. Federer, por ejemplo, seduce con su variedad de juego. Con revés, con el servicio, cuando se aproxima a la red a definir juegos. Es muy versátil y eso hace que este deporte, que se practica en todo el mundo, sea tan rico de ver.

Batata: Yo desde hace más de 30 años me dedico a la docencia y desde entonces lo primero que les enseño a mis estudiantes es aprender a perder. No a ganar. Perdiendo uno se vuelve reflexivo.

Lalo: Ahora yo reflexiono y digo: si existieran dos o tres Juan Martín del Potro en Latinoamérica, eso haría que el espectáculo tuviera mucha más riqueza.

Batata: Ahí hay que dejar claro que en Latinoamérica y en todo el mundo, quienes dejamos los pantalones cortos seguimos pensando en el tenis siempre.  

* El periodista entrevistó a los personajes en Nueva York en una invitación realizada por ESPN.