"Pucheros", el éxito detrás de "Las Hermanitas Calle"

César Augusto Betancur, un paisa, más paisa que la arepa, y trovador en sus comienzos, fue el guionista, libretista y creador de la idea de la exitosa novela.

César Augusto Betancur, guionista y libretista.Luis Ángel / El Espectador

El lunes de esta semana miles de colombianos lloramos al frente de la pantalla del televisor. La muerte de Nelly Calle y la conmovedora despedida con su inseparable hermana Fabiola y su mamá, doña Tulia Araque, nos hizo estremecer. Así fue el final de la exitosa novela “Las Hermanitas Calle” del Canal Caracol, que terminó como la número uno en el raiting.

La historia fue, ni más ni menos, la vida (adaptada para televisión) del popular dúo de música carrilera, conformado inicialmente por las hermanas Fabiola y Nelly Calle. Ambas nacieron en el municipio de Ciudad Bolívar, Antioquia. La primera el 4 de diciembre de 1955, y la segunda el 4 de noviembre de 1959. Efectivamente, como en el final de la novela, el 27 de febrero del año 2003 falleció Nelly, a causa de un cáncer.

Pues resulta que detrás de esta historia, de la idea original, de los libretos y los guiones de esta exitosa novela, está César Augusto Betancur, un paisa, más paisa que la arepa, nacido hace 48 años en Frontino (Antioquia), más conocido como  “Pucheros”, sí, su sobrenombre en sus años como trovador. Y de los buenos. Ganó dos festivales nacionales y cinco veces fue el Rey de Reyes.

Hijo de Leonel y Morelia, maestros en Antioquia, cuando cumplió cinco años se fue con su familia a vivir a Medellín e ingresó al colegio Gilberto Alzate Avendaño. “Durante esos años me empezó a interesar todo lo relacionado con lo artístico, más específicamente con la trova, que era muy común  en esa zona”, cuenta su acento, claro paisa.

Poco a poco me fue gustando y ya empecé presentarme en festivales. Fui mejorando con el paso del tiempo y  gané los festivales más importantes de Antioquia a una edad muy corta. En el mundo de la trova me conocí con Vargas Vil, que tenía un programa en Caracol Radio que se llamaba “el Manicomio de Vargas Vil” y ahí empecé a trabajar con  Jhon Jairo Pérez y “El Ciego Duque”. A partir de ese momento inicié escribiendo algunos versos musicales y le fui añadiendo prosa. Hasta que el programa llegó a ser tan exitoso, que se convirtió en un show, nos llamaban de distintas ciudades,  para hacer presentaciones”, recuerda.

Por la circunstancia de lo que  exigían las presentaciones se volvió libretista de humor. Después dirigió un programa que se llamaba la Zaranda, de RCN. “Estando ahí me conocí con Dago García e hicimos una película que se llama “Infraganti”. Después él me propuso enseñarme a hacer dramatizados en el Canal Caracol y ya  llevo 10 años”.

César Augusto empezó haciendo diálogos en  la telenovelaLa Ex”, después trabajó para “Destinos Cruzados” y las “Las Profesionales”.

“La primera en la que trabajé yo solo se llamó “Muñoz vale por dos” y me fue muy bien. Después hice una que fue “El Encantador”, a que le fue muy mal y la sacaron del aire. Fue muy duro, pensé que no servía para eso”, cuenta Betancur.

Después hizo “¿Quién amará a María? y luego llegó el exitoso seriado “La Selección”, “que fue una producción que ganó muchos premios y fue la más vista en 2013, en la que  trabajé con Perla Ramírez y Juan Andrés Granados”.

¿Cómo nació la idea de Las Hermanitas  Calle?

Yo tengo un amigo, incluso paisano, que se llama Alirio López, que en la serie se llamó Alirio Gómez. Él es dueño de un estadero que se llama “El Portal de la Antigua” acá en Bogotá,que es un lugar que frecuento mucho.  Y cada vez que iba, él me insistía en hacer la historia. Ya llevaba muchos años insistiéndome y un día con tiempo me contó cómo era cada una y me llamó la atención lo diferentes que eran. Nelly, tomadora de aguardiente, ruidosa, muy generosa con el dinero, y Fabiola en cambio muy tímida, religiosa, recatada, pero juntas lideraban un proyecto muy interesante.  Apenas la propuse al canal la aprobó.

¿Pero al comienzo no tuvo mucho éxito?

Cuando se estaba promocionando era muy criticada porque la gente no sabía el trasfondo de su historia, llena de perseverancia, de triunfos y de esfuerzos. Después cuando salió, la gente se empezó a enamorar de los personajes y al final muchos me escribieron tristes porque la novela se acabó.

¿Por qué cree que gustó tanto la novela, hasta llegar al punto de las lágrimas?

La historia era muy sólida pero  un gran mérito lo tiene el elenco. Por ejemplo, el malo de la serie que tiene un poco de gracioso, de frustrado, fue una gran interpretación.

¿Qué significa para usted, tener un pasado exitoso en la trova y ahora como libretista?

Para mí la trova fue un camino que me abrió muchas puertas en la radio y en la televisión, y me dio ese repentismo que se necesita para trabajar en la  televisión. Y fue una satisfacción  muy grande el ver que un proyecto en el que se trabajó mucho, tuviera tanto éxito y sobre todo ver el cariño de la gente por los personajes y la historia.

¿En twitter publicó que su hija se alegró por verlo llorar de alegría?

Sí, la verdad los dos últimos capítulos fueron muy conmovedores con las despedidas de las hermanitas y la mamá, me generó mucha emoción y al mismo tiempo ver la reacción de la gente en las redes  me hicieron chillar.  Y mi hija me dijo “es la primera vez que lo veo chillar”.

¿Para usted “Las Hermanitas Calle” son como un hijo más?

No tuvieron tanto rating como “La Selección” pero vi un sentimiento de conexión general del público, de cariño, no solo hacia mí sino a la historia. Me llamaban profesores, amigos, vecinos que me expresaban su admiración.

¿Qué se necesita para triunfar como libretista?

Hay que tener un caparazón de gurre, porque uno se da unos totazos que lo tiran al suelo y hay que aprender a reponerse rápido de los golpes. La clave es persistir, no existe alguien en televisión que haya hecho solo éxitos.

¿Qué proyectos se vienen?

Estoy descansando un poco. La verdad yo he tenido mucha suerte en la vida y he logrado cumplir las metas y los objetivos que me he propuesto tanto como trovador y como libretista. De pronto me gustaría hacer una película, porque ya hice teatro. De hecho, tengo un estreno en el teatro  La Castellana, una comedia que hice con Dago García que se llama “Hay un complot” y tiene un súper elenco. Se estrena el 31 de marzo.

¿Qué significa en su vida
“Las Hermanitas Calle”?

El triunfo es de ellas porque lo que realmente logró cautivar fue la importancia de ellas en el género popular. Con la novela pasó un fenómeno parecido al de sus carreras. Primero rechazo y después gran acogimiento. Las “Hermanitas Calle” volvieron a triunfar.

Mientras llegan sus nuevo proyectos, “Pucheros” descansa en su casa, junto con su esposa Beatriz Valencia, y sus tres hijos: David, de 26 años; Simón, de 16, y Juanita de 13.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Redacción al desnudo 21 de agosto de 2018