Protagonizada por Nathan Fillion

“The Rookie”, una serie más que policial

El 14 de noviembre se estrenó en Latinoamérica el programa de NBC, que quiere mostrar el lado más humano de los policías de Los Ángeles. La forma de hacerlo es por medio de un novato de 40 años, Nathan Fillion, quien decide servir como oficial en una edad que se cree que ya es tarde comenzar cualquier proyecto.

La serie “The Rookie” muestra el “body camp” o centro de entrenamiento policial para quienes comienzan su carrera como oficiales. / Fotos: Cortesía NBC

Policía de Los Ángeles. Esa primera imagen al pensar en esas tres palabras es, por lo general, un tipo blanco, de altura y edad mediana, que se encuentra en medio de una persecución por un robo, impartiendo una multa por velocidad o comiendo una dona mientras espera en su patrulla para atender un nuevo caso. Esta impresión es errada en un país donde más de la mitad de la población es femenina, el 15 % de origen inmigrante y más del 12 % es afrodescendiente. (Le puede interesar: Nathan Fillion: “Soy el tipo más suertudo”).

Hay que echarle la culpa a la industria del cine y la televisión por generalizar una imagen que no representa la diversidad de ese país, en el que las comunidades no blancas siguen luchando por un espacio en la política, en las artes, en el deporte y en cualquier otro escenario posible. Vale con analizar los resultados de las pasadas MidTerms para entender los movimientos sociales dentro de Estados Unidos que buscan representación en el Congreso. Senadores y representantes mujeres, de origen latino, africano y asiático, con orientaciones sexuales diversas. Esa última palabra es el principal atributo de esa nación.

Para destipificar esos estereotipos del policía blanco y joven, producciones como las The Rookie de NBC, ayudan a la construcción de esas nuevas narrativas que necesita escribir Estados Unidos para que el mundo entero las lea. La serie le sigue el rastro a John Nolan, un veterano de más de 40 años que, tras terminar su matrimonio, se encuentra en un momento de su vida en el que busca reconocimiento, ser importante para algo más allá que la institución de la familia. Estar en medio de un robo y sentir que podía ayudar a las personas con su valentía lo alentaron a dar el primer paso de un sueño que tenía desde hace años: hacer parte del Departamento de Policía de Los Ángeles.

Nolan, interpretado por el canadiense Nathan Fillion, quien es reconocido por su papel protagónico en la serie Castle, asume en su nuevo rol ser el novato más viejo entre sus compañeros de formación policial y el de ser cuestionado por una decisión que, supuestamente, fue guiada por las circunstancias en las que se encontraba tras la ruptura de su matrimonio. Su experiencia en la vida le muestra a los demás oficiales una nueva mirada, más humana, con la que es posible enfrentarse ante las situaciones que les ocurren en el día a día.

Esa figura, dada a la interlocución y a lo paternal, lo acercan, poco a poco, a un equipo de trabajo que representa la diversidad de una ciudad como Los Ángeles y de un país como Estados Unidos. Policías negros, mujeres, de origen latino y asiático, que solo esperan, al finalizar su jornada de trabajo, regresar sanos y salvos a sus hogares, junto a sus familias.

Esa diversidad a la que tanto apela la serie es la que trata de ilustrar los relatos personales de cada uno de los protagonistas; la misma que, desde su concepción, el productor, Alexi Hawley, junto a Nathan Fillion y el resto de guionistas han buscado imprimirle a cada capítulo la realidad que vivencian los policías: hombres y mujeres, con pasado y futuro, con sueños y miedos, con tiempos intermedios durante su trabajo, en los que se habla de la vida misma. “No es un show de policías, sino de personajes siendo policías”, manifestó Afton Williamson, quien interpreta a Talia Bishop, compañera de patrulla de John Nolan, al momento de describir la producción.

Esa propuesta de un programa, sin siquiera haber leído un guion, en el que además se hace énfasis en las segundas oportunidades, en los nuevos fenómenos culturales alrededor del divorcio o búsqueda de un nuevo trabajo, fue lo que impulsó a Nathan Fillion a aceptar el papel protagónico.

“Nuestro programa de policías cuenta la historia de un hombre que empieza de nuevo. Él está divorciado, no es más un esposo, no es más una figura paternal, su hijo se fue para la universidad, el trabajo que tenía ya no es una necesidad porque no hay familia, ese trabajo no es más su sueño. Entonces ¿cuál es su sueño? ¿qué es lo que quiere? Empieza un poco tarde en la vida, pero eso está bien y eso es lo que queremos mostrar”, explica Fillion.

The Rookie, que se estrenó el pasado 14 de noviembre en Latinoamérica, a través del canal Universal TV todos los miércoles a las 8:00 p.m., muestra esa cara no vista de los cuerpos de policía de Estados Unidos, de los oficiales que se entrenan y se preparan en un centro especializado, de los que se enamoran entre sí, de los que hablan español en una ciudad con más de cuatro millones de hispanohablantes, de los que llegan tarde a ser policías, de los que son dirigidos por una mujer fuerte, de los que no olvidan, pese a su oficio, ser humanos con el trato, con el dolor ajeno y la tragedia.

*La periodista viajó a Los Ángeles por invitación de NBC.