Disponible en Movistar Play

Ruido capital: los sonidos de Bogotá

Noticias destacadas de Medios

La serie narra cómo en los años 90, cuando el país estaba sumergido en medio del caos social, político y económico, una generación encontró en la música un nuevo propósito para vivir y seguir adelante.

¿Cómo era Bogotá, no solo en lo político, social o económico, sino en lo artístico, en los años 90? Esta es la pregunta que intenta responder el productor Mauricio Leiva-Cock, junto a los directores Ana Katz y Pablo Stoll, en la primera serie original de Movistar Play para Colombia: Ruido capital.  (Le recomendamos: Paco León: “Bogotá en los 90 era maravillosa”).

La producción, que consta de seis capítulos, narra cómo en medio del narcotráfico y asesinato a líderes sociales y candidatos presidenciales, una generación, que no podía jugar en la calle por temor, encontró en la música una escapatoria a la cruel realidad de la época. La fría, desorganizada e indiferente Bogotá por fin se convertía en la capital cultural del país, la cuna de los artistas, bohemios y soñadores.

De acuerdo con Mauricio Leiva-Cock, el eje transversal de esta historia es la música porque las personas, en su mayoría, encontraban un respiro y una nueva manera de ver la vida en medio del caos.

La serie explica cómo la música, o las artes, son un vehículo para afrontar esos momentos de violencia, cómo la cultura es la mejor manera para confrontar la violencia que hemos vivido y de alguna manera seguimos viviendo. Unos jóvenes encontrando en la música una manera para enfrentar la realidad bogotana en los 90”, dice el productor.

De la mano de bandas como Aterciopelados, 1280 Almas, La Derecha, Mano Negra, Todos tus muertos, The Clash y La Etnnia, Simón Cuervo (Jerónimo Aguilar) y Valentina León (Oriana Casas) buscan abrir su propio camino y rebelarse contra una sociedad que no los deja ser libres. 

“Es darle ese tributo a todo ese sonido que se estaba generando en ese momento histórico, que aunque pudo ser doloroso, sembró todas las semillas de todo lo que surgió ahí”, agrega Leiva-Cock.

Los personajes de Aguilar y Casas encuentran en la música la solución a sus problemas. Los dos están cansados del entorno en el que les tocó vivir e, influenciados bajo los sonidos capitalinos, crean Los Rotos, una banda para incursionar y explorar en esta esfera musical.

Siempre he tenido esa curiosidad por el pasado, saber cómo se comportaban las personas de antes, cómo operaba la sociedad en estos tiempos y eso lo pude vivir a flor de piel mientras trabaja en la serie”, comenta Aguilar al hacer una relación entre su personaje y la música.

Los 90 marcaron por completo, no solo a Bogotá, sino a Colombia. Fue una época de temor y zozobra, en la que el arte fue el principal aliado de los colombianos. “La música y la cultura son los vehículos para confrontar nuestra realidad. El medio artístico es la mejor manera para cuestionarnos sobre nuestro pasado, presente y futuro”, explica Leiva-Cock, quien tomó como referencia creativa a sus amigos y familiares de la época para crear a los personajes de la serie.

Ruido capital, que está saliendo en el momento donde Bogotá está más callada que nunca, nos ayuda a conectarnos con esa nostalgia del pasado: los primeros amores, los sonidos de antes, los amigos del colegio, las fiestas y salidas.

“Los 90 y la tormenta
La memoria me revienta
La vida herida
La muerte en la esquina
Que el miedo no me impida
Intensidad ebullía
Todo menos aburrida”,
dice la canción que Aterciopelados hizo para la serie.

Comparte en redes: