La serie de HBO llega en 2019 a su octava y última temporada

“Seré Liam ‘Game of Thrones’ Cunningham por el resto de mi vida”

El actor irlandés que le da vida a Ser Davos Seaworth habló con El Espectador sobre sus comienzos como electricista y asegura que nunca se ha dejado seducir por las luces de Los Ángeles.

La estrella irlandesa Liam Cunningham dice que su personaje de Ser Davos Seaworth, en “Game of Thones”, es el hombre que le gustaría ser. / Cortesía HBO
Liam Cunningham es uno de los protagonistas de la serie "Game of Thrones".Cortesía HBO

Liam Cunningham parece tener una relación muy cercana con Ser Davos Seaworth de Game of Thrones, un papel que ha desempeñado desde 2012. En entrevista con El Espectador, el actor habló sobre la última temporada de la serie y dijo: “Él es el hombre que me gustaría ser. Lo extrañaré mucho”.

Además, opinó que haber trabajado para esta propuesta fue un honor. Sin embargo, está seguro de que siempre será conocido como el hombre que se desempeñó como Ser Davos Seaworth. “Seré conocido como Liam Game of Thrones Cunningham por el resto de mi vida. Tendré que afeitarme la barba y asumir muchos roles”.

Recordó que en una oportunidad estaba en São Paulo y se encontró con los fanáticos de la serie. “Se transformaron en maniquíes cuando nos vieron, incluso una chica se puso a llorar, a otra fanática tuvimos que agarrarla antes de que cayera al suelo. Ojalá la vida real fuera así”.

Cunningham nació en East Wall, un área en la ciudad de Dublín, Irlanda. Creció en Kilmore West con sus tres hermanas y un hermano. A los 13 años quería ganar dinero y empezó a trabajar como camarero en Dooley’s en Dorset Street (conocido también como Red Parrot). Cuando tenía 15 años abandonó la secundaria para desempeñarse como electricista.

Su padre era portuario y conductor de grúa, así que sus recursos económicos eran muy modestos. Cunningham agregó durante la entrevista que su abuelo William trabajó en los muelles y se rompió la espalda en un accidente laboral.

La vida del actor realmente cambió en la década del 80. Se mudó a Zimbabue durante tres años y medio cuando se tomó la licencia de la empresa ESB, donde trabajó como electricista, y empezó a servir para la Comisión de Suministro de Electricidad en África.

En ese entonces tenía 22 años y nunca había viajado en avión. “Había estado en Escocia. Eso fue lo más lejos que fui… pero en una moto”. Manifestó que gracias a su vida en África fue que optó por la actuación como estilo de vida.

Liam Cunningham le contó a Barry Egan en una entrevista lo siguiente sobre su vida privada y su matrimonio con Colette: “Me casé con ella porque no podía llevarla a mi hogar solo como mi novia. No le darían una visa. Estaba muy enamorado, no quería irme sin ella... Emigré y me casé en el transcurso de tres semanas, en 1984”.

Todavía están casados y toda su vida juntos han habitado la misma casa en Killester, Irlanda. Nunca se han dejado seducir por las luces brillantes de Los Ángeles, ni siquiera cuando Game of Thrones lo convirtió en una estrella mundial. “L.A. (Los Ángeles) es la fábrica. No quiero vivir en la fábrica. También me gustan las estaciones”.

Cómo se volvió actor

Cuando Liam Cunningham regresó de Zimbabue decidió que ser electricista no era lo que quería hacer siempre. Tomó clases de actuación y empezó a trabajar en su teatro local. Uno de sus primeros empleos fue en Tricycle Theatre en Kilburn, Londres, en la obra Studs.

Su primera apariencia en televisión fue en 1993 en A Handful of Stars cuando la BBC optó grabar esta obra teatral con todo el elenco del Bush Theatre, Londres. Desde entonces, Cunningham ha ganado dos veces premios del cine y la televisión de Irlanda (IFTA). El primero lo obtuvo en 2006 por mejor actor de reparto en The Wind That Shakes the Barley, una película de guerra, y el segundo fue en 2008 por Hunger, de nuevo como mejor actor de reparto. En 2012 ganó un premio BAFTA por el cortometraje Pitch Black Heist que lo compartió con Michael Fassbender, un reconocido actor alemán.

Su actualidad

Cunningham le explicó a El Espectador la importancia de su personaje de Ser Davos: “Hay tanta ambigüedad moral en Game of Thrones. De una forma, siento que representa al público, cuando las cosas comienzan a desentrañarse, él entra y dice algo importante”.

El actor cree que Ser Davos es una brújula moral y un hombre honorable. Tal vez por eso el protagonista fue a Sudán con World Vision para conocer su realidad social y luego explicársela bien al resto del mundo. Durante su viaje habló con las personas que habían huido de sus hogares debido a la guerra civil y que estaban viviendo en los campos de refugiados. Todos esos testimonios lo estremecieron.

En 2016 contribuyó para que Irlanda hiciera más para ayudar a los millones de personas desplazadas por la guerra en Siria, manifestando que algunos comportamientos de su país eran una vergüenza. “Hace poco tiempo, en este país (Irlanda) había una hambruna, y había un millón y medio de refugiados… si Estados Unidos nos hubiera tratado como tratamos a los sirios, ¿dónde estaríamos ahora?”, dijo en su momento.

En cuanto a sus más recientes proyectos actorales, nos adelantó su participación en The Hot Zone, una producción grabada en Sudáfrica con Julianna Margulies y que aborda la crisis del ébola. Ahora nos preguntamos si a su madre, Kathleen, de 86 años, le gustará este programa estadunidense y si podrá identificar a su Liam Cunningham, a quien todo el mundo conoce como “el de Game of Thrones”.

845284

2019-03-16T21:00:00-05:00

article

2019-03-16T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Natasha Pentin

Medios

“Seré Liam ‘Game of Thrones’ Cunningham por el resto de mi vida”

73

5474

5547

 

últimas noticias

La patria que se perdió por Eta