Sofía Vergara se queja del exceso de trabajo

La actriz no ha podido disfrutar de la noche de Halloween por culpa del exigente calendario de 'Modern Family'.

Sofía Vergara.AFP

El hecho de ser la actriz mejor pagada de la televisión no implica para Sofía Vergara una vida llena de comodidades, como ella misma ha confesado al compartir públicamente cómo sus planes de Halloween se vieron claramente afectados por la obligación de levantarse a las cinco de la mañana para grabar los nuevos capítulos de 'Modern Family'. Visiblemente molesta por su apretada agenda laboral, la estrella colombiana no dudó en asegurar a sus seguidores de Twitter que habrá que esperar al próximo año para verla enfundada en un terrorífico disfraz.

"Este año no habrá fiesta de Halloween para mí. Me tengo que levantar a las cinco de la mañana para volver al set de grabación de 'Modern Family'. Por lo menos Manolo [su hijo] ya está preparado para un feliz Halloween", escribió la diva televisiva en su perfil de la red social.

A diferencia de las largas y relajantes vacaciones en Grecia que definieron su idílico verano hace unos meses, en la recta final del año 2013 Sofía Vergara ha decidido incrementar el ritmo de trabajo para asegurar su envidiable posición en el mundo del espectáculo y, sobre todo, para aumentar notablemente un patrimonio que le permitirá vivir cómodamente tras la jubilación.

"Este año, reconozco que tengo que ser ambiciosa e incluso dejarme llevar un poco por la codicia. Me he metido en un montón de proyectos y sigo adelante con las grabaciones de la serie ['Modern Family'], lo que puede ser bastante extenuante a pesar de que estoy totalmente comprometida con todo ello. Tengo 41 años y necesito trabajar mucho para poder ahorrar y asegurarme un futuro tranquilizador para mí y mi familia. Lo que tengo claro es que dentro de 10 años no voy a estar trabajando tan duro como lo estoy haciendo ahora", explicaba la simpática intérprete al diario USA Today.

Entre esos planes de futuro se encuentra la esperada boda que protagonizará el año que viene junto a su prometido, el empresario Nick Loeb, un evento lleno de emotividad del que, por el momento, la actriz solo ha decidido quién se encargará de confeccionar su vestido de novia.

"Todavía no sé cuándo me voy a casar, pero el día en que eso ocurra tengo que ir vestida de Vera Wang, eso lo tengo claro. Elegir el vestido va a ser lo más fácil cuando nos pongamos a preparar la boda. Lo más difícil de todo viene después, ya que cada aspecto de la ceremonia nos va a llevar mucho tiempo. Por eso hemos decidido tomarnos las cosas con calma y disfrutar de todo el proceso", revelaba vergara a la revista People.