La televisión pública tiene que estar en La Habana: Hollman Morris

El periodista hizo un llamado a los ministerios de Cultura y Comunicación para definir el rol de la televisión pública de cara a la consolidación de la paz y al postconflicto.

Hollman Morris. /Luis Ángel

¿Qué balance hace de Canal Capital desde que lo recibió hasta ahora?

Encontramos el canal, técnicamente, muy alejado de los demás canales públicos. Conservaba una tecnología en betacam, cuando todos ya estaban en digital. Hoy podemos decir que el canal cuenta con toda una operación digital, que tiene 16 salas de edición propia, pero lo más importante, que el 80% de nuestra programación es hecha aquí. Estamos subcontratando muy poco. Nos reafirmamos en decir que canal Capital está liderando la televisión pública y somos convencidos que el canal que está haciendo la diferencia hoy, en televisión pública, es Canal Capital.

¿Cómo nota el rol de la tv pública en relación al papel que está desempeñando canal Capital?

No me quiero comparar. Cada televisión pública obedece a unos compromisos regionales, con gobernadores. No tengo que estar pensando en varios departamentos como puede ser el caso de Telecaribe, por ejemplo. Pero sí creo que Canal Capital está liderando esa apuesta, al hacer el concierto de Paul McCartney y demostrar que la televisión pública sí tiene un papel en la democratización de la cultura, que tiene que estar presente en el proceso de paz…

A propósito de ese punto, entrevistó a Pablo Catatumbo e Iván Márquez, ¿qué nuevo discurso encontró allí? ¿Qué quedó de esa visita?

Observé una voluntad profunda, como nunca antes, de no levantarse de la mesa. De no desperdiciar este momento histórico. También escuché el respeto que les tienen a sus interlocutores del gobierno, especialmente al General Mora, cosa que me llamó la atención y me sorprendió. Se ha construido, en medio de las diferencias. Creo que se va por buen camino.


¿Y qué les dice a quienes critican las visitas de periodistas y oros políticos que no están oficialmente autorizados para ir a La Habana?

Ante todo soy periodista y un periodista en la Habana está haciendo periodismo. Porque tenemos la responsabilidad de cubrir el proceso de paz. No se pueden vetar protagonistas de la historia ni de la sociedad. No concibo que en este momento de la historia del país, frente a la dimensión del proceso de paz, -que nos puede determinar el futuro-, los periodistas y menos la televisión pública, se sustraigan de mostrar lo que pasa en la Habana.

¿Pero usted fue con previa autorización o por su cuenta?

Le pedí permiso a la junta directiva de Canal Capital para salir. Pero es que yo soy gerente y periodista y mal haría en prohibir que se cubran estos temas. Canal capital va a seguir abriéndole las puertas a la paz, no de una manera episódica, sino con análisis, de fondo. E invito a toda la televisión pública para que lo haga.

¿Y los medios de comunicación privados cómo están ejerciendo su función de cara al proceso de paz?

Creo que se está realizando un cubrimiento episódico, muchas veces de veto a los protagonistas del proceso. Esa no es la función del periodismo. Pero no podemos olvidarnos de que, por ejemplo, la televisión privada corresponde a otros intereses, al lucro. Entonces frente a eso, debemos fortalecer la televisión pública. Sustraernos, negarnos, es autocensurarnos, pero sobre todo seguir generando una sociedad mal informada. Les hago un llamado al ministro de Comunicaciones y a la ministra de Cultura para que definamos cuál es el papel de la televisión pública de cara al proceso de paz.

¿Ha pensado en participar políticamente en un cargo de representación?

Por hora no. Mi compromiso actual es consolidar la propuesta progresista de una televisión más humana y liderar, desde aquí, el papel y la función que debe cumplir la televisión pública en un país que afanosamente busca la paz.

¿La Contraloría todavía tiene la lupa y está ejerciendo control constante sobre el Canal?

Lo primero que tengo que decir, es que bienvenido el control. Es sano y parte esencial de la democracia. Tiene una observancia importante sobre el canal y está contribuyendo en la mejoría de los diferentes procesos del canal.

¿En cuanto a contenidos, tienen proyectado algo nuevo?

En este momento estamos en etapa de consolidación, pero no perdemos d3e vista que para el año entrante tenemos nuevos retos. Por ejemplo viene la segunda temporada de Crónicas de un sueño. Estamos en la discusión de si debe ser Colombia años 90, o un dramatizado que nos haga ver cómo será Colombia en el posconflicto. El otro reto es hacer el tercer concierto de la esperanza, proyectado para abril del 2014 para lo que esperamos traer un artista latinoamericano. También estamos proyectando consolidar, para el año entrante, una franja infantil dirigida obviamente a niños, pero enfocada en la pedagogía y en Derechos Humanos.

¿Qué tan cierto es que hay un mal clima laboral en el canal?

No hay un mal clima, yo cambiaria esa afirmación por ‘hay más exigencia laboral’. Y eso se traduce en los logros que hemos tenido. Hoy somos un referente de un tv que promueve y defiende derechos humanos. Fue nominada a tres premios India Catalina. Y claro, eso tiene un nivel de exigencia importante. Hay gente que no se acostumbró a ese nivel.

¿Qué le responde al concejal Marco Fidel Ramírez por las constantes alusiones que hace a su gestión, por ejemplo en la afirmación de que “el canal es usado como arma política de aplastamiento frente a la oposición que se le hace al alcalde Petro?

Le puedo decir que Canal Capital fue reconocido por naciones Unidas como un canal paradigma en el mundo en la promoción y defensa de los Derechos Humanos. Lo dice Naciones Unidas y eso tiene un peso grande.