Un hombre de los medios

El abogado y publicista murió el pasado lunes a causa de un infarto. Fue director de Inravisión, de la Asociación de Diarios Colombianos (Andiarios) y de la Anda.

Carlos Delgado Pereira era más conocido como el presidente ejecutivo y director de la revista de la Asociación Nacional de Anunciantes (Anda), cargos que ocupó desde 1992 hasta su muerte, el pasado lunes, a los 73 años. Delgado estuvo en numerosos puestos desde 1972, buena parte de ellos relacionados con los medios de comunicación.

Fue en ese año que, por encargo del entonces presidente de la República Misael Pastrana Borrero, se convirtió en director de Inravisión. Allí estuvo hasta 1974, año en que finalizó Pastrana su período de gobierno. Su carrera continuó en la Asociación de Diarios Colombianos (Andiarios), que encabezó hasta 1981 como director ejecutivo. Su experiencia como líder gremial ya lo había llevado, antes de involucrarse en los medios, a la Secretaría General del Instituto Colombiano de Seguros Sociales —tras su grado como abogado con especialización en derecho laboral en la Universidad Javeriana— y al mismo cargo en la Alcaldía de Bogotá en 1971.

Luego de su experiencia en Inravisión y Andiarios, y después de pasar algunos años en París, Delgado fue director ejecutivo del Instituto de Ciencia Política (del que siguió haciendo parte a través del consejo directivo). Este paso le sirvió para consolidarse, tiempo después, como el cónsul general de Colombia en Le Havre, Francia.

Su trayectoria en asociaciones ligadas a los medios le permitió crear, en 1995, el posgrado en Derecho de la Comunicación en la Universidad Javeriana, que dirigió hasta 2004. En todo este tiempo, Delgado recibió numerosos honores por su labor en los medios, entre ellas la condecoración Manuel Murillo Toro en 2000 (que también había recibido en 1972) y el reconocimiento como Ejecutivo del Año Cámara Junior en Bogotá. Entre otros premios se cuentan también la Medalla de la Orden de la Democracia Simón Bolívar, de la Cámara de Representantes en el grado Cruz Gran Caballero, y el galardón Desarrollo Empresarial con Responsabilidad Social, que le entregó la Embajada de México.

Delgado debió someterse hace algún tiempo a una operación a corazón abierto que lo obligaba a cuidarse de manera constante. “(Delgado) apreciaba muchísimo a los periódicos, era un creyente de ellos, una persona demasiado amable, y excelente colega”, aseguró en estos días la directora de Andiarios, Nora Sanín.

Temas relacionados

 

últimas noticias