El grupo se acaba de presentar en Chicago

123 Andrés, formadores de rockeros bilingües

El dúo conformado por Andrés Salguero y Christina Sanabria no solo hace música para entretener, sino también para enseñar español e inglés. La banda colombiana hizo parte del cartel del festival Lollapalooza para niños.

El colectivo colombiano 123 Andrés durante su presentación en el festival Lollapalooza, en Chicago.   / Denis Cheng
El colectivo colombiano 123 Andrés durante su presentación en el festival Lollapalooza, en Chicago.Denis Cheng

Cuando la xenofobia parece haber alcanzado su punto más grave en EE. UU., la música surge como un arma estratégica para luchar contra ella. El fin de semana pasado, pocas horas después de registrarse el tiroteo en El Paso, Texas, el grupo 123 Andrés, conformado por el bogotano Andrés Salguero y Christina Sanabria, quien aunque tiene raíces colombianas creció y se formó en Kansas, salió al escenario del Kidzapalooza en el festival Lollapalooza de Chicago a cantarles a los niños en inglés y en español. Combinando culturas, lenguas y sonidos, ellos les mostraron a los asistentes que las diferencias de idioma u origen no son factores negativos ni motivo de odio, y que en lugar de rechazo, se puede sacar provecho para aprender.

Hay algo de discurso político en esta banda de música para niños, principalmente, y ellos también lo reconocen. No está en sus letras, sino en su mensaje. Por años, 123 Andrés ha dedicado su trabajo a enseñarles a niños tanto español como inglés. Algunos padres, quienes migran desde el sur a EE. UU., usan sus canciones para que sus hijos conserven su lengua materna. Entre tanto, otros, los locales, emplean su música como herramienta para acercarse al español cuando su país, como dice Salguero, se ha convertido en una “extensión de Latinoamérica”. Su trabajo ha sido reconocido por varios medios estadounidenses. La revista Billboard los calificó de “estrellas de rock para los más pequeños”, mientras que The Washington Post destaca que el dúo es un deleite para toda la familia. Además, en 2016 consiguieron el Latin Grammy a mejor álbum infantil por Arriba, abajo. El Espectador habló con los integrantes de la banda sobre su éxito en el Lollapalooza, su nuevo álbum que se está cocinando y su plácida bienvenida en Estados Unidos.

¿Qué sintieron al ser parte del cartel de Lollapalooza 2019?

Nos sentimos muy contentos en la tarima infantil representando la música latina, la música en español. Recorrimos el festival y vimos niños que ahora son fanáticos. Muchos de nuestros conciertos son en formatos más pequeños, así que estamos muy contentos de habernos presentado en un show más grande de lo habitual.

Imagínate, es un nombre tan reconocido, el festival Lollapalooza, a veces la gente ni sabe de otros festivales, pero en todas partes, en todo el mundo la gente sabe de este. Eso habla de la calidad de las bandas que vienen acá, es como un sello de reconocimiento del trabajo y de la trayectoria que ya tiene 11 años desde que empecé con el proyecto.En esta ocasión J. Balvin se convirtió en el primer latino —y el primer colombiano— en estar a la cabeza del cartel. ¿Cómo ven la participación del talento colombiano en el extranjero?

Buenísima. Nosotros estamos radicados en la zona de Washington D. C. y te digo que cada mes nos están visitando artistas latinos y, más específicamente, artistas colombianos. Todo el tiempo hay conciertos, cada dos o tres semanas, de colombianos que vienen a compartir su música, y hay fanáticos de todas partes, no solo colombianos, los ejemplos son J. Balvin, Maluma, Bomba Estéreo... A muchos de ellos hemos tenido la oportunidad de verlos acá en distintos escenarios de los EE. UU. y da mucho orgullo, mucha satisfacción, ver la imagen de Colombia de una manera positiva a través de algo que conecta bien, la música.

El objetivo de 123 Andrés es enseñar tanto español como Inglés a los niños. ¿Cómo es trabajar con eso en un momento tan sensible con respecto al tema migratorio?

Ahorita más que nunca es importante hacer presencia, hacer que la gente tenga una experiencia positiva con alguien de otra raza, nacionalidad o que hable otro idioma, que se dé cuenta de que podemos cantar juntos, que podemos conocer otros ritmos, es más importante que nunca, y creo que es un momento interesante porque a la vez uno oye estos mensajes a nivel político pero también vemos que hay otro mundo de gente que rechaza ese tipo de mensajes, que está buscando artistas como nosotros, que está buscando otra alternativa porque quieren que sus hijos crezcan con esa mentalidad también. Todo el tiempo se ven incidentes de gente que es atacada por hablar español, si ahorita no estuviéramos teniendo esta conversación acá en el festival sino en un café u otro lugar, dependiendo de la parte del país, puede ser que alguien venga y nos diga “ustedes por qué están hablando español, hablen en inglés”; entonces tiene un valor político el que nosotros lleguemos a instituciones, bibliotecas, festivales, a hablar en español, y los niños no ven toda la carreta política que hay detrás de eso porque ellos sienten curiosidad y quieren aprender. Así estamos invirtiendo en la próxima generación.

Su público no es solo de latinos, también hay estadounidenses que quieren aprender español...

Claro, lo vemos mucho en la tendencia de escuelas bilingües, escuelas de inmersión, la estamos viendo en Míchigan, en Pittsburgh, en Washington, en Nueva York, en Texas, California, se ve mucho que la gente paga para que sus hijos aprendan otro idioma. A veces uno como hispanohablante menosprecia eso y es muy difícil la consistencia de siempre hablarles en español a los niños, de leerles, buscar el material para que amplíen su vocabulario.

También tenemos que darnos cuenta de que en diferentes partes del mundo la gente está pagando un plus para que los niños sean bilingües, entonces tenemos que darnos cuenta de ello y aprovechar eso que ya tenemos.

¿Cómo los han recibido en otros países?

Hemos tenido el placer de ir a Puerto Rico, Panamá, Colombia, México, y presentar nuestros conciertos, ha sido súper positivo, a la gente le encanta el baile, la música, siempre se arma la fiesta en familia, entonces de alguna manera nos sentimos más en casa, hay una conexión súper directa. Queremos seguir viajando y a Colombia procuramos ir una vez cada año a compartir la música. Vamos a seguir viajando porque no podemos estar aislados acá, queremos seguir alimentándonos y seguir trayendo historias de Latinoamérica para acá, lo que yo creo es que EE. UU. es una extensión de Latinoamérica, es un país dentro de este territorio que hace parte de nuestra cultura.

Combinan entretenimiento, educación y mezcla de culturas... ¿cómo es el proceso de composición?

Algunas de nuestras canciones tienen el objetivo de entretener, divertir, que uno sienta la música, pero otras tienen un objetivo muy claro que es aprender algo más, y nuestro más reciente álbum, que se llama Canta las letras, es una colección de canciones que enseñan fonética y cómo escribir las letras como suenan. Hay una canción para cada letra del abecedario más una para cada uno de los dígrafos, 38 en total, que son cortas, sabrosas y que se van a estar usando en escuelas, se están haciendo videos que las acompañan. Estuvimos trabajando muy de cerca con una empresa de currículum, también estamos trabajando aparte con maestras en Texas, en California, y en otras partes que están elaborando actividades que se pueden hacer en casa, cosas muy sencillas que vamos a estar compartiendo porque todos sabemos que los padres, los adultos que estén en casa, son los primeros maestros de los niños, especialmente para aquellos que no tienen acceso a una escuela bilingüe. Entonces trabajamos con escuelas, maestras, y empresas para escuchar qué es lo que necesitan, qué recursos les hacen falta para llenar ese vacío con la música. Estamos escuchando y conectados en comunicación con educadores y con los padres y sabemos con qué se conectan los niños, qué es lo que está funcionando. Es como si agarraras los Canticuentos y la Cartilla Nacho, hacemos una fusión y habrá generaciones de niños cantando eso.

¿Y cómo han hecho para incluir a los padres de los niños en su show?

Siempre, cuando vienen, les hacemos ver que es un show para familias, no solo para niños. No solamente a través de la música, pero en la forma en que le hablamos a la audiencia hay varios niveles, digamos. A mí me encanta la comedia y trato de hacer un poquito de comedia, un par de chistes, que funcionan para los niños y también les “tiro un hueso” a los adultos, en diferentes niveles, y están involucrados. Ha sido mágico, hay conciertos en los que, a veces, los adultos vienen (en Chicago, recuerdo), un señor me dijo —Yo no quería venir, pero te confieso que ha sido el mejor concierto de mi vida —porque sin saberlo, es llevar a la gente de la mano, que sientan que vamos todos juntos, ellos con nosotros y sus niños, creando recuerdos inolvidables. Los padres son nuestros mejores aliados.

Ya pasó el Latin Grammy, ya pasó el Lollapalooza. ¿Qué viene para ustedes ahora?

Queremos seguir creciendo en YouTube, queremos hacer más video, porque tanto para entretención como para proyectos didácticos el video es fundamental. Vamos a seguir viajando, si se alinean todas las estrellas, queremos viajar a Guatemala, visitar Argentina, hacer conciertos en México, seguir incrementando nuestro público y al final de cuentas lo que queremos hacer es que los padres que aman la música tengan esa oportunidad de divertirse. El próximo disco tendrá invitados internacionales, incluyendo Colombia, Venezuela, Argentina y nombres que son muy reconocidos. Tuvimos el honor de hacer música con leyendas de la música latina que... yo tengo que pellizcarme porque no me lo creo, entonces “Actívate” es el nombre del proyecto que presentaremos el próximo año. Estamos súper felices, es como una escalera y seguimos subiendo y encontrando nuevas ideas.

875281

2019-08-09T21:00:00-05:00

article

2019-08-09T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Andrés Camilo Gómez Forero

Música

123 Andrés, formadores de rockeros bilingües

47

10101

10148

Temas relacionados

 

Gustavo Yepes, maestro de las artes

A Sison Beats todos los caminos lo llevan al rap

Jazz al ritmo del mar Caribe