14 Oct 2021 - 11:19 p. m.

Acordeoneros infantiles y juveniles en el Festival de la Leyenda Vallenata

Comenzó en Valledupar la versión 54 del Festival, con tres tarimas simultáneas para escoger a semifinalistas de Acordeonera menor, y acordeoneros infantil y juvenil. El futuro del vallenato incluye a ejecutantes del interior del país y a mujeres.

Alberto González Martínez*

Las personas estaban reunidas en grupos. Avanzaba la mañana y aún no estaba habilitado el ingreso al Centro Recreacional ‘La Pedregosa’, lugar donde se desarrollarían los primeros concursos del Festival de la Leyenda. Afuera seguían los grupos de personas conformados por niños, niñas y adultos, en su mayoría familiares.

La mañana estaba fresca en Valledupar y el calor aún no aparecía. Un niño de unos diez años sacó su acordeón para ensayar. Apareció el primer rugido de un acordeón esa mañana. Las miradas se centraron en él y otros niños lo replicaron. Aparecía otro calor. El de una fiesta. Ahí comenzó el Festival de la Leyenda Vallenata.

Las acordeoneras menores

Antes de las nueve de la mañana abrieron las puertas de ‘La Pedregosa’. El tapabocas y el carné de vacunación fueron obligatorios para el ingreso. La aplicación de alcohol en la manos también. Dos tarimas aparecían frente a la entrada y un poco más allá aparecía otra. Se escucha cuando el presentador, con voz de locutor de bazar, anuncia a la primera concursante.

─A la tarima Laura Benítez, de Cundinamarca, en la categoría Acordeonera Menor.

En esta categoría concursan las mujeres menores de 14 años, y fue creada en 2019. La concursante subió a la tarima con un vestido blanco, abrió el fuelle de su acordeón y la secundó la caja y la guacharaca. Los otros dos escenarios replicaron al primero y simultáneamente los niños y niñas comenzaron a sonar los tres instrumentos.

De la categoría Acordeonera menor se subieron siete concursantes en total. Las siete continúan a las semifinales. El mejor puntaje se lo llevaron la bolivarense Heinis Gulfo y Vanessa Marriaga de Valledupar. Dos departamentos del interior se llevaron el tercer y cuarto mejor puntaje, de Soacha, Laura Benítez y de Ocaña, Isabel Picón.

Valledupar tuvo el quinto mejor puntaje con Nickoll Peñaranda; Arjona (Bolívar) el sexto con Nikole Mengual y el séptimo, Sara Renal, de Santa Marta.

Los acordeoneros infantiles

De los acordeoneros infantiles clasificaron quince a la semifinal. Entre ellos un venezolano. Se trata de Rafael José Ojeda, que quedó de décimo en la tabla de puntación. Los cuatros primeros, con el mismo puntaje: el samario Santiago Diez, el cartagenero Hansel Hurtado, el barranquillero Juan Rincón y el bumangués Luis Torrado.

Córdoba obtuvo tres clasificados: Maikel Rodiño (noveno) de Cotorra Bongo; Martín Elías Vitola (undécimo) de Planeta Rica y de Montelíbano Nehemías Camaño (decimotercero). La capital del Cesar, Valledupar, también tuvo tres clasificados: Santiago Oñate (sexto), Marlon Daza (duodécimo) y Santiago Herrera (decimocuarto).

El puntaje del samario Mario Cueto le mereció el quinto puesto, el séptimo fue para el barranquillero Andrés Escalante y el arjonero (Bolívar) Ángel Hernández ocupó el octavo puesto. Estos infantes protagonizaron la parranda que se extendió hasta el mediodía. Estuvo lleno de aplausos del público, bailes y apreciaciones sobre los concursantes.

Al principio la compañía era familiar. Mientras avanzaba la mañana llegaban visitantes propios de la ciudad y de otras partes del país. Algunos venían de Bogotá. También en el público estaba un vendedor de guacharacas, que tenía a su hijo concursando. Su nombre es Julio Contreras.

─Este año he vendido dos mil guacharacas. Me ha ido bien─ afirmó.

Los acordeones juveniles

El sol se asomaba tímidamente al inicio de la tarde. Los jóvenes con acordeón se veían caminar por los pastos de ‘La Pedregosa’. El primero en subir a tarima fue Javier Pérez, con diecisiete años, que viene de Tunja y quedó de noveno en la clasificación. Las tres tarimas volvieron a sonar en simultáneo. De nuevo cajas, guacharacas y acordeones retomaron el ambiente a festival vallenato

Con diecinueve concursantes se adelantó la categoría Acordeonero juvenil. Eran veinte, pero , que también que venía de Boyacá, fue descalificado por no atender los llamados de la presentadora. En esta categoría participan los jóvenes entre catorce y dieciséis años.

El mejor puntaje se lo llevó Bogotá con Jorge Moreno. El segundo fue para el barranquillero Laowrence Noguera y el tercero, Kevin Noguera de Cúcuta. El opita Jhon Jairo Rivas logró el sexto.

Valledupar tuvo cinco clasificados. Jose Villazón (cuarto), Jerónimo Villazón (quinto), Juan Ochoa (undécimo), Eudis Almendrales (decimocuarto) y Luis Fuentes (décimo quinto).

Del departamento Bolívar fueron cuatro los que pasaron a semifinales. Daniel Castro (séptimo) y Juan Martínez (octavo) de Arjona, de Cartagena Juan Ochoa (décimo) y Cristian Campo (decimotercero) de Magangué.

El tímido sol comenzaba a caer a las cinco de la tarde y esta primera ronda del Festival también. Douglas llegó al final, pero no lo dejaron concursar por el reglamento.

*De la Fundación Color de Colombia.

Comparte: