Se presentarán el 15 y 16 de junio

Alfonso André: “Hay Caifanes para rato”

Bogotá recibirá de nuevo, después de 7 años, a una de las bandas más importantes en la década de los 90, que marcó a toda una generación. Con dos fechas disponibles, se presentarán en el escenario del Movistar Arena.

Caifanes está conformada por  Saúl Hernández (guitarra y voz), Alfonso André (batería), Sabo Romo (bajo) y Diego Herrera (teclados y saxofón). / Getty Images
Caifanes vuelve a Bogotá después de 7 años.Getty Images

No hay palabras exactas que logren reunir todo lo que Caifanes, con sus sonidos, sus letras y ese sentimiento tan característico que tienen sus canciones, ha hecho sentir a millones de personas de distintas generaciones. La banda mexicana, que nació en 1987 y que está conformada actualmente por Saúl Hernández en la voz y la guitarra, Alfonso André en la batería, Sabo Romo en el bajo y Diego Herrera en los teclados y el saxofón, pisará después de siete años el suelo bogotano, que los vio por última vez en el Festival Estéreo Picnic de 2012.

La historia de Caifanes ha tenido altos y bajos, desde la conflictiva relación entre Saúl Hernández y Alejandro Marcovich, exmiembro de la banda, hasta su separación y transición a otra banda que formó Hernández junto a André, llamada Jaguares. El grupo original estuvo en pie hasta 1995, y desde su creación hasta esa fecha lograron un gran reconocimiento gracias al álbum debut que lanzaron en 1988, titulado Caifanes.

En 1989 publicaron su segundo álbum, El diablito. Para ese momento la banda mexicana ya sonaba en todas partes gracias a canciones como La negra Tomasa, Viento y La célula que explota. Estos discos marcaron, sin duda alguna, un antes y un después en el rock mexicano, pues la banda se arriesgó a implementar el rock gótico europeo y el sonido de su tierra.

A principios de los 90, Caifanes realizó una serie de conciertos con las agrupaciones más fuertes de ese momento, como lo eran Fobia, Neón, Maldita Vecindad, entre otras. Luego, el 23 de marzo de 1991, lograron hacer realidad el sueño de muchos en ese momento: tocar junto a Soda Stéreo en el Palacio de los Deportes en Ciudad de México. “Pero algo más queda, algo más queda. A este escenario vamos a invitar a unos amigos... ¡No mames, güey, son los Caifanes!”, dijo lleno de energía el legendario Gustavo Cerati, vocalista de Soda, antes de invitar al escenario a sus grandes amigos y colegas.

Ya no eran una simple banda de rock tocando aquí y allá para ser descubiertos, eran una revolución. En 1992 editaron su tercer álbum de estudio, El silencio, del que se desprenden algunos de los éxitos más grandes de Caifanes hasta la actualidad. No dejes que, Hasta morir, Nubes, entre otros himnos eran parte de su repertorio, que miles de personas coreaban en cada concierto, tanto así, que al año siguiente lograron llenar el Palacio de los Deportes en su país, algo que ninguna banda mexicana de rock había logrado hasta ese momento.

Caifanes parecía estar en su mejor momento, sin embargo, no fue así. En ese concierto, que había sido el mejor que habían dado hasta ese momento, Sabo Romo, bajista de la banda, anunció su retiro y se despidió de la banda, tiempo después Diego Herrera tomó la misma decisión.

Para 1994, Caifanes ya no era un quinteto, era un trío conformado por Saúl Hernández, Alfonso André y Alejandro Marcovich. Ese año lanzaron El nervio del volcán, el último álbum de la banda. Este disco contiene canciones que fueron tan exitosas como las de los álbumes anteriores, a pesar de que la banda ya no estuviera completa. Afuera, Ayer me dijo un ave y Aquí no es así son la prueba de ello.

Ese mismo año la banda hizo un MTV Unplugged que los convirtió en la primera agrupación latinoamericana en ser parte del exitoso formato, en el que participaron grandes bandas como Nirvana, Pearl Jam, entre otras.

La tensión entre Saúl y Alejandro era cada vez más evidente, incluso en los conciertos, y fue un año después, el 31 de marzo de 1995, cuando decidieron ponerle punto final a Caifanes en medio de un recital en San Luis Potosí, que tuvo más de un momento incómodo por parte de Hernández y Marcovich, que simplemente ya no se soportaban.

La separación duró 16 años, en los que cada uno de los integrantes originales se sumó a otros proyectos y dejaron atrás lo que un día fue Caifanes. Aunque pensaron que ya nunca iban a volver a tocar juntos en un escenario como banda, la vida se encargó de juntarlos de nuevo. El 9 de abril de 2011 el grupo hizo oficial su reencuentro en el Festival Vive Latino y ese mismo año decidieron hacer una gira.

En 2012, la banda estrella de los 90 formó parte del line-up del Festival Estéreo Picnic en Bogotá, una presentación que marcó su regreso de manera significativa después de ver cómo miles de jóvenes de otra generación diferente a la suya coreaban las canciones más importantes de toda su historia. Desde ese día, la ciudad ha esperado para recibirlos otra vez, ahora con nuevos proyectos y un sencillo que lanzaron en marzo, titulado Heridos, la primera canción que graban en 25 años y que muestra la nueva faceta de Caifanes.

En 2014, la banda publicó un comunicado firmado por Saúl, Alfonso, Diego y Sabo, en el que anunciaron que volverían a ser el cuarteto inicial. “Desde 1987 Caifanes ha vivido intensa y apasionadamente. Queremos reiterar nuestro profundo agradecimiento a la vida y a todos ustedes por todo lo que hemos vivido, esa entrañable magia que compartimos y que nosotros y ustedes llevamos tatuada en el corazón. Siempre hemos mantenido nuestra historia interna privada, creemos que la música es lo importante y los procesos internos deben ser eso, internos, privados. A partir de hoy, Caifanes regresa a su formación original”, decía el documento.

Desde ese momento hasta hoy Caifanes ha tenido en sus manos uno de los retos más grandes de toda su trayectoria: reinventarse sin afectar su esencia. Según el baterista de la banda, Alfonso André, el proceso de volver a empezar después de tantos años no fue fácil, pero se logró.

“Llevábamos mucho tiempo sin grabar como Caifanes hasta el último sencillo que sacamos, que se llama Heridos, y estábamos en ese dilema de cómo íbamos a traer a Caifanes a las nuevas generaciones sin que sonara viejo, pero sin perder nuestra esencia, la verdad no sabíamos qué hacer, y al final decidimos simplemente tomar el paso y ver qué pasaba, nos metimos al estudio y nos pusimos a trabajar, y si no nos gustaba el resultado, pues no lo sacábamos. Al final, nos encantó”, dijo Alfonso André a El Espectador.

Fue tanta la acogida que tuvo su regreso a Bogotá, que se tenía pensada una única fecha para la presentación de la banda el 15 de junio en el Movistar Arena, pero la alta demanda exigió a los organizadores abrir otra fecha, el domingo 16 de junio. De la mano de Telebit, la banda colombiana que abrirá su show, Caifanes traerá a su público música llena de recuerdos, pero también de aires nuevos, marcando así un nuevo inicio en la historia de una de las agrupaciones más importantes del rock en español en Lationamérica.

Boletería disponible en la página oficial de Tuboleta.